21 de mayo de 2009: El día que Chávez dijo “Me la juego con los trabajadores”

Hace cinco años nacía el Plan Guayana Socialista y se nacionalizaba el sector briquetero

El 21 de mayo de 2009 fue sin duda un día histórico para la clase obrera de Guayana. En las instalaciones del Club Caronoco de Ferrominera se desarrollaba el “Taller hacia la transformación socialista de las Empresas Básicas”. Cientos de trabajadores  y trabajadoras reunidos en 11 mesas de trabajo le piden al presidente Chávez que se impulse el Control Obrero de las empresas. La respuesta del presidente fue contundente: “Me la juego con los trabajadores”.

Nacía así el Plan Guayana Socialista 2009-2019. Sus aspectos más importantes pueden resumirse en algunos puntos:

  • Control inmediato de la producción y administración de las empresas bajo la figura del control obrero y los consejos de trabajadores, con la participación y protagonismo directo de trabajadoras y trabajadores.
  • Instalación y desarrollo de la contraloría social, la rendición de cuentas y el presupuesto participativo con la participación de las comunidades organizadas.
  • Desarrollo de la investigación y formación integral (tecnológica y político-ideológica).
  • Creación de la Corporación del Hierro-Acero y de la Corporación del Aluminio para unificar todos los procesos productivos de nuestras empresas
  • Dejar de ser exportadores de materia prima, para garantizar el suministro de aluminio y hierro primario a las empresas  que conforman la Corporación del Aluminio y del Hierro-Acero e impulsar otras transformadoras del Estado aguas abajo, con el objetivo de resolver las necesidades básicas de la población venezolana; como también para la cooperación con los países del ALBA y gobiernos aliados.
  • Garantizar la estabilidad laboral de los trabajadores y trabajadoras.
  • Inyección de recursos financieros, para la estabilidad operativa de las plantas, bajo el control obrero.
  • Humanizar los puestos de trabajo, mejorando las condiciones laborales y ambientales
  • Construcción y desarrollo de plantas productoras de insumos, en el país (coque y cal), que garanticen el suministro necesario para la elaboración de hierro, acero  y aluminio primario.
  • Instalación y desarrollo de EPS (laminados, extrusoras, etc.) para la transformación del aluminio primario y del hierro-acero en productos del sector automotriz, vivienda, línea del hogar, farmacéutico, aeronáutico, deportivo, militar, etc. Con el objetivo de satisfacer necesidades de la población y la generación de empleos.
  • Nacionalizar el transporte fluvial de alumina desde los Pijiguaos. así como también la nacionalización de Sural y CTA.
  • Propuesta progresiva para eliminar la tercerización.
  • Transformación de las relaciones de producción capitalista en las empresas.
  • Pago de los pasivos laborales.

Este proceso despertó un gran entusiasmo en la clase obrera de Guayana y de todo el país, ya que no sólo se abría una perspectiva para resolver la grave crisis de las empresas básicas, sino que se daba un paso trascendental en la transición al socialismo. Fue ese entusiasmo el que permitió que durante dos años más de 600 trabajadores y trabajadoras se reunieran permanentemente haciendo diagnósticos, propuestas, orientaciones, superando incluso dificultades como el inicio de la crisis económica mundial y la crisis energética que obligó a cerrar varias líneas de producción en diversas empresas. Fue sin duda una experiencia inédita de participación y protagonismo de la clase obrera.

La nacionalización del sector briquetero

Junto con el nacimiento del Plan Guayana Socialista el otro hecho trascendental de  ese día fue el anuncio del presidente Chávez de nacionalizar las cuatro empresas briqueteras (Matesi, Comsigua, Venprecar y Orinoco Iron) junto a Cerámicas Carabobo y a TAVSA.

Ahora… ¡El sector briquetero…nacionalícese! No hay nada que discutir. Hace tiempo que andamos en esto… y hace tiempo que hemos debido hacerlo. ¡La Empresa Matesi… nacionalícese! ¡La Empresa Comsigua…nacionalícese! ¡La Empresa Orinoco Iron…nacionalícese! ¡La Empresa Venprecar… nacionalícese! ¡Cerámicas Carabobo… nacionalícese! ¡La Empresa de Tubos Tavsa… nacionalícese! ¡Que comience de una vez el proceso de nacionalización, para poder crear este Complejo Industrial!” (Hugo Chávez, Club Caronoco 21 de mayo de 2009)

De esa manera todo el proceso productivo del hierro-acero quedaba nacionalizado abriendo las compuertas para crear la Corporación del Hierro-Acero. También esta medida generó un gran entusiasmo en los trabajadores/as, sobre todo en los briqueteros que hacía tiempo venían organizándose y luchando contra las distintas trasnacionales y empresarios locales como los Machado-Zuloaga.

La situación actual en las briqueteras

Cinco años después,  la situación en las briqueteras nacionalizadas no es nada alentadora. Por primera vez desde que existen, las cuatro se encuentran sin producir desde hace nueve meses por falta de materia prima (pellas) y los manejos “equivocados” y poco claros de quienes hoy se encuentran al frente. Y habiendo pasado cinco años aún no se ha finiquitado el proceso legal de la nacionalización, provocando graves problemas operativos y administrativos a estas empresas.

En el caso de Matesi/Briqven, Venprecar y Comsigua se encuentran sin producir ni una briqueta desde que asumieron las nuevas autoridades y las paradas de mantenimiento se extienden por falta de insumos.

Orinoco Iron es la única de las cuatro briquetera que no precisa pellas. Sin embargo en lugar de hacer las inversiones que hubieran permitido que funcione durante este período, sus cuatro trenes de producción se encuentran inactivos.

Como se ve, los cambios de autoridades realizados en septiembre/agosto de 2013 por la CVG y el Ministerio de Industrias lejos de servir para reimpulsar estas empresas lo que han hecho es paralizar empresas que estaban productivas y agravar la situación de otras. El supuesto “Consorcio Briquetero Nacional” no se sabe que rol cumple ni si realmente existe y la propuesta hecha por los trabajadores a través del Plan Guayana Socialista de unificar las cuatro briqueteras en una sola gran empresa continúa engavetado. Prueba contundente de que las empresas han avanzado mucho más en manos de los trabajadores (aún sin recursos financieros) que con la actual intervención militar.

EL PGS hoy

A cinco años de esa fecha histórica “El plan Guayana Socialista que nació como iniciativa de la presión de los trabajadores y que el compañero presidente Chávez lo impulsó y acompañó, se encuentra desde hace mas de 2 años en el olvido oficial, varias han sido las iniciativa para darle continuidad, sin embargo, como plan de los trabajadores ha sido sepultado por la burocracia sindical y del estado.” (Osvaldo León http://www.aporrea.org/trabajadores/a169392.html)

Los trabajadores-presidentes, nombrados por Chávez en consulta con los trabajadores han sido todos destituidos sin ningún tipo de consulta. La mayoría de las empresas se encuentran hoy dirigidas por militares. La mayoría de los proyectos elaborados por los trabajadores han sido engavetados. Y  lo que es peor, y evidente consecuencia de esto, la mayoría de las empresas se encuentran en una situación aún más crítica que hace 5 años.

Sin duda ha habido importantes conquistas como es el caso del gran avance que se dio en estos años para terminar con la tercerización de la mano de obra, la instalación de la planta extrusora en Alcasa, la puesta en producción de Matesi/Briqven luego de casi dos años inactiva y otras. 

Pero de conjunto es evidente que hubo una política clara de la burocracia estatal en tratar de evitar que este proceso se desarrollara. Se dejó sin dinero ni inversiones a los “Trabajadores-presidentes” poniéndolos a administrar crisis, sin recursos. Sólo después de destituirlos comienzan a llegar algunas inversiones. Se impidió hacer los cambios estructurales que las empresas requerían en normas, procedimientos y estructuras.

Parte de la responsabilidad le cabe también a un sector importante de una dirigencia sindical que en vez de luchar por liberar a la clase obrera de la explotación lucha por las migajas que caen de los negocios capitalistas. Incapaz de transformar las empresas porque es de la lógica capitalista de las empresas que obtiene sus prebendas.  

En fin, se han repartido las tareas para enterrar uno de los procesos más avanzados de la clase obrera de Guayana y de toda Venezuela. Sin embargo, queda una gran experiencia acumulada por la clase trabajadora que sin duda será la base para retomar esta lucha. Los sectores que hemos impulsado consecuentemente este proceso debemos también hacer un balance, ver en que fallamos, que errores cometimos y sacar conclusiones que nos permitan avanzar en las luchas que vendrán.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3455 veces.



Marea Socialista

¡Ni Burocracia Ni Capital, Socialismo y más Revolución!

 @MareaSoc89

Visite el perfil de Marea Socialista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Regionales