¡Que viva la intersectorial, rebelde e irreverente!

Mucha expectativa ha generado el nacimiento de la Intersectorial de trabajadores, el pasado 8 de noviembre de 2018 en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Muchos somos los que vemos esta instancia de participación como una esperanza; muchos sentimos que, por fin, surge algo nuevo, es decir una herramienta de lucha política para los que no nos sentimos representados por ninguna de las cúpulas que se disputan actualmente el poder en Venezuela. Después de repetidos intentos por crear una fuerza popular alternativa en los últimos años, como fue el caso de la UNETE, por ejemplo, la Intersectorial de trabajadores se perfila desde ya como una instancia que defiende de forma autónoma los intereses reales de los explotados y excluidos, más allá de la afiliación a un partido político.

Es por ello que somos tantos en anhelar con fervor que esta nueva experiencia colectiva no vaya a ser nuevamente frustrada por las ambiciones personales, las lógicas cupulares o los sectarismos grupusculares, en pocas palabras que la Intersectorial no vaya a convertirse en otra maquinaria más de fabricar élites, y que las "bases" o las "masas" no vayan a ser convocadas única y exclusivamente para alzar la mano, trancar calles o servir de relleno para las fotos.

Es por ello también que muchos esperamos que las hermanas y hermanos de clase que conforman la Intersectorial vayan incorporando rápidamente en su agenda de lucha objetivos que vayan más allá de lo puramente reivindicativo; que vayan, por ejemplo, más allá del reclamo por aumentos salariales o por el respeto a las contrataciones colectivas (objetivos dignos e imprescindibles, ciertamente). Pues conocemos la esencia maquiavélica y maniobrera de nuestro gobierno "obrero": para apagar la candelita, aprueba aumentos salariales irrisorios (tal como lo acaba de hacer), se sienta por separado con distintos sindicatos, y con esto intenta debilitar la lucha. Pero quienes sufrimos las implacables consecuencias de la crisis que nos azota a diario sabemos que el fondo del problema no es únicamente salarial, pues por más que aumenten los salarios, la hiperinflación siempre se los va a tragar. Es toda la política económica la que debe dar un giro de 180 grados. Es la producción y la industrialización la que hay que reimpulsar para volver a un mínimo de normalidad, es una inmediata reforma cambiaria la que debe aplicarse, son las industrias básicas, las empresas nacionalizadas y los servicios los que hay que recuperar, en particular la industria petrolera, es la contraloría social la que debe activarse para poder enfrentar la corrupción colosal, es el modelo rentita, extractivista e importador el que hay que superar, es la hiperinflación la que hay que vencer, etc, etc, etc. Es decir, es un plan de emergencia económica que tome en cuenta el bienestar de las grandes mayorías la que debemos proponerle al país. Por ello, además de la consigna "¡Salarios dignos YA!", esperamos que la Intersectorial no tarde en enarbolar la de "¡Cambio de política económica YA!".

Es por ello, finalmente, que muchos esperamos que nuestra Intersectorial radicalice sus métodos de lucha. Efectivamente, las movilizaciones totalmente pacíficas de nuestros compañeros terminarán chocando, tarde o temprano, con la fuerza represiva del gobierno, cuya esencia fundamentalmente anti-democrática está ya más que comprobada. La detención arbitraria del dirigente sindical de Guayana, Rubén González, en los últimos días, junto con otros nueve dirigentes, previsualiza los nuevos escenarios que se nos ofrecen y la necesaria radicalización de los métodos a los que nos veremos forzados a acudir. Esperemos, pues, que nuestros compañeros trabajadores logren adaptarse a esos nuevos escenarios, sin duda cada vez más duros.

Extendemos, pues, un enérgico saludo y reconocimiento a la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela con la esperanza de que sea cada vez más autónoma, incluyente, popular, aluvional, rebelde e irreverente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 867 veces.



Samuel Bravo

Artista plástico, vocero del Consejo Comunal Madre Tierra (parroquia La Pastora, Caracas) y miembro del Colectivo Cultural Toromayma

 yekuanabravo@gmail.com

Visite el perfil de Samuel Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Samuel Bravo

Samuel Bravo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a272835.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO