China se soltó el moño

Desde el pasado 1º de octubre quedó oficializado algo que se sabía pero no se había revelado urbi et orbi, o sea, a todo el planeta.

China, el inmenso país-continente que alberga la quinta parte de la población mundial y hasta hace poco estuvo sumida en la pobreza y el atraso es, hoy por hoy, la primera potencia de la Tierra.

El debut en su nuevo rol ocurrió al arribar al 60º aniversario de la creación de la República Popular China, proclamada como un Estado comunista desde Pekín, hoy Beijing, por el presidente Mao Tse-tung, o Mao Zedong, pronunciados según la nueva usanza, que cambió los nombres adaptados a los caprichos fonéticos occidentales.

El acto central en la plaza de Tiananmen colmó los superlativos. La plaza más grande del mundo sirvió de marco al desfile cívico-militar más numeroso y con mayor despliegue de armas modernas ocurrido nunca antes. 150.000 personas entrenaron durante muchos meses para participar en el acto.

16 mujeres pilotos fueron seleccionadas hace varios años entre 315.000 estudiantes sobresalientes de bachillerato. Las candidatas pasaron numerosas pruebas y durante el acto pilotearon sendos aviones de combate. De seguro más adelante, del grupo surgirá una astronauta cuando China intente llegar a la Luna u otro destino extraterrestre.

En cuanto al número de efectivos militares, China supera a los Estados Unidos. Los gringos todavía tienen armas más sofisticadas, pero la diferencia cada día se reduce y las cifras están a favor de los orientales, que disponen de 1.300 millones de habitantes para formar el mayor ejército del mundo.

En lo económico la cosa es para coger palco. La deuda externa de EEUU es astronómica, mientras las reservas de divisas chinas incluyen cientos de miles de millones de dólares gringos.

Otro dato importante es que los chinos, pese a la propaganda en contrario, siguen siendo comunistas -a su estilo- con una mística y un liderazgo que si bien no es democrático por la medida occidental, les permitió alcanzar el puesto que ocupan en la escala internacional.

Por último, China (a diferencia de otras potencias) no amenaza ni quiere ser gendarme del mundo, lo cual se agradece.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2225 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor