Irfaan Ali "Otorga garantías concesionales a trasnacionales energéticas quebrantando el Derecho Internacional"

La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, rechazó este martes las declaraciones del presidente de Guyana, Mohamed Irfaan Ali, respecto a los límites territoriales de su nación con Venezuela, y advirtió al gobierno de Guyana que la respuesta de Venezuela será proporcional a las ofensas o violaciones que reciba.

Rodríguez aseveró a través de la red social X que el presidente de Guyana "con total desparpajo reconoce que violenta y desconoce abiertamente las obligaciones de Guyana conforme al Acuerdo de Ginebra de 1966".

El citado acuerdo es un pacto firmado entre las partes que contempla, entre otras cosas, una solución amistosa y dialogada por la controversia territorial que ambos países mantienen por el territorio de la Guayana Esequiba.

Rodríguez destacó que Irfaan Ali "dispone unilateralmente de un mar pendiente por delimitar y otorga garantías concesionales a trasnacionales energéticas quebrantando el Derecho Internacional".

La vicepresidenta rechazó que el mandatario de Guyana siga defendiendo la vigencia del Laudo Arbitral de París, que data de 1899: "Venezuela no reconoce ni reconocerá los límites fraudulentos del laudo despojador".

Historia de un fraude

El Laudo Arbitral de París es uno de los eventos más oscuros en la historia diplomática del país. Su origen se remite a finales del siglo XIX cuando ante los incesantes reclamos de Venezuela y el respaldo diplomático de los Estados Unidos por la invasión del territorio Esequibo por parte del Reino Unido, se firma el Tratado de Washington el 2 de febrero de 1897, donde se establecen unas reglas injustas y contrarias al derecho internacional para solucionar la controversia. Era Venezuela un país empobrecido, con inestabilidad política por guerras internas entre caudillos por obtener el poder. Al frente estaba la gran potencia mundial.

El Reino Unido negó la posibilidad de que Venezuela se defendiera por sí mismo. Entonces, le correspondió a EEUU la representación de la República. El Tribunal que debía dirimir el caso de acuerdo al Tratado de Washington estaba compuesto por dos especialistas ingleses, dos estadounidenses y uno ruso, quien tenía la última palabra.

De acuerdo con el libro, «La Venezolanidad del Esequibo», de Oscar García Márquez, el 16 de marzo de 1898 Venezuela entregó a su representante en Washington su alegato en un sólido expediente que incluía 674 documentos tomados de fuentes holandesas, españolas, inglesas, venezolanas y diplomáticas de varios autores, así como un Atlas contentivo de 78 mapas, más otros 13.

El Tribunal sesionó en París entre junio y septiembre de 1899, entregando los 150.000 kilómetros al Reino Unido. El 3 de octubre de 1899, el agente venezolano en el Tribunal de Arbitraje, el venezolano José María Rojas, explicó lo ocurrido, según recogió el diplomático venezolano Marcos Falcón Briceño en su ponencia "Orígenes de la Reclamación de la Guayana Esequiba".

Explica Rojas que la decisión del árbitro ruso era de darle todo el territorio al Reino Unido y qu,e ante la negativa de los árbitros de los EEUU, este propuso modificar la línea de la costa de modo que el Delta del Orinoco le correspondiera exclusivamente a Venezuela si ellos aceptaban el resto «a lo cual asintieron por deber de conciencia considerando, que, en vista de la gravedad del caso, habría sido peor consentir bajo protesta en el despojo del Orinoco».

Un texto del Pbro, Hermann González Oropeza, con el título «Dos Aspectos del Reclamo Esequibo», muestra algunas correspondencias que también evidencian la componenda.

Por ejemplo, un alto oficial del Colonial Office (Ministerio de Colonias británico), Charles Alexander Harris, señaló en una minuta de su mano que el Laudo «ciertamente no ha propiciado los principios del arbitraje internacional».

«Si algo se nos impuso a todos en París es que uno no puede por el momento conseguir que un Tribunal actúe como una Corte de Derecho. El asunto fue una farsa», añadió entonces.

Le tocará a Venezuela, si se mantiene en el juicio, demostrar que la decisión no fue conforme a derecho, sino a intereses particulares de terceros estados.

La alta funcionaria destacó que su nación "jamás renunciará a la defensa de sus derechos".

"Nuestra respuesta será proporcional a las groseras violaciones de Guyana y sus amos imperiales", alertó Rodríguez.

En los últimos días, la presencia de militares estadounidenses en Guyana y de la empresa petrolera ExxonMobil en mares limítrofes, ha reanimado las tensiones entre ambas naciones por la citada controversia territorial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 973 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema El Esequibo es nuestro

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre El Esequibo es nuestro