Ternium Sidor: Empresa Delincuente

La empresa Ternium Sidor no puede catalogarse de otra forma que no sea de delincuente y veremos porqué.

Esta empresa estaba saqueando nuestros recursos naturales, suministrados subsidiados con el fin de que produjera acero barato para el país, la “Bombona Popular”, la “Tremenda Cabilla” y unas camas para el hospital Uyapar (obras que nadie vio realizadas). Por 120.000 dólares que Ternium Sidor “brindó”, se le dieron 200 millones de dólares en subsidios por parte de Ferrominera.

Producían con el sudor de los trabajadores venezolanos grandes cantidades de acero primario (palanquillas y planchones) las cuales sacaba fuera del país a precios de tercera, para ser enviados a las plantas de Ternium en Argentina y México, laminando este acero venezolano generando productos terminados, empleos y desarrollo en estos países y facturando a precios de primera. El 70% del acero que laminaban en HYLSA, México, provenía de nuestro país.

Esta empresa delincuente no respetaba las leyes laborales del país, explotando de forma salvaje a los trabajadores tanto de la nómina de convenio, como de la nómina de conducción y por supuesto a más de 9.000 trabajadores tercerizados con condiciones de trabajo deplorables y salarios indignos. Los pasivos laborales son casi incalculables.

Falseaba sus estados financieros para aparecer con saldo negativo (gestión 2006 y 2007) y no pagar dividendos a sus accionistas venezolanos (trabajadores y el estado) ni impuestos al estado. Creó la figura “excedentes de caja”, por medio de la cual pagaba a sus trabajadores muy bajos beneficios mientras se embolsillaba enormes ganancias.

Generó una gran cantidad de pasivos ambientales en las diferentes áreas de la empresa, muchos de los cuales apenas ahora se están documentando, como son grandes reservorios en sótanos y otros sitios de líquidos muy contaminantes como ácido clorhídrico, cromo, apirolio, etc. Lanzaba al río Orinoco grandes cantidades de líquidos contaminantes en ciertas horas del día evitando almacenarlas en tanques apropiados para esto, ahorrando así costos.

Recibió la empresa en 1997 con muchos edificios industriales y de oficinas, así como también múltiples instalaciones y equipos industriales que fueron demolidos, chatarreados o sacados fraudulentamente del país.

Vendió para la construcción de las carreteras asociadas al segundo puente sobre el Orinoco, 6 millones de toneladas de escoria, las cuales habían sido adquiridas por el estado venezolano en el momento de la privatización como condición de saneamiento ambiental antes de la venta.

Por todos estos delitos se debe calcular el monto que estos bandidos deben al estado venezolano. En este sentido, nadie honorable debería permitir que un delincuente sea su socio. Por lo tanto no debe permitírsele a estos bandoleros poseer ni una sola acción de la nueva Sidor.

No debería permitir esta Sidor socialista, tener un cliente delincuente dentro de sus instalaciones y suministrarle lingotes de acero para que opere explotando de igual forma como lo hacía con los sidoristas, a los compañeros de TAVSA.

Tampoco resulta lógico tener a un bandido como proveedor de briquetas (MATESI) con el cual tendrías que contar para que te suministre materia prima.

Deben revisarse cuanto antes los estados financieros, los pasivos ambientales y laborales, además de todas las relaciones de producción de estas dos empresas de este grupo malandro llamado Ternium.

En tal sentido lo que conviene es nacionalizar también a TAVSA y a MATESI y expulsar a estos delincuentes de nuestro país.

*Trabajador de Sidor

Miembro del Frente Revolucionario de Trabajadores Siderúrgicos

olarplus@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3076 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas