Dos conductas, dos discursos para una misma vergüenza

La reunión extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) realizada en la paradisíaca Bariloche en Argentina el pasado 27 de agosto, aún cuando los enemigos de la unidad de los pueblos le dieron interpretaciones diversas, desde el fracaso, hasta el triunfo de Uribe y la derecha Latinoamericana; quienes la observamos desde otro ángulo y con un cristal diferente creemos que todo lo contrario rindió sus frutos, y uno de ellos, el supremo, fue sentar una doctrina para la defensa regional, con lo cual le salió el tiro por la culata a quienes fueron preparados para manipular y sentar en el banquillos de los acusados a Venezuela y a Ecuador y al mismo tiempo descalificar al resto de los países que apuestan por la soberanía y la autodeterminación de los pueblos. La solicitud de transmisión en vivo de la plenaria fue propuesta de Alvaro Uribe Velez y su gobierno, porque quizás pensó que le garantizaría ventaja, porque le permitiría con argucias y mentiras poner en evidencia a Venezuela y a Ecuador,con el acompañamiento de su colega Alan García, que por mucho que intentó con su discurso destemplado y cargado de sátira barata, no evitó ir a aterrizar en el estercolero de la historia junto a su par que bastante favores le hizo durante su vida de prófugo de la justicia peruana. Bueno es recordar que Alan García, los años que anduvo con el karma de una privativa de libertad por estar incurso en presuntos delitos de corrupción administrativa durante su primera presidencia en Perú, se refugió en Colombia, hasta que por las bondades de una justicia hecha a la medida de la corrupta oligarquía limeña, su caso como presunto ladrón prescribió y con su cara dura se presentó al otro día como candidato presidencial, llegó el día de los inocentes en Perú y allí lo tenemos nuevamente maltratando a ese noble pueblo,que creyó en sus mentiras.

Uribe con su discurso agresivo y descalificador, con desesperación buscaba papelitos y cuanto recurso pudo, se le notaba tenso, como buscando oxígeno pero no convenció a nadie, tanto los participantes en la cumbre,como los televidentes, vieron allí a un reo de su nefasto, pasado, intentando justificar la entrega de un pueblo como rehén a criminales uniformados y civiles venidos del norte, a cambio de salvar su pellejo, que es un hecho público, notorio y comunicacional que lo tiene en sus manos la DEA, por sus actividades desde que era alcalde, cuando comenzó creando las comunidades “Convivir” embrión de las Autodefensas Unidas de Colombia y su congénita relación con el narcotráfico suramericano.

Es evidente que a estos dos sujetos los espera la Corte Penal Internacional, porque no es cualquier cosa los crímenes que han cometido sus gobiernos, con las masacres indígenas, tanto en Perú como en Colombia y a este último hay que sumarle los falsos positivos,que comparte con su ex ministro de defensa, Santos. Por otra parte más temprano que tarde los pueblos les cobraran esas felonías, porque el pueblo colombiano es hijo de Bolívar y lleva en sus venas esa sangre caliente con latidos libertarios y no va a permitir que los marines y contratistas norteamericanos continúen pisoteando su sagrada tierra y violando a sus dignas mujeres como ocurre hasta ahora, sin que puedan ser enjuiciados, porque el gobierno les ha dado a todos estatus diplomático para ser inmunes a la justicia y no pagar sus crímenes. Es a ese bravo pueblo colombiano, a quien le compete cobrar con creces los atropellos. El pueblo Inca igualmente se ha encrespado y su verdugo tiene los días contados. Mas temprano que tarde Perú y Colombia serán miembros plenos, de corazón y con mucha fuerza de UNASUR, la esperanza del continente.

Los cierto es que el Comandante Hugo Chávez Frías, Evo Morales, Cristina Fernández y Manuel Correa le pusieron pimienta a la reunión y aunque hubo esfuerzos sobrehumanos por parte del gobierno colombiano para justificar las bases gringas en territorio neogranadino, los discursos de los presidentes, todos fueron contundentes, y al paisa se le cayó el teatro que había planeado montar. No pudo evitar que quedaran al descubierto sus planes de Malinche,junto a su aliado del norte, en perjuicio de la región.

Pero la contundencia, la convicción, el compromiso y la voluntad política de los presidentes progresistas del continente sentó un precedente al poner de lado sus pequeñas diferencias y hacer acopio de todas las grandes coincidencias para consolidar la doctrina de defensa regional y fortalecer el Consejo de Defensa de Unasur, que valga decir representa un importante bastión de lucha contra las pretensiones imperiales de recolonización del continente.

Brasil, Venezuela, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Argentina, a través de sus líderes demostraron que la UNASUR, nació para hacer historia y que ningún imperio,por mucho empeño que ponga y por mucho dinero que invierta, no va lograr desestabilizarla y mucho menos quebrantar la indeclinable voluntad de estos pueblos de ser libres para siempre; por lo que podemos afirmar que hubo por su parte una sola postura, un solo discurso para la defensa de una sola causa, la dignidad y la soberanía de Suramérica. Mientras que por parte de Colombia y Perú, hubo dos conductas, dos discursos para una misma vergüenza.

Periodista*

CNP 2414 cd2620@gmail.com cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1345 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: