Las águilas negras rondan PDVSA

Como país productor de petróleo, Venezuela es uno de los más importantes del mundo, debido a su enorme experiencia con este tan ávido “oro negro”, desde su descubrimiento en otras naciones, ya se tenia en conocimiento de su rudimentaria utilidad como hace centenares de años. Los mesopotámicos, lo untaban entre los ladrillos para darle consistencia a las paredes; los egipcios lo empleaban para preparar a sus momias; en China y en la antigua Roma lo aprovechaban para alumbrar, éste último le dió el nombre de “Petraoleus” (aceite de las rocas), “petra” significa roca, “oleus” es aceite en latín, claro está, que fue en el siglo XIX cuando se descubre su verdadero valor y sus variados usos como producto de revolución industrial. Venezuela ya conocía de este pastoso liquido, ya que nuestros aborígenes le daban un uso como impermeabilizante para sus canos, y también para alumbrar, estos le tenían como nombre “Mene”. En 1799 Alejandro Humbolt, encontró un manantial de petróleo en la Península de Araya, y en 1839 José Maria Vargas, encomienda una investigación para tal original producto. El primer pozo que se explotó en forma industrial en el mundo fue en 1859 en Pensilvana, EE.UU. y su latifundista fue Edwin I Drake; en 1875 es cuando Venezuela emprende su explotación, por circunstancia de un terremoto comienza a emanar de la superficie este espeso óleo negro en grandes cantidades, en la hacienda “la Alquitrana” Estado Táchira, propiedad del Señor Manuel Antonio Pulido, éste forma la primera compañía petrolera de Venezuela, llamada “Petrolera del Táchira”. En 1922 se inicia la gran escalada a la explotación del petróleo en Venezuela, y comienza la historia del gas natural. en 1960 se funda la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP), ese mismo año se crea la compañía Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA) una empresa del Estado Venezolano. Queridos lectores analíticos, examinar minuciosamente en las mas profundas complejidades económicas de esta empresa durante los gobiernos de la Cuarta República, es sin duda alguna conseguirse con los desfalcos mas feroces en las historias de las administraciones publicas en todas las naciones; durante la PDVSA-antigua no hubo proyecto alguno que fuese llevado a la beneficencia colectiva, sus recursos no fueron distribuidos para lograr una política social donde la salubridad, la educación, y el hábitat fuesen objeto de atención directa al pueblo, porque sus arcas las usurpaban los grupos elitescos que se conformaban como pequeñas sanguijuelas, aquellas famosas divisiones para descalificar y sectorizar sobre la “NOMINA MAYOR y nomina menor”, las conocidas colitas en los aviones de PDVSA-antigua, el caso del “sultán” estafador donde se perdieron decenas de millones de dólares, la sombría apertura petrolera, los negocios oscuros que mantuvieron con empresas proveedoras de equipos y luego no garantizaban ningún repuesto, los ridículos y exiguos porcentajes que pagaban las empresas trasnacionales por las regalías, las complicidades internas de muchos altos ex-funcionarios en mantener escondida las reservas petrolíferas, tildándolas como faja bituminosa, los código de seguridad internos para el manejo de la industria petrolera operada por empresas estadounidenses, los negocios turbios dentro de los comisariatos, las comisiones ilícitas en las exportaciones de combustibles (hasta una película venezolana salio de ello), las compras de refinerías en quiebras, la carrera hacia la privatización de PDVSA; cosas así existían en ese “Estado” llamado PDVSA, porque hasta el café que se tomaba en las oficinas era importado; muchos ultrajes a desmanes se cometieron, y lo insólito de todo esto, es la capacidad que tienen algunos sesudos en desconocer la nueva PDVSA, las bondades y los logros empiezan ha sentirse y palparse de manera ascendente con la nueva distribución de recursos de esta soberana compañía petrolera. Ahora esas compañías trasnacionales ya no tienen la potestad arbitraria donde sustraían el dinero del pueblo, para llevárselo al norte, estas trasnacionales impúdicas y generadoras de pobrezas que ahora pretenden demandar en tribunales corrompidos y manipulados a la compañía PDVSA; habrá que realizar un estudio y no profundo a Exxon-Mobil, para visualizar la moral de ésta empresa en sus operaciones en cada nación, sobre todo en África, donde han concebido miseria, empresa que auspicia golpe de estado, y que ha sido corruptela de gobiernos; la CIA ha planificado todo este aparataje de mentiras y acusaciones falsas, donde se busca una guerra económica contra Venezuela. Lo increíble de esto, es el silencio que mantiene la oposición ante este nuevo flagelo emprendido por las Águilas Negras del norte, creedores dueños del mundo, como si estuviesen apoyando al imperio asesino del norte, y dándole la espalda a la Patria. Estimada oposición, como venezolano que soy, los invito a defender nuestra Patria, por muchas indiferencias que tengamos, no podemos hacernos de esto como espectáculo siego, porque por mucha discrepancia que haya, en cualquier país del mundo, incluso el mismo imperio se adhiere a su nación para ser defendida rodilla en tierra de cualquier invasión o injuria posible. Así que la verdad está allí, sin manto, para conformanos en una sola columna y decir: ANA KARINA ROTE AUNICON PAPAROTO MANTORO ITOTO MANTO! que en castellano es: ¡NOSOTROS SOMOS GENTE, AQUÍ NO HAY COBARDES NI NADIE SE RINDE Y ESTA TIERRA ES NUESTRA!..


(*)Estudiante de Estudios Jurídicos de la UBV

carlosg2021@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6828 veces.



Carlos Gutiérrez(*)


Visite el perfil de Carlos Gutiérrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a50907.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO