Barak Obama: "La esperanza frustrada de un futuro incierto o cambios profundos en norteamérica"

Tratemos de ubicar el personaje, Barack Hussein Obama Jr. Primeramente, nació en Honolulu, 4 de agosto de 1961; es decir, no vio la luz en el continente americano sino en el Pacífico asiático. Vivió en Indonesia donde el 80% de la población profesa la religión islámica. Tanto su padre, originario de Kenia y su padrastro natural de Indonesia, ambos, son considerados creyentes islámicos; mientras que su madre se la consideraba atea.

A Barack Obama no se le podría considerar como un “afro-americano” del “deep south” (sur profundo), es decir, no es descendientes de esclavos. Tampoco es un afroamericano puro ya que su señora madre era blanca de Wichita, Kansas, estado del Medio Oeste (Midwest), región del “conservadurismo blanco” más tradicional norteamericano. Barack Obama siempre ha estado rodeado e influido por las mujeres de su familia lo que se evidenció durante momentos de su campaña y en su discurso de aceptación de su triunfo electoral sobre el republicano, conservador y admirador de George W. Bush, senador John MacCain.

Barack Obama estudió en dos prestigiosas universidades: Columbia y en Harvard School of Law. Ejerció como profesor y senador, puesto que detentará hasta que asuma como Presidente de los Estados Unidos de América. Estuvo en campaña por dos años continuos y se le considera el más liberal de los senadores demócratas del actual Senado norteamericano. Su discurso, considerado populista, provocó comentarios del sector republicano acusándolo de socialista, comunista, musulmán y negro. Es evidente que ese importante sector de la sociedad norteamericana que ejerció su derecho a elegir por MacCain (46,3%), se la debe considerar de “derechas”. Es tan radical la posición política de este sector de derechas que la cadena FOX ya comenzó a desarrollar una matriz de opinión que va desde decir, sin tapujos, que los “principios en los que hemos creído, con la elección de Obama, han desaparecido” (O`Reilley) hasta promover, sin ninguna consideración hacia la persona de John MacCain y lo que representa tanto dentro del partido Republicano como del sector del “centroderecha” del país norteamericano, la figura de la gobernadora Sarah Palin considerada como defensora de los “ideales tradicionales católicos y protestantes” de la Nación, es decir, “derecha radical”.

¿Cómo se podría conocer y analizar el pensamiento político del 44 Presidente de los Estados Unidos de América? Deseamos aclarar que su pensamiento político y el de su señora esposa, Michelle Robinson LaVaughn Obama, abogada, afroamericana del “sur profundo”, podría influir en sus decisiones ejecutivas pero las realidades de la “Oval Office”, en última instancia, tendrán un peso específico en el momento de ejercer el poder de la potencia en crisis: moral, política y económica (en ese orden).

Por otro lado, también para aclarar, su Vicepresidente electo, senador Joseph Biden, católico, pro-aborto, va a misa todos los domingos, comulga (a pesar de ciertas prohibiciones) y mantiene un rosario, permanentemente, en su bolsillo, es un político experto en asuntos exteriores, es un político del sistema, demócrata, pero del sistema. Quizás, y ahora especulamos, Barack Obama se dedicará a los “asuntos internos”, graves y con anhelos de regresar a las tesis del “primus inter pares”, y Joe Biden será quien tratará de guiar la política exterior sobre las ideas y propuestas expuestas por el partido demócrata desde la elección de Nancy Pelosi como Speaker. Si la “división del trabajo” se presenta como proponemos, es evidente que la “algarabía” por la elección de Barack Obama en el escenario internacional tenderá a “cool down”.

Hemos decidido escoger su discurso de aceptación de triunfo ofrecido en la madrugada del miércoles 05 de noviembre, próximo pasado, en el Grand Park de Chicago, ante 200 mil asistentes. En su discurso, Barack Obama, “blow up” el carácter WASP (blanco, anglosajón y protestante) de la Historia de los Estados Unidos de América; o para decirlo en las propias palabras del emocionado Collin Powell: “… pretty moment…” (“…hermoso y emocionante momento…”); evidentemente, refiriéndose a las “luchas por la igualdad” que han caracterizado a la sociedad norteamericana. Obama expresó esa emoción propia y de toda la comunidad afroamericana con las siguientes palabras: “…If there is anyone out there who still doubts that America is a place where all things are posible…” ( “…si aun alguien duda que en [los Estados Unidos de] América cualquier cosa puede pasar [he aquí un ejemplo con mi elección]…”)

Una frase que lo compromete con el electorado que lo eligió: “…I will never forget who this victory truly belongs to – it belongs to you [los votantes]...” (“…nunca olvidaré que esta victoria a quien verdaderamente pertenece es a ustedes…”) ¿Populismo o conciencia política? Esta es una interrogante que tendrá su respuesta en el desarrollo de su gestión como Presidente de los EEUU de América; pero Obama sabía que estaba cambiando la Historia de los Estados Unidos de América cuando pronunció la frase y que ello lo comprometía, seriamente, con sus seguidores (la sociedad norteamericana está cansada de las mentiras de Bush y su equipo de Gobierno). Pero ¿no son la mayoría de sus seguidores pertenecientes al sector negro, latino, mujeres y juventud de la actual población urbana norteamericana? ¿Sabrá Obama que el conjunto de esa sociedad norteamericana que lo votó tiene tres características importantes: la negra humillada y perseguida por los siglos de la Historia del Imperio; las mujeres que, quizás por aquello de ser el “ser vivo” que mantiene la especie y la supervivencia, se decantó, inteligente, con cultura e intuitivamente, por quien representaba el futuro salvador y la salida de las crisis reales y objetivas que se están desarrollando a lo interno de toda la sociedad norteamericana; y, por último, la juventud que, tanto en los EEUU como en el resto del globo terráqueo, aspiran a un mundo real, solidario, libre y democrático?

Pero Obama reafirmando su decisión de ni mentir ni engañar a la sociedad norteamericana les dijo que “…I know you didn't do this just to win an election and I know you didn't do it for me. You did it because you understand the enormity of the task that lies ahead...” (“...yo se que ustedes no votaron para ganar una elección, y sé que no lo hicieron por mí. Ustedes votaron porque entienden el enorme trabajo que se encuentran en nuestro futuro camino [para salir de la actual crisis]…”). No quiso decir que evade la tremenda responsabilidad que significa la decisión del electorado norteamericano de elegir a un afro-descendiente y demócrata sino que la responsabilidad de “salir de la crisis” debe ser un trabajo compartido y un sacrificio tanto del Gobierno como de toda la sociedad en su conjunto; es decir, promueve, con sus palabras, tanto la responsabilidad como la solidaridad en ambos sentidos: Gobierno-sociedad: “…So let us summon a new spirit of patriotism; of service and responsibility where each of us resolves to pitch in and work harder and look after not only ourselves, but each other. Let u....” (“... decidamos despertar un nuevo espíritu del patriotismo; de servicio y responsabilidad cuando cada uno de nosotros decidamos colaborar y trabajar no solo para nuestro propio beneficio sino por el de los demás…”)

Permítasenos resaltar la frase “…un nuevo espíritu del patriotismo…”. ¿A qué se refiere Obama cuando hace un llamado a “un nuevo” espíritu del patriotismo? ¿Por qué, en el texto en inglés, separa esta frase de otras dos propuestas como son: “servicio” y “responsabilidad”, ambas de tanta importancia ideológica para la sociedad norteamericana como el “patriotismo”? ¿Ese “nuevo espíritu patriota” tiene implicaciones ideológicas diferentes a las tradicionales-históricas norteamericanas de los WASP? Lo conoceremos cuando el Gobierno de Barack Obama vaya desarrollando sus objetivos político-ideológicos. Para que no quede duda a que se refiere, indirectamente Obama, remata con: “…Let us resist the temptation to fall back on the same partisanship and pettiness and immaturity that has poisoned our politics for so long....” (“...Debemos resistir la tentación de caer, de nuevo, en la misma partidocracia y mezquindad e inmadurez que ha envenenado nuestro [sistema] político por largo tiempo…”)

¿Es Barack Obama el líder actual de la política norteamericana que buscara rescatar a los EEUU de América de la profunda crisis en la que está asumido y que ha arrastrado al resto de las economías mundiales? Barack Obama lo expone en una sola frase: ”… a new dawn of American leadership is at hand...” (“...un nuevo amanecer del liderazgo Americano está cercano...”). Es decir, Obama propone dos nuevas realidades: un nuevo patriotismo y un nuevo amanecer. Es decir, “…recuperemosno, internamente, y volvamos a ser la Primera Potencia Mundial…” ¿con un mundo multipolar o caerá Barack Obama en tratar de imponer la unipolaridad; o mejor dicho, tratará el Poder (Mûller Rojas dixit) querer volver a controlar el destino de la Humanidad? ¡Tiempos difíciles, nos esperan! Bien dice una alumna que los EEUU de América buscarán consolidar su nacionalismo para, posteriormente, imponerse a “trocha y moche” en el resto de la Sociedad de Naciones. ¡Duras palabras, peligrosas ideas!

En el mismo orden de ideas, Barack se atreve a proponer una idea que está haciendo pensar a la Casa Blanca: “…America can change. Our union can be perfected…” (“…[Norte]América puede cambiar. Nuestra unión puede ser perfeccionada…”) ¿Barack Obama tiene formas lingüísticas de expresar sus “escondidas” ideas? Es lógico que la primera potencia mundial, en crisis, se vea en la necesidad de repensar las profundas razones estructurales que han puesto en crisis su propio poder. A diferencia de Europa, ·la vieja”, los Estados Unidos de América tiene la capacidad de renovarse continuamente gracias a esa migración tan perseguida ahora en el Gobierno de George W. Bush. Gracias a esa continua dinámica en perfectibilidad es que se encuadraría la frase-propuesta de Barack Obama cuando dice que “…nuestra unión puede ser perfeccionada…”.

Pero esas palabras fueron respondidas por George W. Bush cuando señaló: “…Mientras el mundo nos observaba, demostraron la vitalidad de la democracia de Estados Unidos y los logros que hemos alcanzado hacia una unión más perfecta...” Frente a la propuesta de Obama de “…nuestra unión puede ser perfeccionada…”, Bush le respondió con “los logros que hemos alcanzado hacia una unión más perfecta…” Interesante contrapunteo del Presidente saliente y del Presidente entrante; del republicano neoconservador y del demócrata-liberal; de las políticas neolberales de Bush y de las políticas socialdemócratas del “estado de bienestar social”. ¡Cosas veredes, Sancho!

El racismo de los WAPS se evidencia en el subconsciente del discurso de Bush: “…Muchos de nuestros ciudadanos pensaron que nunca verían este día. Este momento entraña particular emoción para una generación de estadounidenses que presenciaron con sus propios ojos la lucha por los derechos civiles y que, cuatro décadas más tarde, ven que el sueño se hace realidad…” No es, solamente, una lucha por los Derechos Humanos, aun violentados cuando se persiguen a los migrantes, particularmente, los latinos, y se tratan con violencia a los afroamericanos y los pueblos originarios norteamericano. No es una lucha que comenzó hace 40 años ni una aspiración de ayer; ello se evidenció, por ejemplo, con el orgullo que dos representantes neocons, como son Condoleezza Rice y Colin Powell, con sus orgullosas frases de afroamericanos.

Pero Bush no es “escaparate de nadie”, como decimos en buen criollo del pueblo profundo, cuando le precisa a Barack Obama que:”… Se inicia un periodo de cambios en Washington, pero hay ciertas cosas que no cambiarán…” O sea, Bush le dictó la cartilla a Obama o ¿lo trató? Veremos cómo le responde el afro-descendiente a los neocons y al Poder.

En ese mismo orden de ideas, Bush reconfirmó su política anti-terrorista, rechazada en encuesta, en “boca de urna”, con, solamente, un 9% de aceptación: “…El gobierno de Estados Unidos permanecerá alerta para cumplir con su más importante responsabilidad: proteger al pueblo estadounidense. Y el mundo puede tener la certeza de que nuestro próximo Comandante en Jefe asumirá este inquebrantable compromiso…” Definitivamente, es de muy mal gusto imponer nuestras propias ideas en los demás; ello es, en última instancia, alienar al contrario.

delpozo14@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2955 veces.



Miguel Ángel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a66768.htmlCd0NV CAC = Y co = US