Diálogo con quién y para qué

Aún cuando puedan existir razones políticas que no alcanzamos a digerir nos llama la atención la insistencia del gobierno en llamar a diálogo a quien no quiere dialogar, sino negociar. Con todo respeto pero creemos que con esta dinámica el presidente y su gabinete se están desgastando sin provecho alguno, al tiempo que los moribundos políticos, cadáveres insepultos representantes de la la golpista Coordinadora Democrática, devenida ahora en “Mesa de la Unidad Democrática”, aprovechan estos espacios para oxigenarse y clavar sus dardos envenenados, en uno que otro compatriota, que no está muy claro y es vulnerable a los mensajes mediáticos que envían estos calamares rellenos de odio, despecho y desesperación

Nos parece desproporcionado que el presidente Nicolás Maduro, a cada instante esté como implorando a los golpistas que se incorporen al diálogo, como si este fuese la panacea para curar los males que nos aquejan, producto de la insensatez de un grupo de apátridas, que cual sanguijuela se chupan al país y con esa misma sangre alimentan y financian la guerra de guerrilla terrorista urbana, con la cual se pretende descarrilar el tren del poder popular, que apenas comienza a calentar la máquina, porque también es iluso afirmar que tenemos socialismo y que el pueblo está empoderado, cuando ni siquiera hemos derribado el techo del Estado Capitalista, mucho menos su andamiaje y bases, sobre las cuales estamos patinando con el discurso socialista.

Desde nuestra humilde opinión, de trabajadores de la comunicación de lo cual hemos vivido toda una dilatada vida, vemos con preocupación, como le estamos montado el escenario ideal, para que la IV República que está más viva que nunca, se oxigene a través de la canalla mediática y nos pueda echar una vaina en un proceso electoral venidero.

Es cierto que el pueblo ha aprendió mucho con ese insigne docente y comunicador, que fue el Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías, que con su prédica a lo largo de 20 años, si lo tomamos desde aquella mañana del 4F de 1992, con el histórico “Por ahora”, hasta su viaje el 5 de marzo de 2012, que lo enseñó a ser libre, a leer su propia historia a hacer uso de la Constitución de la República Bolivariana y a voltear a ver sus raíces como fortaleza para entender, porque debe ser libre, no es menos cierto, que la guerra de IV generación, es un recurso contra el cual no estamos vacunados.

El pueblo televidente,, radioyente y lector, se satura, con el bendito diálogo y, en comunicación sabemos que la saturación produce rechazo y ese rechazo puede ser muy bien aprovechado por quienes han sido formados por las agencias criminales imperiales, como la CIA y el MOSSAD, para desinformar y hacer diana en el sique del pueblo, que sigue siendo vulnerable.

Los esfuerzos comunicacionales que se hacen para convencer a los golpistas que deben sentarse a la mesa con el gobierno, deben estar dirigidos al fortalecimiento del proceso y a la educación de ese pueblo, no en el culto a la personalidad, sino a los principios revolucionarios, para elevar la conciencia de clase y sembrar en el imaginario popular, lo que representa el proyecto socialista que nos dejó el Comandante Chávez y cuanto hay que trabajar con esmero, destreza, voluntad y lealtad, para lograrlo y no personalizarlo en alguien en particular.

Desde hace mucho tiempo venimos señalando que eso de hablar de protectores del pueblo, es un principio reaccionario, porque psíquicamente, nos entumece y nos lleva a pensar en la externalidad y desechar ese principio fundamental de que: Solo el pueblo salva al pueblo o como bien lo dijo el Panita Alí, en su canción necesaria. “La inocencia no mata al pueblo, pero tampoco lo salva, lo salvará su consciencia y en eso me juego el alma”.Esa denominación de los “protectores” fue lo que llevó al pueblo en la IV República a sumirse en un letargo. Cada cinco años llegaba un protector a pedirle el voto, a cambio de solucionarle todos sus problemas y llenarlo de felicidad y el elector inocente seguía dependiendo de la externalidad. Hasta que Chávez y lo despertó, no es justo que lo volvamos a anestesiar.

Estamos pelando pedal, con la conciencia popular, falta que avivar mucho la fragua para templar ese acero. Esto no es invento nuestro, ni “escribidera o habladera de gamelote”, es una realidad tangible que tenemos que ver. De lo contrario nos preguntamos: ¿Como se explica que adjudicatarios de un conjunto residencial de la Gran Misión Vivienda Venezuela, salgan a cerrar calles y avenidas a protestar, porque les falló el servicio de agua, en vez de canalizar el reclamo? O ¿Como explicamos, que en urbanismos de la GMV, sigan cayéndose a tiros las bandas delictivas, como si estuvieran , en el mismo lodazal hacia donde los había aventado el capitalismo? Lo que es peor, que esa misma gente que ha sido beneficiada con el proceso revolucionario esté hoy nariceada siguiendo las perversas prédicas de Leopoldo López, María Machado, Julio Borges, David Smolansky, Ramón Muchacho, Antonio Ledezma, Ramos Allup y toda esa tribu fascista que ha sido sido su enemiga histórica.

Muchos de esos compatriotas en un momento votaron por el Comandante, creyeron en él, pero nos ha faltado alimentarles la conciencia, para evitar el salto de talanquera. Con todo respeto camaradas, pero es necesario utilizar mejor el tiempo de nuestros cuadros. Si no vamos a poner en la calle a los criminales que han dejado 43 muertos en 4 meses, entre estos oficiales y tropa de la Guardia y Policía Nacional Bolivariana, han atacado 18 universidades, intentaron calcinado a 89 niños en un preescolar, han quemado bibliotecas y mas de 100 unidades del transporte público, si no vamos a derogar las leyes orgánicas del trabajo y la de precios justos. Si no vamos a seguir complaciendo a los cadiveros y sus empresas de maletín, si no vamos a ir a un gobierno de ancha base y a regresar a seis años vos y seis años yo. ¿Para que seguir desgastándonos? El único diálogo válido y productivo es el dialogo franco y formativo con el pueblo y los resumimos en: Dialogo, con quien y para que.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2283 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición