Lo que pasa es que la banda está borracha

Ni Dudamel entona banda de Ismael García

Ismael García y demás integrantes de su banda, en la Asamblea Nacional, tocan cada uno por su lado. No les importa que les salga un barullo, con tal de servir a quienes esperan bien les paguen su muy mala música, dejadez y hasta flojera. Uno con otro se estorban y rebaten sus propios argumentos, por lo que en muchas veces, no hace falta que nadie del gobierno hable.

 Este lunes 3 de enero, fueron todos desentonados como siempre; pero exageraron la actuación. Se les conoce bien y sabemos que es cebada conducta lo que ahora hicieron. 

 Ismael siempre anda atorado, como quien viene entrando por salir; Molina, con nada está de acuerdo, ni que los ríos corran hacia el mar; Pastora, siempre caída de la mata y Gutiérrez, adolorido o despechado, forman un conjunto que nunca toca entonado, aunque entonado está en el empeño de hacerse “perdonar pecados”. Pese las apariencias, no juegan en equipo; sino cada quien tratando de robarle la pelota o instrumento al otro.

 Cuando empezó a debatirse el informe de la Comisión de Contraloría, no vieron un peine grande, de aquellos de hasta cuarta y media de largo; como unos alocados lo pisaron. No hubo un director de orquesta o jefe de fracción parlamentaria que cuenta se diese. Por lo mismo, porque esa banda, nunca la línea que le dictan afina. Grave signo de improvisación, desorden y flojera; sin hablar de falta de cacumen.

 Inicialmente, se trató condenar políticamente, como corresponde a la Asamblea Nacional,  unos funcionarios de PDVSA-GAS (Anaco), y con ellos a un militar, por presuntos hechos de corrupción, con la debida petición a los organismos jurisdiccionales continuasen la investigación.

 De inmediato, Molina que antes, como siempre, se manifestó en contra de algo, esta vez se lanzó como pájaro buchón y aprobó lo propuesto y llenó de elogios la Comisión respectiva.

 En el siguiente punto, las solicitudes de condena política, investigación administrativa y penal, aludían a Didalco Bolívar, compañero de partido de la desentonada banda, ex gobernador de Aragua y algunos de sus ex colaboradores. Esta vez salió de solista Ismael García. A la carrera, más pendiente de otra cosa, dijo todo lo contrario de Molina. Que ese acto era una farsa, un bodrio, invento puro para dañar a Didalco.

 Pero en su loquera, dejadez o desenfreno, dijo algo, por lo que allá en Perú, donde está parapetado, Didalco Bolívar, pudo haberle gritado: “no me defiendas compadre”.

 Manifestó que cuando alguien llegó a residenciarse a Maracay, Didalco le puso casa y vehículo a la orden por cuenta del Estado. Es decir, que aparte que aquéllo haya sido verdad, admitió que su compañero, ex gobernador, hoy evadido de la acción judicial, no dudaba en saltarse la legalidad y de paso rebatió a Molina.

 Continuaron con su tocar de banda loca. Pues Molina, volvió a pedir la palabra para refutarse él mismo, al sostener que la Comisión de Contraloría, que antes elogiara, ahora era una cosa desequilibrada, injusta y parcializada.

 Pastora,  apoyó a los primeros y se opuso a lo que antes habían aplaudido y calificado maravilloso, por medio de Molina. Pero, para no perder la costumbre, o por aquello de ¿adónde va el buey que no are?, se salió del debate. Se lo advierten y se queda como pensando.

 Sobre el mismo asunto de negar las acusaciones contra Didalco, las cuales éste admitió al fugarse al Perú, asume la batuta Gutiérrez; frunce la cara, da muestras de dolor, parece que fuese a gemir, y como intentando remendar el capote, dice que el informe es bueno, pues será la investigación quien arroje la palabra definitiva, pero no sirve porque se atropella a Didalco.

 ¿Ante tantos disparates, contradicciones, simplismos, desentonos, hará falta responderles?

 No lo creo necesario. Pero si es valedero, por generosidad, no aprovecharse, sino recomendarle a Ismael que contrate a Dudamel para les ponga a tono; aunque dudas haya que alguien pueda. Bueno, si es que todos ellos vuelven a la Asamblea Nacional.

 Si son como son, en el nuevo cuerpo legislativo, echándose de jefe de fracción uno como Ramos Allup, no van sólo a contradecirse o atropellarse, como carros chocones, sino cortarse los hocicos.

damas.eligio@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2371 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /venezuelaexterior/a115029.htmlCd0NV CAC = Y co = US