Aceptar una partida dominó en la US Embassy, no deja de ser sospechoso

A estas alturas de la historia de la humanidad, se necesita ser muy estúpido para no saber cuál es y cuál ha sido la conducta de todos los gobiernos de los Estados Unidos desde sus comienzos cuando se independizaron de Inglaterra. Ya venían con la espina imperialista.

Entonces pretender que alguna institución de ese gobierno no tenga tras de sí un interés específico que por supuesto nunca será colaborar en el desrrollo y bienestar de otros pueblos y mucho menos un país tercermundista, porque si una cosa a ellos no les interesa para nada, es el destino de estos paises. Incluso, hay algo que es evidente en muchos ciudadanos estadounidenses, que cuestionan la política de su gobierno, violadora de soberanías y que agrede a otros países con el consabido cuento de la lucha contra el terrorismo y es característico, usted escucha a estas personas y realmente lo que más le preocupa a ellos, como en el caso de Irak, son sus soldados que mueren a diario en esa región, pero muy poco hablan de los miles de niños, mujeres y ancianos irakíes que mueren también a diario y todo el infierno que está viviendo esa gente donde sembraron el caos y practicamente los han destruido, tampoco hablan de invasión, hablan de guerra, aunque entendemos que ello, de alguna manera es consecuencia directa de la misma deformación mediática y de la cuál han sido objeto los ciudadanos de ese país.

Entonces, pretender que la embajada de Estados Unidos se de a la tarea de estar captando gente en nuestro país con fines altruistas es más que una ridiculez, una estupidez y quién se deje captar sabe muy bien donde se está metiendo y que es lo que busca. No se puede defender lo indefendible y cualquier connacional que se preste para las argucias del gobierno norteamericano, no se puede definir de otra manera que no sea "vendepatria", así de sencillo. Por eso a veces a uno le extraña, que personas que se definen revolucionarios, asuman una posición de discreción y hasta les parece exagerado que se interpelen unos periodistas en la Asamblea Nacional, cuando muchos de ellos han tenido una posición relevante en la permanente conspiración contra el gobierno de su propio país.

Estamos en época de definiciones y quién esté aceptando becas o convenios del gobierno norteamericano dizque para aprender sobre los avances de sus sistemas de comunicaciones, avances para conspirar y derrocar a su propio gobierno en procura de objetivos de ese gobierno y en procura de objetivos personales. Así que, no piensen como diría aquel gobernador, que somos pendejos ni que nos estamos chupando el dedo. El simple hecho de aceptar una simple invitación a la embajada de los Estados Unidos a jugar dominó, ya es sospechoso. Es igualito lo que hicieron los obispos en la despedida de Brownfield, andan con el diablo echándose palos y pretenden ser unos angelitos de Dios. Eso es lo que llamo ser cínico y tener más bolas que un Bingo. No sería de extrañar que en la Conferencia Episcopal tengan un retrato grande de Hitler. En mi caso, creo que pasar por el frente de esa embajada ya es comprometedor.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3815 veces.



Arnó Martinez


Visite el perfil de Arnó Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: