Maduro y el Alto Gobierno desenmascarados por la Lucha de los Educadores

Maduro y el Alto Gobierno desenmascarados por la Lucha de los Educadores

Roberto López Sánchez

El reciente y resonante triunfo de las protestas y movilizaciones de los educadores magisteriales y universitarios, con motivo del intento de confiscación del Bono Vacacional que quería ejecutar el gobierno, victoria concretada en el pago completo de dicho bono al cual se vio obligado el gobierno, ha significado un completo desenmascaramiento de todo el alto gobierno, de sus ministros y de sus centrales obreras y federaciones de maletín.

Hay que recordar que desde el mes de marzo los gremios educativos y de toda la administración pública se vienen movilizando exigiendo la derogación del "instructivo Onapre", el cual desconoció todas las contrataciones colectivas vigentes (con sus respectivas tablas salariales, porcentajes interescalas, porcentajes de bonos y primas, etc), y cercenó alrededor de un 70 % del salario que todo trabajador de instituciones públicas debería recibir de acuerdo al decreto de aumento salarial dictado ese mismo mes.

La violación de los derechos laborales consagrados en las contrataciones colectivas se profundizó cuando los ministerios de Educación y de Educación Universitaria informaron a finales de julio y principios de agosto, que no pagarían completo el Bono Vacacional que por más de medio siglo constituye una parte importante del salario de todos los educadores venezolanos.

Para consolidar esa confiscación del bono vacacional, los respectivos ministerios, junto al Ministro del Trabajo, firmaron un acta en conjunto con los falsos representantes obreros de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST) y de la Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (FTUV), en la cual se establecía que el mencionado bono vacacional se pagaría en diez (10) partes, entre los meses de agosto de 2022 y julio de 2023, lo que de hecho significaba una confiscación abusiva de dicho bono y su conversión en un insignificante "abono" al salario de los educadores durante un año. En los hechos, los educadores de todo el país quedábamos sin bono vacacional y sin derecho a las vacaciones; primera vez en la historia de Venezuela que eso ocurría. El argumento del gobierno: la crisis generada por el bloqueo había dejado sin recursos al Estado.

Nicolás Maduro fue el primero en salir a defender esa propuesta, y a criticar histéricamente a los trabajadores que cuestionaban el instructivo Onapre. En un acto en el Teresa Carreño, pudimos ver como Maduro arremetía ferozmente contra una humilde trabajadora que cuestionaba el instructivo Onapre, y la acusaba de estar "manipulada por una izquierda fracasada" (https://impactovenezuela.com/la-campanita-por-redes-que-molesta-maduro-dice-que-lo-de-la-onapre-es-manipulacion-de-la-izquierda-fracasada-y-la-derecha-corrupta/).

Detrás de Maduro, apareció el verdugo del pueblo, Mario Silva, amenazando a los educadores con lanzarles encima la "marea rojita" si paralizaban sus actividades docentes en el mes de septiembre, debido al no pago del bono vacacional (https://puntodecorte.net/mario-silva-amenaza-a-los-docentes-lancense-el-paro-para-que-vean-que-la-marea-rojita-se-les-va-encima/).

Detrás vino Jorge Rodríguez, quien afirmó una perfecta fantasía: "Venezuela tiene el mejor salario de Latinoamérica" (https://www.forond.com/viewtopic.php?t=6023). Cuando la realidad es que el salario venezolano figura en el foso de los salarios del continente, muy lejano de los salarios más deprimidos de países como Haití y Cuba (https://www.bloomberglinea.com/2022/07/05/asi-comienzan-los-salarios-minimos-de-america-latina-el-segundo-semestre-de-2022/).

En idénticas manifestaciones contra las movilizaciones de los educadores salieron los diputados del PSUV Pedro Carreño y Jesús Faría (https://www.radiofeyalegrianoticias.com/que-dijeron-carreno-faria-y-mario-silva-sobre-las-protestas-de-los-maestros/). Carreño insistía en que "no hay recursos" y acusaba a las movilizaciones de maestros de ser una conspiración de la "derecha reaccionaria". Faría se burlaba de lo "reducidas" en tamaño de las movilizaciones de los trabajadores, e insistía que el imperio y la ultraderecha eran los causantes de los bajos salarios en Venezuela.

Pero, sorpresa ¡¡¡ Sí había dinero. Pues el gobierno se vió obligado a pagar completo el bono vacacional. Era una vulgar mentira el discurso de Maduro, Rodríguez, Carreño, Silva, Faría, de los ministros Torrealba (Trabajo), Lucena (Educación Universitaria) y Santaella (Educación), y de los dirigentes de la CBST-FTUV que firmaron el acta en la cual se confiscaba el bono vacacional.

A todo el alto gobierno se le movió el piso con las masivas y continuadas movilizaciones de educadores y trabajadores del sector educativo y la administración pública, que por varias semanas se realizaron en más de 30 grandes ciudades del país. Se les movió el piso y se les hundió el falso discurso con el que han venido embaucando al pueblo trabajador desde hace años.

El falso gobierno "obrerista" quedó desnudo ante el país. Quedó demostrado que sí existen recursos para cancelar los sagrados derechos laborales que contemplan la Constitución, la Ley del Trabajo y las Contrataciones Colectivas del sector público. Quedó demostrado que el discurso de Maduro y demás representantes del gobierno (incluidos los falsos dirigentes sindicales oficialistas) es un simple engaño y una forma de justificar su paquetazo neoliberal que ha deprimido los salarios en un 99 % durante la última década.

La victoria rotunda, aunque parcial, de los trabajadores del sector educativo venezolano, no tiene precedentes en los últimos 23 años, y constituye la mejor prueba de la recuperación de la conciencia de clase del movimiento de trabajadores en Venezuela, el cual ha atravesado tanto la confusión ante el falso discurso "obrerista" y "socialista" de Maduro, como la brutal represión que de manera selectiva se ha desatado desde hace años contra los verdaderos dirigentes clasistas de los trabajadores, muchos delos cuales han pasado largos años en prisión (existen actualmente numerosos dirigentes obreros detenidos), otros han tenido que irse del país, y muchos han sido despedidos de sus trabajos.

Queda por delante la continuidad de la lucha por la derogación del Instructivo Onapre. La exigencia de destitución de los tres ministros que firmaron el acta donde se confiscaba el bono vacacional de los educadores venezolanos, a pesar de que el argumento para esa confiscación era falso y sí existían los recursos para pagarlo (ello implica que Tibisay Lucena, Yelitza Santaella y Francisco Torrealba tienen que ser destituidos; en cualquier país del mundo eso ya habría ocurrido). La solicitud de que toda la negociación colectiva de los trabajadores venezolanos se realice con las verdaderas y legítimas federaciones representantes de la abrumadora mayoría del espectro laboral sindicalizado. Que los eternos dirigentes de federaciones esquirolas como la CBST, la FTUV y Sinafum, deberían renunciar de inmediato. Y que el presupuesto educativo del Estado sea recompuesto para garantizar el derecho al estudio que hoy está negado por el gobierno de Maduro.

Y en los casos específicos de Maduro, Rodríguez, Silva, Carreño y Faría, hay que decirles, como decía Chávez, que se metan sus palabras ofensivas contra los educadores, "en el paltó". Pues el pueblo venezolano ya tiene conciencia de su falso discurso, y que detrás de toda su falsa perorata "antiimperialista" y "obrerista", lo que hay es una justificación vulgar de un paquetazo neoliberal, capitalista por la calle del medio, que solo favorece a las grandes compañías multinacionales para que inviertan en Venezuela aprovechando las "ventajas comparativas" de los miserables salarios que aquí impone el gobierno.

La elite corrupta y degenerada del PSUV es el único sector social que en Venezuela sale favorecido con esa política salarial pinochetista que aplica Maduro.

La lucha por recuperar los derechos de los trabajadores apenas comienza. Y en ese marco, la lucha por recuperar el derecho a la educación pública y a la salud pública.

!!! EL PRESENTE ES DE LUCHA, Y EL FUTURO ES NUESTRO ¡¡¡

Maracaibo, Tierra del Sol Amada. 20 de agosto de 2022



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1727 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Profesor Titular de la Universidad del Zulia (LUZ) con ingreso en 1994. Licenciado en Educación (LUZ, 1994). Magister en Historia (LUZ, 2005) y Doctor en Ciencias Políticas (LUZ, 2013). Actualmente dicta 6 materias en la Licenciatura de Antropología en LUZ: Historia de América; Historia de Venezuela; Intercambios Económicos; Poder y Movimientos Sociales; Culturas Afroamericanas; y Modo de Vida e Identidad Nacional. Ha dictado seminarios a nivel doctoral y nivel maestría en universidades venezolanas; y seminarios de Historia de Venezuela en universidades de Chile y España. Actualmente coordina la Unidad Académica de Antropología. Ha dirigido proyectos de investigación a través del CONDES-LUZ, y CLACSO. Línea de investigación: estudio de los movimientos sociales. Ha publicado más de 50 trabajos científicos. @cruzcarrillo09

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad