Pretenden ponernos de rodillas, entonces pongámonos rodilla en tierra para mejorar el tino, es decir la puntería

Ahora, ante la incapacidad de derrotar a Chávez a través de una confrontación electoral justa, pretenden derrocarlo a través de los planes de desestabilización orquestados para causar desabastecimiento e inseguridad, simulando supuestamente una cubanizacion de nuestro país, dándole a este término una connotación altamente negativa e injusta. ¿Por qué no se plantea la cubanización desde los logros en educación, deporte, salud, cultura entre otros, que ha obtenido la Revolución Cubana?

Ahora atacan las gigantescas transnacionales petroleras con sus amenazas de congelación de los recursos del país en bancos extranjeros, especialmente en los países del mal denominado primer mundo o mundo desarrollado. Este ataque esta orientado a estrangular la economía del país y crear la sensación, a través de las empresas privadas de desinformación que son utilizados por el imperio y por las grandes cadenas televisoras transnacionales, de escasez de alimentos y otros insumos vitales.

La Exxon móvil, que es junto con otras grandes transnacionales la verdadera dueña de la política norteamericana, busca sanciones económicas contra nuestro país, porque ese es el modus operandi de la ultraderecha económica mundial parta apoderarse de los recursos de nuestros pueblos.

Matar a los pueblos de hambre y sabotear la llegada de medicamentos, tecnologías y otros rubros, a aquellos países que en defensa de su soberanía emprenden la defensa de sus recursos naturales, es una campaña terrorista y genocida. Lo triste es que muchas veces consigue apoyo en importantes sectores políticos, sociales, intelectuales y económicos en nuestros países

Para el imperio siempre será un peligro la posibilidad de unión más allá de lo retórico de nuestros países latinoamericanos. Las inmensas reservas de petróleo de nuestro país ponen en estado de alerta a las grandes potencias bélicas. Ellas están tras el potencial energético de nuestros países, ante el eminente agotamiento de las reservas petroleras en el mundo industrializado Venezuela por sus inmensas reservas petroleras y gasificas, es el objetivo de las perversas ambiciones de las grandes petroleras norteamericanas.

Ya es una realidad la crisis del imperialismo, frente a esa crisis las transnacionales prevén aprovechar la crisis imperial, para que esto les permita apoderarse militarmente de las grandes reservas energéticas del mundo. Buscan superar esa crisis imperial teniendo el poder de imponer a través de la guerra, otro nuevo orden político imperial, basado en una nueva colonización política, cultural, militar y económica. Este nuevo imperialismo se impondrá a través del hambre, la guerra y de la miseria de los pueblos.

Un gobierno como el venezolano, una ideología como la bolivariana, son de por si una grave amenaza para los planes del imperio. Agreguémosle a esto las inmensas riquezas energéticas que hay bajo el subsuelo de nuestro territorio. Sin duda que estos son tres ingredientes que al imperialismo no le simpatiza que estén en manos de nuestros pueblos soberanos.

La anunciada y evidente Crisis final del imperio será la oportunidad de los pueblos del mundo para imponer un verdadero orden político, económico y multicultural basado en el derecho y en la justicia, que la naturaleza y nuestro mundo han esperado. Ya nuestro planeta no aguanta más diez años de imperio, el calentamiento global lo demuestra muy veraz y trágicamente, la naturaleza clama por justicia.

El imperio no quiere que nuestros pueblos hablen de solidaridad, ni de hermandad, ni de independencia, porque su nuevo modelo apunta a un nuevo coloniaje mundial. Ya han comenzado con un coloniaje cultural e intelectual al conducir a nuestras sociedades latinoamericanas a un consumismo de tercer orden que nos obliga a comprar y consumir lo que en las sociedades mal llamadas desarrolladas rechazan o no les es útil.

Ya tienen sus cabezas de playas en los grandes sectores de la oligarquía criolla, esto puede evidenciarse en las continuas y recurrentes campañas de desestabilización que han emprendido a través del acaparamiento de alimentos, medicinas y otros insumos de primera necesidades. Campañas que por demás esta decir, son genocidas y terroristas.

Frente a estas campañas infames solo queda la organización popular, la vigilancia preventiva de los Consejos Comunales y la organización de Mesas Técnicas de alimentación y Consumo, en las cuales padres y madres de familia se organicen para vigilar a los supermercados, comerciales y tiendas, no escondan los alimentos y que aquellos rubros de primera necesidad lleguen al pueblo y no sean escondidos y exportados por los caminos verdes. Además se hace necesario la vigilancia y defensa de nuestras industrias, especialmente de PDVSA y puertos y aeropuertos.

Ahora el ataque es contra las reservas y los recursos que el pueblo venezolano todavía mantiene en bancos del mal llamado primer mundo. Es como recordar aquel pensamiento popular que decían nuestras abuelas y nuestros abuelos, para alertarnos acerca de nuestra torpeza y de la viveza de algunos: "Zamuro cuidando carne y pájaro cuidando alpiste".

La Exxon móvil comienza a presionar a sus lacayos en el gobierno norteamericano y a gobiernos en otros países "desarrollados" y latinoamericanos para que se puedan complotar contra Venezuela, para intentar ponernos de rodillas. Es importante hacer saber al imperio que solo doblaremos una sola rodilla y es para atinar el tiro, para mejorar la puntería.

¡Hagamos respetar a Venezuela!

obedvizcaino@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2235 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor