1º De Mayo y burocrácia

En estos análisis que nos hemos planteado con motivo del Día del Trabajador/Trabajadora, no podemos dejar por fuera el tema de la burocracia y su degeneración en burocratismo. El Camarada Presidente Hugo Chávez, lo ha tomado como un tema central en sus intervenciones, a lo largo de estos 11 años y pico de Revolución Bolivariana. En este artículo, no nos referiremos a la burocracia sindical sino a explorar sobre la burocracia en general, aclarando su definición.

  El Camarada Chávez, decíamos anteriormente, lo ha tomado como un tema central en sus intervenciones y no ha perdido oportunidad de denunciar el daño que hace en su forma degenerativa, la burocratización, sobre el buen funcionamiento del aparato de Estado, así lo manifestaba en el Aló Nº 343, del 8-11-2009, en el que hacía un llamado de atención a los ministros/ministras, viceministros/viceministras y alcaldes/alcaldesas a reconocer los errores y corregirlos: “Los gobernantes debemos atender al pueblo, sus quejas, sus críticas, darle la cara al pueblo, sentarse con ellos a buscar soluciones y por otra parte el pueblo debe incrementar su conciencia, su organización (…) Son ellos los responsables de muchas cosas. "Les pido que le den la cara al pueblo. Tenemos que asumir las fallas públicamente, es necesario asumir responsabilidades, eso hace un revolucionario. No podemos tomar la senda de las mentiras si queremos hacer una verdadera revolución", sentenció (…) El presidente citó como ejemplo el caso del gerente de una fábrica socialista en Falcón, quien vive en Caracas, gana 10mil BsF  mensual y viaja a la fábrica quizás una vez a la semana. ¿Cómo va aceptar alguien eso? ¿Cómo va a ser eso posible? Se preguntó Chávez…”

  En todo caso, las palabras del Camarada Chávez quedaron allí, escritas, por si alguien las oye, en todo caso, el funcionariado público sigue allí intacto, dirigiendo las empresas públicas desde sus cómodas oficinas caraqueñas, de vez en cuando, echan su viajecito a ver cómo marchan las cosas, al interior del país donde están ubicadas las empresas que le han dispuesto dirigir. Claro, cada visita les deja en viáticos, nada más, lo que gana en un mes de sueldo, así están las cosas todavía en nuestra Revolución Bolivariana, la burocratización no solo sigue intacta, sino que se fortalece.

  Definiciones de burocracia, sin duda hay muchas, en el “Contenido económico del populismo y su crítica en el libro del Sr. Struve”, Lenin  escribió que: “el rasgo característico del Estado es la existencia de una clase particular de individuos en cuyas manos se halla concentrado el poder”. “La capa particular que posee el poder en la sociedad” capitalista “es la burocracia. La ligazón muy estrecha y (...) directa de este órgano con la clase de la burguesía, lo evidencia la Historia la burocracia fue el primer instrumento político de la burguesía contra los feudales” y “los representantes de la vieja nobleza en general, y la primera salida, no de los terratenientes de rancio abolengo, sino de los plebeyos de la burguesía, al palenque de la dominación política, como las propias condiciones de formación y desarrollo de esta clase –a la cual sólo tiene acceso la gente burguesa salida del pueblo, vinculada a la burguesía con miles de fortísimos hilos”. Tal caracterización de la burocracia y sus nexos con la burguesía en el capitalismo, halló una expresión más general en el folleto “Tareas de los Socialdemócratas Rusos”, donde Lenin define a la burocracia como “el cuerpo de funcionarios”, “un sector particular de personas especializado en la administración y colocado en una situación privilegiada con respecto al pueblo”. Y plantea la “elegibilidad” y “responsabilidad directa de los funcionarios públicos ante el pueblo”, como reivindicaciones para la “democratización” del aparato estatal, contra “la situación privilegiada de la burocracia”.

  Para Gramsci, se trata de una categoría intelectual al servicio directo del Estado, encargado de un modo especial de dirigir la función coercitiva de ésta, la burocracia, es decir la cristalización del personal dirigente, ejerce el poder coercitivo y, en cierta manera, se convierte en casta (Mach. 87, EI 119, E.R.).

  Una definición más reciente, sin duda un tanto polémica, es la dada por el profesor Luis Brito García, quien en su escrito ¿Universidades con quién?, Aporrea, 10-04-2011, manifiesta su oposición al voto democrático en las universidades: “Para nada remediaría tal situación el asignar votos paritarios con los del profesorado a los mayoritarios burócratas, obreros y estudiantes. La autonomía incumbe a quienes directamente se dedican a "la búsqueda del conocimiento a través de la investigación científica, humanística y tecnológica". No puede decidir sobre búsqueda del conocimiento quien no la ejerce o apenas se inicia en ella. No debe elegir quien no puede ser elegido. Los parlamentarios que dicen favorecer ese expediente sólo serán creíbles cuando atribuyan a empleados y obreros de la Asamblea Nacional el derecho de elegir la presidencia de esta y votar las leyes. Los ministros que dicen apoyarlo sólo serán tomados en serio cuando confieran a obreros y empleados de sus despachos la escogencia de titulares y políticas. La justicia entra por casa…”, en la misma línea de Fuenmayor Toro. Revolución en el país, conservación del statu quo a lo interno de las universidades, o como decían nuestros viejos/viejas, “revolucionario en la universidad, después que te gradúes, derechista”, ahora los tiempos han cambiado y la cosa como que es al revés.

  Esa concepción del profesor Brito García, que restringe la definición de burócratas al ámbito de los empleados/empleadas administrativas de nuestras universidades, es restrictiva y no aclara bien la definición del término. Hoy día, en nuestras universidades nacionales públicas, los cargos directivos como rectores/rectoras, vicerrectores/vicerrectoras, secretarios/secretarias, coordinadores/coordinadoras, jefes/jefas de departamentos, divisiones, directores/directoras de Escuelas, entre otros, son copados por profesores/profesoras. Tan es así la cosa, que esa realidad ha permitido la constitución de grupos de poder, que gracias al manejo de los resortes burocráticos del poder manejan Facultades y Escuelas, incluso, hasta universidades, como si fueran sus haciendas personales, haciendo predominar sus intereses burocráticos, atentando seriamente contra el academicismo, excelencia y calidad educativa, concretamente, con el buen funcionamiento de la universidad. En el argot popular, se les conoce como roscas, que se integran solamente con las personas que ellos/ellas deciden aceptar, por lo general familiares, amigos, personas con la misma ideología política, tal cual, si fuesen sectas.

  ¿Qué buscan esos grupos burocráticos adueñados de nuestras instituciones educativas? Permanecer todo el tiempo posible en el poder, hasta que llegue su jubilación, asegurando comodidades, beneficios, dadivas, malversación de fondos, es decir, todo aquello que sea de interés personal, que el patrimonio de la universidad proporciona a través de sus prebendas, como por ejemplo: prestamos sin trabas, viajes al exterior, aprobación y gozo con la mejores condiciones del año sabático, viáticos, tratamientos especiales en lo académico, administrativo. Muchos de su integrantes buscan proyección política, figurar en organismos del Estado, aspirar a cargos políticos, reconocimientos.

  Esos grupos burocráticos, adueñados del ejercicio del poder en nuestras instituciones universitarias, no son precisamente los “mayoritarios burócratas”, empleados/empleadas administrativas; sino, otra clase de burócratas: profesores/profesoras en ejercicio de cargos que son eminentemente administrativos, como los de rector/rectora, vicerrector/vicerrectora, secretario/secretaria, decano/decana, entre otros. Esa es la realidad en nuestras universidades, es notorio el caso, que la actual rectora de la UCV, haya ascendido en el escalafón profesoral, gracias al ejercicio de cargos administrativos o burocráticos, como los llama el profesor Brito García. Esto ha sido posible gracias a la cláusula 45, del Acta Convenio entre la UCV y la Apucv, que trata del desempeño de cargos administrativos o gremiales y su relación con los Trabajos de Ascenso: “La UCV conviene en aplicar las previsiones contempladas en el Reglamento del Personal Docente y de Investigación en relación con el retraso en la presentación de trabajos de ascenso por parte de profesores que ejerzan cargos administrativos, de administración de la docencia y de representación gremial, previstos en la cláusula 25…”

  El ejercicio de cargos administrativos o burocráticos, como los llama el profesor Brito García, ejercido por profesores/profesoras ha traído sus males para la institución universitaria: incremento de la corrupción, estancamiento de la investigación, la docencia y la extensión universitaria, habida cuenta que el profesor/profesora ejercita su labor en aras de alcanzar como premio, el ascenso a un cargo administrativo ya sea por designación o de elección. Como burócratas en ejercicio del poder político en nuestras instituciones universitarias, el profesor/profesora, trabaja es en función de eternizarse en el ejercicio de dicho poder o al menos hasta que le llegue la fecha de su jubilación, además de, a través del mismo, acceder al manejo de recursos públicos que le permitan ascender económica y socialmente.

  El profesor Brito García, menciona como atributo particular de la “mayoría burocrática”, que cuantitativamente es mayoría, con ello, sin mencionarnos el por qué de esa supuesta mayoría. El Contralor Clodosvaldo Russián, afectado por estos días en su salud, hacemos votos por su mejoría, ha avanzado en sus investigaciones para darnos la causa de tales desvaríos y así nos lo explica: “Los consejos universitarios han creado un Estado dentro del Estado, en donde modifican los presupuestos universitarios y las partidas que son presupuestadas para un fin; luego son destinadas a otros…”, el Contralor nos aclara esta idea: “La partida 401 se encarga de las remuneraciones al personal universitario. Si se sobregira otro crédito presupuestario, los administradores son sancionados. Pero cuando existe un sobregiro en la partida de personal, no existe tal sanción. Esto es totalmente absurdo y ocurre lamentablemente en la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde se evidencia mal manejo presupuestario y contratan más personal de lo que está establecido en el presupuesto, solo para exigirle mayores créditos al Estado” (diario VEA, 03-04-2011). Valga decir, la burocracia profesoral ha encontrado en el crecimiento de los “mayoritarios burócratas” o empleados administrativos, la fórmula perfecta para incrementar el presupuesto universitario y con ello, poder acceder a mayores sumas de dinero para su disposición y disfrute.

  Con la burocracia, surge entonces el riesgo de su degeneración: el burocratismo. En 1922, Lenin advirtió de este peligro. La burocracia emergente se adueñaba de los soviets, los sindicatos, las células y comités del partido y representaba de hecho un peligro contrarrevolucionario. El burocratismo en la sociedad socialista es una deformación pequeñoburguesa del estilo de dirección, que se origina como herencia del capitalismo, se reproduce por determinadas condiciones objetivas y se materializa en la existencia de un grupo social de dirigentes y funcionarios –burócratas–, quienes ostentan un status privilegiado, por encima del pueblo trabajador; y anteponen sus intereses (personales, familiares o de amistades), a los de las masas y la construcción del socialismo.

  En el caso particular de nuestra sociedad en transición, el burocratismo se expresa en malos servicios públicos, en funcionarios que retrasan obras y cuando las ejecutan, al poco tiempo se deterioran o dañan. En la ausencia de planificación en la gestión pública nacional, a todos sus niveles. El burocratismo se convierte entonces, en la “espada de Damocles” que pende sobre la cabeza de la Revolución Bolivariana reduciéndole sus posibilidades de existencia y sobrevivencia en el devenir histórico… 

henryesc@yahoo.es

Caracas, 24 de abril de 2011



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2848 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a122034.htmlCd0NV CAC = Y co = US