Ley Especial de los Consejos de Trabajadores y Trabajadoras

La conquista política más significativa para el avance del planteamiento clasista revolucionario dentro de la LOTTT es el reconocimiento de los Consejos de Trabajadores y Trabajadoras como instancias del Poder Popular para la participación protagónica de estos en la gestión de los centros de trabajo.

Por lo anterior no deja de ser necesaria una aclaratoria: de todo el articulado de la LOTT, que comprende 554 artículos, solo 2, el 497 y 498, hablan de estas instancias del Poder Popular pudiendo haber sido la LOTT mucho más especifica y esto es debido, como ya lo hemos explicado, a la correlación de fuerza de las clases y capas inmiscuidas de manera directa en su redacción final y en general expresadas en la sociedad venezolana.

Sin embargo, como ya lo expresamos, el simple reconocimiento de la existencia de estas instancias en la Ley Orgánica del Trabajo pudiese ser el referente para la construcción de nuevos modelos de gestión mucho más cónsonos con la Constitución Bolivariana, participativa y protagónica, para ir abriendo causes a la derrota del capital a través del fortalecimiento de la clase trabajadora.

Lo planteado en el párrafo anterior forma parte de un debate mucho más amplio que abraca a todo el control obrero como concepto, practica y acumulado de la etapa transicional entre el capitalismo y el socialismo; lo que se desprende como tarea y compromiso revolucionario del Artículo 497 de la LOTT es mucho más inmediato: la lucha, movilización, articulación y propuestas de la clase obrera, incluso con niveles superiores a lo hecho por la LOTT todos estos años, para lograr cuanto antes una Ley Especial de los Consejos de Trabajadores y Trabajadoras que sirva a la construcción revolucionaria y no sea un simple papel reformista que atenúe el enorme papel que estas instancias tienen que cumplir en el surgimiento de un nuevo modelo productivo y de gestión en nuestro país.

Así como los “paladines” de la LOTT trataron de invisibilizar la acción permanente, contundente y propositiva del PCV, la UNETE y muchos otros factores clasistas por esta Ley, sin dejar de reconocer el importante papel jugado por el Presidente Chávez, nos imaginamos ahora que los sectores oportunistas-reformistas se “montarán” en lo de la Ley Especial de los Consejos de Trabajadores y Trabajadoras no solo para arrogársela, sino también para cumplir con su papel político: mediatizar a través de ella el embrión altamente revolucionario que la propuesta consejista puede significar; en este caso tampoco podrán esconder la verdad: el Partido Comunista introdujo en la Asamblea Nacional un proyecto de Ley Especial de los Consejos de Trabajadores y Trabajadoras desde el año 2.007 y que ellos han engavetado.

Para nada decimos, como injustamente se nos acusa desde algunos sectores, que ese proyecto será el papel definitivo a ser aprobado; al contrario, es como aporte para el debate de las fuerzas revolucionarias que ese documento existe.

La aprobatoria de la LECSTT deberá ser entonces no solo parte de la tarea de Movimiento Obrero y Sindical clasista y del Movimiento Popular y Revolucionario en general sino además otro factor de aglutinamiento y fortalecimiento de los trabajadores y trabajadoras de Venezuela.



Militante del PCV

@edgarmelendez79



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8607 veces.



Edgar Meléndez


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas