Arrogancia, cinismo y el bono vacacional de los docentes

Definitivamente la arrogancia en política no ayuda. En el último mes varios dirigentes del gobierno jugaron posición adelantada e hicieron movimientos erráticos en la jugada relacionada con el instructivo de la ONAPRE y el Bono vacacional y Recreacional, que conforme a derecho y por Convención Colectiva debía ser cancelado completo el 15 de julio, tanto a los docentes de la escuela básica (inicial, primaria y secundaria) como a los profesores universitarios.

El hecho cierto, y me referiré solo al Bono Vacacional, es que no lo cancelaron completo en la fecha referida. Ello generó una serie de protestas de los docentes de ambos subsistemas educativos del país. Más de 100 movilizaciones de los docentes se contabilizaron a nivel nacional y las redes sociales inundaron los canales 2.0, 3.0 y 4.0. Las consignas fundamentales; solicitud de anulación del Instructivo de la ONAPRE y en un segundo momento, en la misma coyuntura, la cancelación completa del bono vacacional y recreacional de los maestros y profesores.

No obstante, en las primeras de cambio, antes las protestas y el malestar general de los educadores en la calle, en su casa, en la escuela y en la universidad, se hizo presente la intemperancia y la arrogancia de los gobernantes, quienes no controlaron sus impulsos y no visualizaron la esencia del problema en la coyuntura política que vive la nación. 

Jesús Farías, no vio el bosque detrás de los árboles, cuando expresó que las protestas de los maestros y profesores “Son protestas muy reducidas.” Con esa apreciación sesgada, Farías redujo su descalificación a la cantidad de docentes asistentes a las protestas y no percibió el malestar general en más de un millón 200 mil de docentes como producto del pago incompleto del bono vacacional. 

En relación con el comentario inmoderado y agresivo de  Mario Silva, que por piquete al revés, utilizando supuestos personajes que no identificó, amenazó a los docentes con una confrontación con la “marea rojita”. Días después, el Presidente Maduro, buscando un chivo expiatorio afirmó que el reclamo sobre la ONAPRE es “una campañita de las redes”, para concluir, fuera de toda realidad comentó que la protesta docente es producto de “manipulaciones de Izquierda trasnochada”. 

Tales comentarios destemplados, lacónicos y solipsistas de los representantes de instituciones claves de la sociedad política, permiten inferir: 

1) No fue una campañita de las redes, las redes como medio facilitaron la catarsis y la expresión de malestar de los docentes ante el instructivo de la ONAPRE y la cancelación incompleta del bono vacacional. Tampoco fue producto de manipulaciones de la izquierda trasnochada, la protesta de los docentes ha sido el resultado de un hecho económico que viene afectando la calidad de vida no solo de los docentes sino de todos los trabajadores.

2) “Son protestas muy reducidas”, que comenzaron a ser más grandes en la medida que no había respuesta del Patrón. Como deducción esa frase subestima al pueblo, a los docentes, recordemos que no hay adversario pequeño. 

3) Las amenazas con piquete al revés dirigido a los docentes. Es necesario recordar que en la cuarta república la base magisterial en más de una oportunidad pasando por encima de las federaciones patronales (que hoy siguen siendo las mismas) y de las amenazas del gobierno, paralizó la educación en todo el territorio nacional. 

En todo caso, con el anuncio de las Ministras del gobierno nacional sobre la cancelación de 100 % del bono vacacional y recreacional a los docentes activos y jubilados quedó al descubierto la intención primaria de algunos dirigentes del partido de gobierno y  del propio Presidente, quienes desde un principio intentaron descalificar, minimizar y subestimar, la protesta de los relacionada con la cancelación del bono vacacional y la anulación el instructivo de la ONAPRE, que saqueó el 60 % del salario de los trabajadores públicos e  irrespeto el espíritu de la LOTT y de los artículos 89 y 91 de la CRBV.

Ahora bien, ello implica que la arrogancia y la intemperancia no son buenas consejeras en política. En consecuencia, tal anuncio deja al descubierto    las expresiones comentadas y es un reconocimiento más cercano a la realidad, al malestar de los docentes, es una acción de rectificación y deja claro que lo expresado por agentes del gobierno no eran argumentos válidos para justificar acciones violatorias la CRBV, de la LOTT y de las Convenciones Laborales del magisterio y de los profesores universitarios. 

Por otra parte, como la político permite cualquier maniobra, el día viernes 12 de agosto, a través de las redes dos personajes de las instituciones de gobierno, han intentado hacer creer: el primero expresando, que: “Tenemos un Presidente que se ocupa del sector educativo y atiende el llamado de los docentes… la próxima semana se pagará el bono vacacional y recreacional.” Y el segundo con un mensaje reaccionario y conservador  al acotar que  esa rectificación de cancelar completo el bono en cuestión, desarma a “los manipuladores y divisionistas.” Afirmación que no podrá ocultar que la rectificación del gobierno se origina gracias a la protesta y el malestar de los docentes a nivel nacional.

En fin, más allá del cinismo de algunos representantes del gobierno de querer convertir una rectificación política, producto de la protesta docente, en una victoria administrativa, se  puede afirmar que la decisión del gobierno de dar un paso atrás y cancelar 100 % el bono vacacional y recreacional, es una victoria popular del magisterio venezolano. Ahora el TSJ tiene la palabra sobre la solicitud admitida de anulación del Instructivo de la ONAPRE.

  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1101 veces.



Carlos Mezones


Visite el perfil de Carlos Mezones para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: