“Pa la leche que da la vaca que se la tome el ternero”

El nombre que tomamos para este artículo, pertenece al refranero popular venezolano y también cubano y es que justamente ahora recordamos la composición del inolvidable camarada Carlos Puebla, que cuando expulsaron a Cuba de la Organización de Estados Americanos, lo oíamos a través de Radio Habana Cuba,con su canción “Pa' la leche que da la vaca que se la tome el ternero”entonces éramos chamos y siempre estábamos pendientes de los discursos del Comandante Fidel, del Ché Guevara y de esa canción mensaje de Carlos Puebla, íconos de aquella juventud “cabezas calientes”, como nos etiquetó el tirano de Guatire. Las llaneras, para mandar a alguien para allá mismo, cuando lo que hace es causar molestias le dicen igualito: “Camarita, pa' la leche que da su vaca que se la mame el becerro”. Eso justamente lo aplicó el Cantor de la Revolucion, cuando a la hermana y heroica Isla, la echaron de ese “Ministerio de Colonias de Estados Unidos”, que ya está bueno de darle vida artificial a esa entelequia, a la cual con sobrada razón la dignidad del pueblo cubano no le permite regresar a pesar de la victoria lograda por los descolonizados y dignos pueblos de América y del Caribe,que se sacudieron la oprobiosa bota imperial y reivindicaron a la revolucionaria Cuba, madre de la solidaridad y del internacionalismo continental,que junto a Venezuela inició el movimiento del Alba, de Petrocaribe y la lucha por la unidad de los pueblos de Suramérica y el Caribe, que hoy es una realidad. Cuba, agradeció y aplaudió por esa patada por el fundillo,que le dieron al pentágono y sus secuaces los pueblos libres del continente, al punto que la señora Clintón, se tuvo que guardar la alocución que trajo preparada para dirigirla a quienes pensó que seguirían siendo sus súbditos, y salir con el rabo entre las piernas,con sus azulitos ojos relampagueando de rabia, pero de allí a regresar a la OEA hay un trecho largo.

Precisamente quisimos escribir sobre este tema, porque cuando vemos la capacidad de convocatoria de Petrocaribe, la voluntad, la claridad ideológica de los gobiernos que la integran y el triunfo que significó esta VI Cumbre, donde se abren nuevos horizontes y con una fortaleza de acero,necesariamente nos viene a la mente la pregunta ¿Para que sirve la OEA? ¿Para seguir manteniendo burócratas y mujiquitas al servicio del pentágono? ¿Necesitamos que el país más terrorista del mundo y más violador de los derechos humanos, nos siga tutelando y dándonos lecciones de “Democracia”, con nuestro aval? ¿No será esto una inmoralidad de nuestra parte seguir cohonestando ese ministerio de colonias de Estados Unidos?. Llegó la hora de poner al trote a Unasur,o como quieran llamarle, pero que sea una organización de pueblos libres y con moral, para reclamar respeto a los derechos humanos, a la autodeterminación de los pueblos, a los principios fundamentales de la democracia, donde demos el ejemplo al mundo. Que podamos tener nuestras propias comisiones de evaluación y defensa de los derechos humanos, de las libertades de expresión, prensa y pensamiento, pero que estén integradas por ciudadanos dignos con robustos principios y no como los actuales “Francoescribidores” tarifados, que arman los “informes” según el fajo de billetes verdes,que su amo, el imperio norteño les meta por el buche. Sino, ¿Como se explica los ataques contra Venezuela, Bolívia, Ecuador Brasil y demás países, que luchan por la unidad y la libertad de nuestro continente? El silencio cómplice durante la agresión de Estados Unidos y Gran Bretaña,contra Argentina en la llamada Guerra de las Malvinas,es una deuda con nosotros. ¿Donde quedó el TIAR? ¿Cuando Estados Unidos acabó con media Panamá, para lograr el arresto del General Manuel Antonio Noriega, un agente de la CIA,alzado contra sus superiores, donde estaba la diligente Comisión de los Derechos Humanos de la OEA,que tanto vigila a Cuba, Venezuela, Bolivia, Perú y Nicaragua? ¿Que pasó con la OEA, durante los días 11, 12 y 13 de abril de 2002, cuando las hordas fascistas de AD, COPEI, Fedecámaras y otras organizaciones criminales, comandadas por la CIA,masacraron al pueblo venezolano e intentaron fusilar al Presidente Hugo Rafael Chávez Frías,legítimamente electo por el pueblo? ¿Que ha hecho la OEA, frente a la matanza de aborígenes en la amazonia peruana, ordenada por el genocida y terrorista Alan García, que cínicamente justifica la masacre argumentando que los nativos no son ciudadanos de primera? Creemos que esas interrogantes necesitan respuesta y solo hay una, enterrar a la OEA.

Debemos crear ya una organización de pueblos libres,sin la indignante presencia de las mafias que mantienen vendado y engañado al noble pueblo norteamericano,en cuyo nombre cometen las más viles atrocidades y masacran naciones enteras, con el único propósito de asegurar la defensa de sus intereses económicos. La OEA, hay que dejársela a los carroñeros que se la merecen, aquellos que votaron con disimulada verguenza ante su amo, porque no les quedaba de otra,frete a la mayoría abrumadora a favor de la reivindicación de Cuba. Hay que aislar de nuestro noble lar, a los creadores de la Gripe porcina y decirle a la OEA, “Pa' la leche que da la vaca que se la mame el becerro”.

Periodista*

CNP 2414

cd2620@gmail.com

cadiz2021@yahoo.es.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12734 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: