El imperio se estremece

El fuego continúa haciendo estragos en las entrañas del imperio,la crisis estructural que estalló desde hace años, pero que hizo colapso a finales de 2007 y continúa en pleno desarrollo, ha desestabilizado a buena parte de la sociedad, esas familias que han perdido su casa y que están en campamentos viviendo en carpas o en sus vehículos han visto como el “Sueño americano” se les ha convertido en una pesadilla, con muy pocas esperanzas de despertar, porque luego del medio millón de personas que en lo que va de año ha perdido su empleo, el propio presidente Barack Hussein Obama, dijo este martes que la expectativa es que siga aumentando la caída del empleo.

El hambre que es la madre y caldo de cultivo de las rebeliones sigue haciendo su trabajo, la pobreza aumenta día a día, lo que comenzó como una crisis financiera se ha convertido en una hecatombe estructural que amenaza a todos los cimientos de una sociedad cuyo estilo de vida signado por el consumismo se ha visto seriamente golpeado y ha provocado la natural desazón entre quienes de llevar una vida muelle, sin mayores dificultades, con el respaldo de la tarjeta de crédito, de la noche a la mañana se han visto convertidos poco menos que en parias.

Pero a eso se añaden los efectos de una guerra en Irak y Afganistan, que cada día la pierden las fuerzas invasoras y las muertes de soldados norteamericano aumentan causando dolor y desasosiego en la familia norteamericana, que ya está suficientemente cargada de problemas.

La opción de Barack Obama como dique de contención de la tempestad no ha colmado las expectativas y quienes le apoyaron contando que representaba algo diferente a los Bush, han visto frustradas sus aspiraciones, porque cada día la administración se inclina más hacia la ultra derecha y la política guerrerista continúa en boga, mientras los bolsillos de la gente siguen siendo golpeados con la crisis y el futuro se ve más incierto.

Ante esta disyuntiva,el imperio activa nuevamente sus tentáculos manejados por el Comando Sur para ver como rescata su patio trasero, que pudiera ser su tabla de salvación. Revertir el proceso libertario que desde Venezuela se ha irradiado a todo el continente y llevar a estos pueblos a ser apéndices de sus políticas económicas y potenciar el saqueo y la expoliación en la américa aborigen podría proporcionarles recursos para continuar el despilfarro en contra de la humanidad y paliar su tragedia producto de la irresponsabilidad criminal del sistema capitalista, que todo lo convierte en mercancía,hasta los sueños de los pueblos.

Pero el primer ensayo de esta administración demócrata le ha salido chueco, ya renunció a su cargo uno de los más bocazas del sindicato, Enrique Ortez Colindres, el mismo que le dijo a Obama, que es un negrito ignorante que ni siquiera sabe donde queda Tegucigalpa y que le prendió el ventilador al Pentágono. Entonces era Canciller del gobierno defacto, luego lo pasaron al Ministerio de Gobernación y Justicia, en estos 18 días del golpe de estado, pero ahora renuncia argumentando que así libera al gobierno de presiones internacionales. Las ratas abandonan el barco . La resistencia del pueblo de Honduras que luego de 18 días en las calles del país, se mantiene más firme que nunca y las posibilidades ciertas de que los lacayos que han secuestrado el poder en esa nación centroamericana dejen el pelero, hace más dramática la situación de esta fiera herida que ahora se tornará más agresiva, pero la voluntad y la decisión de ser libres de nuestros pueblos no la doblegará ningún imperio y menos este que lleva la procesión por dentro. El pueblo de Honduras vencerá y será mas temprano de lo que estimamos y ello representará la primera derrota de esta administración demócrata, que nos recordará al camarada Mao Tse Tung, que repetía: El imperialismo norteamericano es un tigre de papel”. Eso se cumple cuando los pueblos se encrespan, porque no hay nada más poderoso que la vergüenza, el orgullo y la decisión de un pueblo y allí está Honduras, con esa carga histórica. Centroamérica no caerá.

La situación no es nada fácil, para el moreno comunicativo y afectuoso,porque resulta que a parte de la situación económica y financiera que heredó de los Bush, tiene que lidiar con la revolución que acabó con su patio trasero,donde solo le quedan Colombia, que no aguanta más, porque el pueblo de Gaitán ha salido del embobamiento que le había montado la narcopolítica y más temprano que tarde se sacudirá a esa mafia enclaustrada en el Palacio de Nariño. El otro bastión es Perú, que tiene vida hasta que haya elecciones, porque al señor Alán García y su gente les pasará como a sus compañeros venezolanos: No volverán.

La guinda que le faltaba al helado la ha puesto el General Stefan Frederick Cook, quien se ha declarado en rebeldía contra el señor Obama. El Comandante de la Reserva del Ejercito quien recibió orden de la Casa Blanca el 9 de junio de movilizarse al servicio activo en la guerra contra Afganistán, ha dicho que no puede obedecer esa orden por cuanto Barack Husein Obama, no es presidente de Estados Unidos, porque no nació en territorio norteamericano y en consecuencia no puede ser Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas . Orlyz Taitz,abogado del militar y quien también ha cuestionado la elección de Obama en otros tribunales, introdujo la semana pasada un alegato de 20 páginas,ante el Tribunal Federal del Distrito Medio de Georgia para que se impida el envío del oficial a la guerra y se le reconozca su status de objetor de conciencia. Barack Obama nació en 1961 en Hawai, dos años después que el archipiélago se había convertido en el estado número 50 de la Unión. La constitución estadounidense establece que para ser presidente del país, hay que ser nacido en territorio norteamericano.

La negativa de ir a la guerra en Estado Unidos para un civil es sumamente grave, recordemos el caso de Casius Clay (Mohamad Alí), quien se negó a ir a combatir al Vietnam, alegando su condición religiosa, pero eso no evitó que fuese a parar a la cárcel, siendo campeón mundial de boxeo del peso pesado. Esperemos que va a pasar con este general. Ya en una oportunidad un cinco estrellas llamó a Clinton marihuanero. Eran otros tiempos.

Lo cierto de todo es que para el imperio las cosas se ponen cada día color de hormiga y la putrefacción de sus entrañas se acelera. El mantenerse erguido ese gigantesco edificio es un milagro, pero no hay que olvidar a Lenin quien sentenció: mientras más grande el edificio mayor es la caída. El imperio se estremece, de eso no hay duda.

Periodista *


@gmail.com. cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1924 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: