La igualdad de género para los hombres en la "Ley Orgánica del Trabajo de las Trabajadoras y Trabajadores"

Artículo 339: Todos los trabajadores tendrán derecho a un permiso o licencia remunerada por paternidad, de catorce días continuos contados a partir del nacimiento de su hijo o hija o a partir de la fecha en que le sea dado o dada en colocación familiar por parte de la autoridad con competencia en materia de niños, niñas y adolescentes. Adicionalmente, gozará de protección especial de inamovilidad laboral contando a partir del alumbramiento. También gozará de esta protección el padre durante los dos años siguiente a la colocación familiar de niños o niñas menores de tres años.



Comenzar este artículo citando la nueva Ley Orgánica del Trabajo de Trabajadoras y Trabajadores, en lo que respecta a los derechos del padre, resulta de orgullo pues somos uno de los pocos países con licencia de paternidad remunerada. En Venezuela ha habido una larga historia de irresponsabilidad paterna, es decir hombres que embarazaban a sus parejas y luego las abandonaban incluso antes de que éstas hubiesen dado a luz. Este fenómeno si bien no ha sido superado totalmente al menos ha ido cambiando en el tiempo, podemos decir que hoy día tenemos una paternidad más responsable, jóvenes que asumen la paternidad participando en todos los procesos que ello implica porque quien no ha visto a un padre joven alimentando a su bebé, cargando el bolso de pañales y cambiándolo de pañal; llevándolo al preescolar y asistiendo a las reuniones escolares, esto ya es un cuadro común. Sin embargo, eso no significa que el problema haya desaparecido pero si que se han superado algunos prejuicios acerca de la participación del hombre en el cuidado y crianza de sus hijos. Sin embargo estos cambios de paradigma requerían además un reconocimiento jurídico que le diera soporte a la participación paterna, que permitiera al hombre sentir que también estaba embarazado. No pocas veces escuchamos al hombre quejarse de no poder estar más tiempo con su hij@, pues esto era contradictorio en una sociedad socialista que se preocupa por la familia, por el bienestar del “otro” que piensa solidariamente y quiere el bienestar del pueblo. Pues eso dejo de ser una utopía para convertirse en un logro pues en la nueva LOTTT se establece la licencia para que el padre pueda compartir durante unos días la atención directa a su bebé y que en los años más importantes de su crecimiento pueda ser protegido de despido. Indudablemente, este tipo de logros redunda en la posibilidad de tener una familia con más bienestar emocional, establece un mayor compromiso pues el niñ@ es también del padre (no solo de la madre), hay un reconocimiento emocional entre padre e hij@ que se instala en esos primeros días de contacto real. El padre tiene el derecho a ver la primera sonrisa y a escuchar el llanto de su hij@, a saber si llora por hambre, sueño o dolor… tiene derecho a aprender a sacarle los gases y a compartir esos primeros días, tan importantes en el crecimiento del bebé y en la constitución de la familia.

Se trata pues del derecho a comunicarse con su bebé, al acercamiento desde los cuidados y el amor, ello solo es posible porque tenemos una Ley que fue hecha pensando en la familia en que no solo lo económico es importante sino que hay logros que redundan en la posibilidad de tener unos niños sanos y llenos de amor, nuestro país necesita que los niños y niñas criados en socialismo sean los forjadores y defensores de un país con justicia social y con derecho al amor. Un país con igualdad de género.


Miembro del Frente de Trabajores Socialistas “Braulio Criollo”

maaruiz@corpoelec.gob.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8798 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a146423.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO