Otra arremetida en contra del sindicalismo petrolero colombiano

Ahora pareciera le toca a los dirigente de la Unión Sindical Petrolero USO, de la Sub-directiva del Arauca en Colombia. Esta vez la lucha de los trabajadores es por el derecho a su Convención Colectiva en contra Occidental OXY, de Colombia, Inc. Aunque el mayor reclamo del pedido en el pliego es el reclamo de la inversión social de parte de la empresa en la región, hay la firma intención de no ceder a ningún pedido, por más exiguo que este sea.

Esta por decretarse la hora Cero para iniciarse la huelga. El lapso del pliego venció el 8 de octubre y la empresa no quiso mediar ningún tipo de prorroga. A todas luces, queda claro que la empresa provoca la huelga o busca la rendición incondicional del sindicato. Pero, esta arremetida brutal en contra de la USO Arauca, es con mucho mayor objetivo político, que la traslucía en el conflicto de la USO nacional.

El gobierno y ECOPETROL, para mediados de este año, después de enfrentar una maratónica huelga nacional, lograron descabezar a la dirección nacional de la USO nacional. Para aquel entonces, la reclamación era en contra del proceso de privatización de ECOPETROL, que se concretaba en darle mayores concesiones de explotación a las empresas transnacionales en perjuicio de la empresa estatal. La USO reclamaba lo contrario.

Pero, en esta oportunidad de la probable huelga de la USO Arauca, el movimiento sindical clasista y revolucionario venezolano y latinoamericano debe darle mayor atención, que la que dio a mediados de año, cuando el conflicto nacional. No sólo porque es parte de la escalada antisindical del gobierno de Alvaro Uribe sino porque con este conflicto de la OXY, queda claro la ingerencia norteamericana en la vida política y económica de Colombia y el Continente.

El gobierno norteamericano ha invertido 92 millones de dólares en apoyo militar y tiene instalados hasta Marines en la zona de Caño Limón, Departamento del Arauca. Esta es ya una base operativa para vigilar la región y para garantizar cualquiera ofensiva militar o, paramilitar, encuadrado o no dentro del Plan Colombia, el cual incluye suelo venezolano. Para sus operativos, impiden a como de lugar, la presencia de organizaciones clasistas, defensoras de derechos humanos en la región o cualquiera otros focos de perturbaciones a sus proyectos.

La Occidental OXY, explota en Caño Limón, 200 pozos petroleros, produce 90 mil barriles diarios de petróleo, con un API de 29.5 y despilfarra 2.000.600 b/ de agua al día. Todo eso se hace a orillas del Río Arauca, linderos con Venezuela. No se puede llegar a creer, que estalle un conflicto entre USO y la OXY por problemas económicos, cuando las ganancias de Occidental son astronómicas, tal como ha crecido su patrimonio, y el pedido del sindicato ya dijimos, es de inversión social de poco monto.

La Occidental se registró en 1980 en Colombia, con un capital de 162.500 pesos y a los pocos años, ese capital sobrepasaba los 46. 000 millones de pesos. La inversión social que plantea el sindicato es la construcción de un Centro de Salud y la de un Centro de Cómputos, en donde se dictaría cursos de informáticas para los habitantes de la región. Valorizada esta inversión, ésta llegaría al 0,8% de lo que es la ganancia de la empresa. En resumidas palabras, con 5 o 6 días de producción, la Occidental cubriría el costo de los dos años de la Convención.

Las ganancias de las transnacionales petroleras en Colombia tienden a futuro hacerse mucho más fabulosas. Ahora, los Contratos de Asociación está repartido así: 40% a la empresa transnacional, en este caso a la Occidental; 40% a ECOPETROL y el 20% es la regalía para el estado. Ese 20% se distribuye de esta manera: 12.5% al Municipio productor; 47.5% al departamento productor; 8% al Municipio portuario y el 32% al Fondo Nacional de Regalía).

Pero, toda la distribución se piensa modificar a beneficio, aún más de las petroleras foráneas. Ya no tiene fecha para que la explotación de Caño Limón pase totalmente (100%) al estado colombiano. Por ley se tenía previsto que esto fuera en el 2008. Esa indefinición tiene enardecido a un grueso sector de colombianos y ahora le están viendo el verdadero rostro apátrida de Alvaro Uribe.

Los 300 trabajadores de la Occidental habían acordado con su dirección sindical de la USO, hacer el pedido de inversión social, como una medida de motivar o elevar la conciencia de toda la colectividad, en cuanto a lo importante y necesario que fuera para una mejor distribución, de que las ganancias de la producción petrolera estuviera en manos del estado y/o de los trabajadores.

Quedan muchos problemas pendientes que ver a puerta de estallar la huelga de los trabajadores de Caño Limón de la Occidental. Entre ellos, la campaña de solidaridad internacional que hay que emprender; el desastre ecológico que produce la OXY en la región, incluido el Río Arauca y sus riberas de El Amparo y Guasdualito y sobre todo de los planes de injerencia del imperialismo, de la oligarquía colombiana y venezolana en las fronteras, las que prevé, el uso de los paramilitares.

La última noticia que recoge las fronteras del Arauca, es que la semana pasada, se reunieron los gobernadores y alcaldes del Arauca y del estado Apure, tratando de buscar acuerdos para que las elecciones de este 31 de octubre no cambie la correlación de fuerza que ahora ostentan. Pero, las masas colombo venezolanas se dejaron de pendejadas y tan sólo piensa la integración bolivariana de la región, que más temprano que tarde entenderán también, que esta integración y hermandad tendrá que ser verdaderamente revolucionaria y socialista.

Stalin Pérez Borges
Coordinador Nacional de la Unión Nacional de Trabajadores UNT.
Miembro de Opción de Izquierda Revolucionaria OIR.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4199 veces.



Stalin Perez Borges/prensa UNT


Visite el perfil de Stalin Pérez Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: