¿Cómo?

¿Está Íngrid Cortez, es aquella (casi guerrillera) proletaria de aquella liga socialista que pregonaba que el socialismo se conquista peleando?

La vi varias veces de jovencita. Era bonita. No se si aún conserva esa belleza de mujer en el plano humano. En la liga socialista, Ingrid tenía loco a más de uno. Cierto fue -o creía-, que por los proletarios del mundo, Ingrid era capaz de tragar candela y hasta morir por la causa proletaria.

Casi nadie aquí en Anzoátegui, era más revolucionaria que ella. Ni el camarada Nelson Carreño ni su compadre José Rosales, mejor conocido en Barcelona y Puerto la Cruz, como La Conga, calzaban su nivel. Por eso, cuando leí la nota de Tatuytv, sin ninguna razón y con un pensamiento muy loco, me vino ese proceso que Kafka nos describió en una de sus obras. Pensé ahora, que si Kafka viviera hoy en Venezuela, probablemente se sentiría humanamente mejor y de repente, se compromete en una nueva edición con un nuevo prólogo, sin mucha carga autobiográfica.

Está revolucionaria, que ayer veia al proletariado como el sujeto fundamental de una revolución y que el socialismo se conquista peleando, está hoy y desde una posición burocrática, negándole el derecho a los trabajadores de involucrarse en una democracia participativa y en una empresa, que es parte de un supuesto Estado Comunal.

Los trabajadores, según la nota que círculo de Tatuytv precisa:

"Los trabajadores y trabajadores se sienten indignados y sorprendidos por las acciones que tomó la alcaldesa en contra del pueblo trabajador, al no permitirles el acceso a la empresa. Son más de 93 personas que denuncian que se les está vulnerando y violando todos sus derechos laborales "https://youtu.be/zgIJGwbk5zA

¿Quién iba a pensar que esto podía suceder o pasaría con los revolucionarios que gritaban muy fuerte que el socialismo se conquista peleando?

Sorpresas que ya ni sorprende. Ya es como muy natural, que este "socialismo" esté arremetiendo fuertemente contra los trabajadores. Está acción, va genialmente de la mano con un silencio que se traduce o transforma en una gran marcha muy bulliciosa, pero que va contra el socialismo. Hay un hermético silencio de mucha gente, que debería estar protestando.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 997 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI