Movilización contra la Oligarquía Financiera internacional y su Gran Estafa

“...Hagamos la historia y dejemos que otros la escriban en un mundo mejor...”

Alí Primera

En el cenit de su hegemonía y a la salida de la Segunda Guerra Mundial, el imperio Norte Americano de Los estados Unidos ha llegado al proceso de su destrucción y extenuado por la guerra. La economía de Estados Unidos de Norte América (EE.UU.) ha dado cuenta de casi el 50% del Producto Bruto Mundial, siendo a su vez abrumadoramente más avanzada y eficiente. Esto le otorgó un enorme poder de atracción que fue la base, junto a la necesidad de nuevas fuentes de valorización para el capital norteamericano, la extensión del americanismo. Desde los 70 hasta hoy, la realidad insoslayable es la división del mundo en bloques, determinado por los recursos necesarios (materia Prima) para la producción. Condición que le generó un poder económico más o menos equivalente, más allá de las alteraciones parciales en la relación de fuerzas con respecto a Rusia, China, Alemania, Japón, etc. a lo largo de estas últimas décadas, en imponerse como poder hegemónico en el mundo actual.

La desaparición de la URSS marcó la victoria completa de los EE.UU. en la Guerra Fría. Pero el nudo que ligaba los objetivos básicos de la estrategia global de EE.UU se volvió más laxo. La lógica con el que el imperialismo por medio de EE.UU. integró sus metas en un sólo sistema hegemónico, el Neoliberalismo, impuso la primacía del estado Neoconservador dejando como requisito automático la seguridad del orden mundial establecido de facto.

El campo de las rivalidades intercapitalistas, no ya solamente al nivel de las empresas sino de estados, volvió a resurgir, mientras, en teoría, los regímenes europeos de Asia oriental podrían ahora contemplar grados de independencia inconcebibles durante la época del peligro totalitario. Había otro aspecto todavía para este cambio. Si la estructura consensual del dominio EE.UU. ahora carece de las mismas vigas externas, su superioridad coercitiva, de un solo golpe, se reforzó abrupta y masivamente. Porque con la desaparición de la URSS, ya no había ninguna fuerza compensatoria en la tierra capaz de resistir el poderío del ejército EE.UU. Estos cambios interrelacionados se ligaron para alterar el papel de los Estados Unidos en el mundo.

De la crisis bancaria y financiera abrupta, debido al efecto burbuja en el sistema financiero mundial, se produce la crisis monetaria para devaluar el dólar que por demás es un esquema que venían gestado desde 1991 con la guerra iniciada en Irak.

Esta devaluación se ha transformado en la razón principal para el aumento extraordinario que registran los precios de las materias primas, con el consiguiente incremento de precios de productos en la mayor parte de los países del mundo. Para contrarrestar esta tendencia se revalúan las principales monedas, aumentando las deudas internas en dólares, desvalorizando las reservas y créditos internacionales en moneda norteamericana. Sin embargo, el oportuno derrumbe de la especulación, al ser insostenible por el poder financiero de EE.UU., en el mercado de materias primas, se produce un colapso en el sistema monetario internacional. Las naciones de Europa Oriental, incluyendo al propio EE.UU. con déficit en su balanza de pago y una enorme deuda externa de corto plazo, podrían convertirse en los disparadores del colapso monetario.

Venimos de una América Latina oprimida por el imperio Norteamericano, sufriendo de fuertes atropellos, genocidios y saqueos de sus materias primas.

Ahora los pueblos oprimidos del mundo han despertado en la búsqueda de su verdadera independencia. Elevando a la discusión, quien como Antonio Gramssi había creado la nueva categoría de la hegemonía, los pueblos del mundo identificando las nuevas formas de dominio, y que en este momento, la paz se convertía en la segunda potencia mundial, como contrapartida a la política de la violencia que se ha generado por la globalización que dio paso a las guerras de baja intensidad y el terrorismo, dan grandes pasos a un Mundo Multipolar que es una necesidad, porque el unipolar produce mucho daño, por eso la integración regional de mutua colaboración surge como una nueva propuesta para la defensa democrática y la vida de los pueblos del mundo.

En contra la infamia de esta oligarquía financiera:

* Que reunidos en su Cumbre de pequeño cuadro para estabilizar el sistema que les ha permitido absorber lo esencial de los pueblos del mundo y lograr con ello preserva sus características esenciales como elite excluyente de una alta porción de los pueblos por más de dos (2) siglos. Sistema creado para concentrar la riqueza y control económico del mundo en pocas manos, el abuso sin mitigar e irresponsables de los recursos de la tierra, la explotación indiscriminada de los obreros y trabajadores, empobreciendo a la humanidad de manera continuo y cada vez más profundo de la mayoría. y
* “Las reformas que proponen para rescatar y otorgan mayor poder y legitimidad a instituciones como el FMI y el BM que tienen toda la responsabilidad de esta crisis financiera, así también, las crisis de clima, de alimentación y de energía. Y una vez más son los pueblos a quienes se va a hacer pagar la cuenta.

Nos sumamos al Llamado Global y a movilizarnos contra los Capitalistas y su Gran Estafa Mundial para el 15 de Noviembre.

pcvchacao@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3933 veces.



Oscar Flores

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas