Chávez, Rusia, Irán y Estados Unidos de América

El reciente viaje del Presidente Chávez a Rusia, Bielorrusia e Irán ha sido extensamente expuesto por el propio Chávez y notas de prensa por VTV. Pero queda un análisis obligado por hacer, el cual es: “La realidad geopolítica del petróleo para el siglo XXI”.

Comentábamos en el programa radial de Ernesto Villegas que habían, en la actualidad, tres (3) grandes bolsones de reservas de petróleo, probadas y probables, en el mundo: el Golfo Pérsico, el Mar Caspio que incluye a Rusia, Kashakastán, entre otros países del área y Venezuela.

En el Golfo Pérsico se viene desarrollando un escenario particularmente volátil. La invasión a Iraq por parte de los Estados Unidos de América y sus aliados, ha traído una inestabilidad en la zona que pareciera se pueda profundizar, militarmente, en un futuro cercano. El periódico inglés The Guadian en su página web del 16 de junio del 2007, incluye una noticia relacionada con este escenario: “Cheney pushes Bush to act on Iran.” (Cheney le propugna a Bush actuar en contra de Irán). En el marco de esa propuesta compulsiva, se está “sirviendo la mesa para los comensales”: “Almost half of the US's 277 warships are stationed close to Iran, including two aircraft carrier groups. The aircraft carrier USS Enterprise left Virginia last week for the Gulf.” (Casi la mitad de los buques de Guerra de la 277 están ubicados cerca de Irán, incluyendo dos portaviones y su flota. (Además) el portaviones USS Enterprise salió de Virginia la semana pasada rumbo al Golfo (Pérsico).

Rusia actualmente le sirve gas a Europa. Está construyendo un oleoducto y un gasoducto hasta, prácticamente, el golfo de Bohai cuyas aguas bañan la provincia de Shandong, para transportar crudo y gas a ese extremo oriental de la Rusia Siberiana que servirá a los requerimientos y necesidades de China, la península de Corea, tanto al norte como al sur, y al Japón, incluyendo “aguas abajo”. Quizás en un futuro no muy lejano ese petróleo pueda llegar hasta las costas californianas adicionalmente al que, en la actualidad, se transporta desde el Golfo Pérsico.

La agencia de noticias Reuters publicó con la misma fecha arriba mencionada, una noticia sobre el informe elaborado por el U.S. National Petroleum Council (Consejo Nacional de Petróleo de los Estados Unidos de América) que comenta que “The IEA now expects global demand to reach 95.8 million barrels per day (bpd) from 86.1 million bpd in 2007, assuming average global GDP growth of 4.5 percent annually.” (La IEA-Agencia Internacional de Energía- predice una demanda mundial de crudo que alcanzará los 95.8 millones de b/d en comparación con la demanda actual de 86.1 millones de b/d, asumiendo un crecimiento de la economía mundial de 4.5% anual.) En este orden de ideas y aceptando el crecimiento sostenido de países como China y la India, los países industrializados de Europa, Japón y los Tigres Asiáticos, las producciones de crudo y gas del Golfo Pérsico y el mar Caspio (léase Rusia), deberían servir, prioritariamente y en proporciones importantes, a esas economías por razones de cercanía y costos de transporte.

Por otra parte, es muy posible que la opinión pública incluyendo las fuerzas políticas de la zona del Golfo Pérsico y de Asia Central, mayoritariamente pueblos de creencia musulmana, no estén teniendo una visión muy positiva de la propuesta política y económica de los Estados Unidos de América para la zona por dos razones fundamentales: su apoyo a las políticas del gobierno actual de Israel y las presencias militares en Iraq y Afganistán. Si a ésto le agregamos que el precio del crudo por barril podría llegar, según estimaciones expertas, a US$80 p/b, el afectado directo de esta situación geopolítica son los Estados Unidos de América.

¿Dónde entra Venezuela en este “juego de ajedrez”? Mas arriba mencionábamos sobre tres (3) bolsones de reservas de crudo probadas y probables que existían en el mundo. Según declaraciones oficiales del propio Presidente Chávez, existen en Venezuela las reservas de crudo mas grandes del mundo con reservas de gas con cifras muy importantes, particularmente, para servir a América Latina, Centroamérica y el Caribe sin dejar de lado, evidentemente y manteniendo la política de “suplidor confiable”, los Estados Unidos de América, necesariamente, bajo la normativa que imponen la Constitución y las leyes venezolana. Para el Poder norteamericano, incluyendo su representación visual que son los gobiernos republicanos y demócratas, que no está acostumbrado a negociar con los países ubicados en su “patio trasero” desde el siglo XIX, es extremadamente difícil sentarse a negociar las nuevas realidades, con relación a las necesidades de crudo y gas que la economía y la sociedad de los Estados Unidos de América tiene y que la propia economía globalizada impulsada por ese mismo Poder, ha creado a nivel mundial. ¿Es un problema sicológico o la esencia misma del imperialismo mas altamente desarrollado? Ver a un “hijo de Sabaneta”, de una provincia de un país subsumido en pasadas décadas, sentarse a conversar con el Presidente de Rusia horas antes de que Putin viajara a los Estados Unidos de América, invitado a la mas privada de las residencias de los Bush, a conversar con el “hombre mas poderoso de la Tierra” sobre la seguridad en Europa, es, sencillamente, una “bofetada en el rostro”. Dudo mucho que los “red neck” se sientan agraciados con esa fotografía de Chávez y Putin muy sonreídos. Aún mas, conocer de los acuerdos que en materia petrolera alcanzaron Venezuela e Irán, “ese país” acusado de desarrollar “armas nucleares” (sic), islamista “radical” (?) y que va a construir un oleoducto hasta Pakistán, protestado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América y replicado por la propia Cancillería paquistaní por ingerencia en los “asuntos internos” de Pakistán, ese descendiente afro-americano e indio (native, según los gringos), llamado Chávez, es una realidad “muy incómoda”.

Para el Poder de los Estados Unidos de América, la realidad geopolítica mundial que se viene desarrollando con y alrededor del tema: petróleo, es tema fundamental a solucionar a corto plazo. Esta en juego la propia existencia de la “american way of life”; quizás vaya mas allá: la propia permanencia del sistema capitalista tal y como lo piensa el Poder.

Cabe la pregunta: ¿Por qué el Poder de los Estados Unidos de América, a través de sus gobiernos, sean éstos republicanos o demócratas, no aceptan negociar con el Gobierno Bolivariano de Venezuela, según la normativa interna y buscando el mutuo beneficio?

Dentro de este básico análisis sobre la geopolítica del petróleo, no entendemos las declaraciones en prensa de expertos internacionalistas venezolanos.

delpozo14@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2457 veces.



Miguel Angel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a38401.htmlCd0NV CAC = Y co = US