Claves para hacer triunfar la revolución socialista

La  dirección  de  la  pequeña  burguesía  es  contrarrevolucionaria  en la
actualidad, ya que ella no es jefa de la producción y el comercio.

Hoy  día  la  dirección  de  la  revolución  debe estar en manos de cuadros
comprometidos,  controlados  y  extraidos  de  las organizaciones clasistas
socialistas.  En  este  punto  se  podría  resaltar  que  la  crisis  de la
revolución  es  la  crisis  de  la  calidad  de  su  dirección, tal como lo
expresaba Trotsky en sus coloquios con Lenin.

Lenin  fue el principal defensor de la autonomía de los sindicatos respecto
del  Estado,  en  contraste con la posición sostenida por Trotsky, según la
cual,  tenían que ser apéndice del Estado. Lenin comprendía muy bien que lo
que  no  ha permitido el avance de ninguna revolución, es la preponderancia
del Estado como elemento para la represión política, económica y generación
de prejuicios religiosos.

 Las crisis económicas capitalistas recurrentes tienden a crear condiciones
favorables  para  el  desarrollo de la conciencia socialista. Y a pesar que
los  sindicatos  son  tolerados  y  existen  en  el capitalismo, no son una
institución  burguesa, ¿sino por qué desean eliminarlos?. El sindicato debe
luchar a fondo por defender los derechos de los trabajadores, compensar los
salarios de los trabajadores por la inflación, revelar que los problemas de
la clase trabajadora son originados por el capitalismo, que no se resuelven
sino  mediante el socialismo, que la organización clasista debe evolucionar
para  sustituir  el aparato del Estado capitalista y poder así llevar todos
intereses  y  necesidades  del  pueblo a las instancias gubernamentales. En
palabras  resumidas:  pelear por el control del Estado e imponer su interés
como el interés general de la sociedad explotada.

La  revolución  no  se  puede hacer por la mitad, hay que completarla, pero
apoyados  en  los  trabajadores,  que  aunque  estemos  adormecidos  por la
enajenación  en  la  producción, la miseria material y espiritual, somos la
materia  prima  de  toda  revolución  socialista.  El  Comandante Chávez ha
llamado en infinidad de veces a hacer revolución con la clase trabajadora.

Camaradas,  el  mejor  método  de  discusión en el seno de los sindicatos y
organizaciones  clasistas  es  aquel en el cual se confrontan las ideas, se
extraen  elementos  que  permiten el  avance de la revolución, se dejan que
estos elementos operen en la realidad como su prueba de fuego, y finalmente
se  vuelven a contrastar las ideas para obtener elementos que superen a los
anteriores:  este  es el método dialéctico. El método contrarrevolucionario
consiste   en   tratar  de  destruir  al  contrincante  mediante  injurias,
acusaciones,  trampas,  al  verse superados por la discusión y la realidad;
esto  conduce  a  la  división  y  a  la  estampida de los trabajadores. El
resultado  es  la  destrucción  de la organización de los trabajadores y el
germen socialista.

Respecto  del  método dialéctico, esto no es algo que debamos usar para que
el  discurso  suene  bonito,  radical, más interesante y hasta inteligente;
sino para que podamos realizar debates, reuniones y asambleas que produzacn
conciencia  socialista  y  organización  con  "conciencia de clase". ¿Creen
ustedes  que  un  sindicato  puede desarrollar la conciencia de clase?. Los
trabajadores  socialistas estamos convencidos, a través de la práctica, que
sí.

La  conciencia  de clase es lo que permite que el socialismo se impregne de
democracia  verdadera,  al  estar  regidas  todas las organizaciones de los
trabajadores   y   trabajadoras  por  los  mecanismos  revolucionarios  de:
elección,  revocación,  rotación  y  limitación  de topes salariales. Estos
mecanismos  de  la  democracia  de  los trabajadores son una herencia de la
Comuna de París, los cuales fueron rescatados por Lenin e inyectados en los
consejos  obreros  en  toda Rusia. El cuento de la degeneración burocrática
posterior  fue  debido  precisamente  a  la  eliminación  de los mecanismos
mencionados.

Ahora,  camaradas,  contrasten estas ideas revolucionarias con la llamada "
conciencia  del  deber social".  Este concepto sirve para que los burgueses
capitalistas y sus amigotes digan que ellos tienen esa conciencia del deber
social  muy desarrollada, ya que regalaron un juguete en tal o cual sitio o
barrio.  Esta  afirmación  no  se  refiere  a  la acción revolucionaria que
algunos  de  nuestros  compatriotas  realizan  de  forma conciente y con un
sentido de amor al prójimo.

Solo  en  estas  condiciones  se pueden realizar acciones que nos unan como
clase  trabajadora.  La  mesa está servida y los puentes de comunicación se
abren  de  ahora  en  adelante para construir el socialismo en la República
Bolivariana de Venezuela.

 Saludos Bolivarianos
 Saludos Marxistas

 (*) Trabajador Petrolero de PDVSA-Intevep
 Corriente de los trabajadores marxistas de Intevep-CTMI
 garcialwx@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3778 veces.



Lucidio García


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Control Obrero, Cooperativismo y Desarrollo Endógeno