La rebelión es real

"Tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe" (Expresion popular)

Algunos analistas internacionales hacen vaticinios sobre el futuro de Estados Unidos como potencia hegemónica. Por los medios de comunicación y redes sociales se publican artículos muy simbólicos al respecto.

El escritor brasileño Emir Sader, en artículo publicado en Resumen Latinoamericano, el 08/02/2022, sostiene la tesis de "la decadente hegemonía de EEUU" y dice que el siglo XXI acelera "la disputa entre el declive de la hegemonía imperial estadounidense y el surgimiento de fuerzas favorables a un mundo multipolar en el centro de la lucha política mundial".

Otros aseguran que ese país se "está desmoronando junto con el sueño americano".

Ahora bien, más allá de esos vaticinios, lo real y concreto, es que el omnímodo y poderoso país del norte encuentra respondones por doquier.

¿Aislacionista o intervencionista?

EEUU y sus apologistas han presentado al mundo el argumento de que la política exterior estadounidense se ha debatido en torno a dos grandes posiciones, supuestamente divergentes entre sí: la "aislacionista" y la del "compromiso".

Según Henry Kissinger, en su texto La Diplomacia, la primera estaría referida a la necesidad de que la mejor forma de defender los valores de Estados Unidos sería concentrarse en el perfeccionamiento de la democracia al interior de sus fronteras y convirtiéndose en un faro para el resto de la humanidad; la segunda, se refiere a la necesidad de que los valores de la nación le imponen la obligación de hacer cruzada por ellos en todo el mundo.

Pero como se dice: por sus actuaciones la conocerás y en este sentido lo que predomina actualmente es la segunda, esto es, la de "compromiso", que en la jerga geopolítica significa intervencionismo.

Pero también se puede observar hoy que su palabra no es sagrada ni tampoco se convierte en ley de forma inmediata, como lo era antes, y sus caprichos no son satisfechos totalmente.

Siguen siendo aún hegemónicos, pero existen gobiernos y países que se les han convertido en contestones y eso ha venido in crescendo.

Veamos algunos ejemplos.

1. Anualmente y desde el año 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas vota contra el bloqueo a Cuba. Sólo EEUU y algunos de sus aliados incondicionales los acompaña.

2. En el contexto del conflicto en Ucrania, algunos países, entre ellos algunos incondicionales como Arabia Saudita, han escogido el camino de comercial con monedas distintas al dólar. Por ejemplo, el 15/03/20202, se informó que ese país está considerando aceptar el yuan en lugar del dólar para fijar el precio de sus ventas de crudo a China.

Eso significaría, ni más ni menos, que la entrada de la moneda nacional china en los contratos para el crudo reduciría la dominación del dólar sobre el mercado global, y marcaría un avance en dirección a Asia como gran exportador mundial.

También se informa que India, que se negó a seguir a Estados Unidos en las sanciones, así como tampoco se sumó a la condena que se aprobó en la Asamblea General de la ONU contra la "operación especial militar" llevada a cabo por Rusia en Ucrania, viene negociando con el Kremlin para la adquisición de petróleo y fertilizantes en un intercambio de rublos y rupias.

En términos reales, eso significa pérdida de poder, espacio y alcance del dólar...

3.El 06/12/2021, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), aprobó con el voto mayoritario de los países miembros, el reconocimiento de las credenciales del presidente Nicolás Maduro Moros, como único representante legítimo de la República Bolivariana de Venezuela y esto operó contra las presiones que realizó EEUU que califica al gobierno venezolano de dictadura.

4. Contra viento y marea, contra los pronósticos agoreros, contra las amenazas de EEUU y sin poder reaccionar, pese a sus bravuconas y sus amenazas desfasadas, buques iraníes han estado transportando millones de barriles de gasolina y aditivos para enfrentar la escasez de combustible en Venezuela, lo que evidencia que dos naciones: la República de Irán y la República Bolivariana de Venezuela, ambas sancionadas por ese imperio, se unieron y lograron imponerse por encima de cualquier tipo de presión.

5. En diciembre del año 2021, Joe Biden convocó la primera Cumbre de la Democracia, para discutir, en dos jornadas virtuales, sobre el combate al autoritarismo, la lucha contra la corrupción y la defensa de los derechos humanos. Sólo fueron convocados 110 países. Dicha cumbre terminó sin bombos y platillos, sin ninguna declaración común y tampoco sin grandes anuncios que suelen producir estos encuentros diplomáticos. Hubo muchas palabras, retórica y pocos hechos.

Se confeccionó una lista binaria de países "buenos" y "malos" del mundo, que generó muchos comentarios. Desde China hubo protestas por la invitación a Taiwán y se dijo que "no hay un modelo fijo de democracia".

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, también protestó por haber sido excluido

Los embajadores en Washington de China y Rusia dijeron que esa cumbre era un "producto que evidencia su mentalidad [de Biden] anclada en la Guerra Fría", que "solo avivará la confrontación ideológica y creará nuevas divisiones".

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, calificó a esa cumbre como un síntoma de la "debilidad" de Washington.

Como se sabe, EEUU ha utilizado durante mucho tiempo la democracia como herramienta y arma para socavar la democracia en nombre de la democracia, para incitar la división y la confrontación y para inmiscuirse en los asuntos internos de otros países, provocando consecuencias catastróficas.

Pero en definitiva fue su propia decisión aislarse de algunos países.

6. En abril de 2022 la Asamblea General de Naciones Unidas votó a favor de suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos por las supuestas "violaciones y abusos graves y sistemáticos" cometidos durante la invasión rusa a Ucrania. Aunque esa decisión fue motivada por EEUU, utilizando como excusa la supuesta matanza llevada a cabo en la localidad de Bucha, cerca de Kiev por parte de las fuerzas armada rusas y toda la campaña mediática llevada a cabo, más la presión y los chantajes, sólo 93 países votaron a favor de la medida, 24 en contra y hubo 58 abstenciones, lo que significa que la cantidad de gobiernos y países que no acompañaron a EEUU fue muy significativa. Eso debería llamar la atención.

7. El 05/05/2022, en una evidencia más de que EEUU se consideran el ombligo del mundo y les importa un bledo la soberanía de los países, el Comité Judicial del Senado de esa nación aprobó un proyecto contra los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios, en el cual se contemplan demandas antimonopolio por "orquestar cortes de suministro que elevan los precios mundiales del crudo". Este proyecto de ley bipartidista cambiaría la ley antimonopolio de EE. UU., para revocar la inmunidad soberana que protege a la OPEP y sus compañías petroleras nacionales de juicios.

Si se convierte en ley, esto le daría al fiscal general de los EE. UU. la capacidad de demandar a los estados soberanos, incluidos a sus aliados, Arabia Saudita o los Emiratos Árabes Unidos, en un tribunal federal.

Otros productores de petróleo, como Rusia, que forma parte de un grupo más amplio conocido como OPEP+, también podrían ser demandados.

Para convertirse en ley, el proyecto debe ser aprobado por el pleno del Senado y la Cámara de Representantes, y luego firmado por el presidente Biden.

Ese exabrupto, político y jurídico, responde a que desde el inicio de la operación militar especial de Rusia en Ucrania, la Casa Blanca ha exigido reiteradamente a sus aliados, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, que rompan sus compromisos con la OPEP+ y aumenten la producción de petróleo. Sin embargo, ambas naciones han rechazado esas demandas.

La OPEP+ también abandonó recientemente el uso de datos de energía financiados por EE. UU., para establecer sus políticas y precios, a instancias de Arabia Saudita.

Un miembro de la familia real saudí, el príncipe Turki al-Faisal, en una entrevista el 02/05/2022 a la agencia estatal. salida Arab News, dijo: "Cuando dices que Arabia Saudita no ha cedido en el tema de los problemas petroleros que enfrenta Estados Unidos, básicamente Estados Unidos en sí mismo es la razón del estado en el que se encuentran debido a su política energética". Eso lo dice uno de sus más importante aliados.

En el Continente Americano.

En el llamado su patio trasero (doctrina Monroe) o ahora su patio delantero (Joe Biden), están ocurriendo hechos que llaman poderosamente la atención, sobre todo para la futura hegemonía de EEUU, todo relacionado con la novena Cumbre de Las Américas que se celebrará en Los Ángeles, EEUU, el 8, 9 y 10 de junio próximo.

Resulta que desde La Casa Blanca voceros ha descartado invitar a Cuba, Venezuela y Nicaragua, porque considera que "no respetan" la democracia.

Ante eso, gobiernos con mucha dignidad e independencia, se le plantan al "todo poderoso del norte" y le espetan en su propia cara que si se excluye a algunos países de esa reunión, ellos no participarán, todo indicativo que ya su poder no es único como lo ha sido siempre en esta zona del mundo.

Por ejemplo, los países de la Comunidad del Caribe (Caricom) han anunciado su decisión de no asistir a la Cumbre, si persiste la anunciada intención del país anfitrión de excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua. El embajador de Antigua y Barbuda en Washington, Ronald Sanders, dijo: "Esta no es una reunión del gobierno de Estados Unidos, es una cumbre de todos los jefes de Estado del Hemisferio Occidental".

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se pronunció en el siguiente sentido: "¿Cómo es que convocamos a una Cumbre de las Américas, pero no invitamos a todos? ¿Entonces de dónde son los que no están invitados? ¿De qué continente? ¿De qué galaxia? ¿De qué satélite?". También anunció que. "si no se invita a todos, va a ir una representación del gobierno de México, pero no iría yo".

El presidente de Bolivia, Luis Arce, no se quedó atrás y dijo: "Consecuente con los principios y valores del Estado Plurinacional de Bolivia, reafirmó que una Cumbre de las Américas que excluye a países americanos no será una Cumbre de las Américas plena, y de persistir la exclusión de pueblos hermanos no participaré de la misma".

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro y el mandatario de Argentina, Alberto Fernández, no han asegurado aún su asistencia.

Todos esos pronunciamientos rompen con el comportamiento histórico de los gobernantes de este Continente, porque como se sabe, lo normal era el incondicionalismo y lacayismo como, por ejemplo, lo hace la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez al expresar: "Estados Unidos es quien está invitando, uno invita a su casa a quienes quiere invitar".

Al parecer la rebelión contra el "todo poderoso del norte" es real y faltaría que los gobiernos de América cumplan con los anuncios realizados, pero, en todo caso, cuando el rio suena piedras trae.

Concluiríamos diciendo que con todas estas decisiones, EEUU se va forjando, con la libertad por delante, su propio camino hacia el precipicio. Muchas de ellas los convierten en enemigo de pueblos y gobiernos del mundo, porque lo que "está a la vista no necesita anteojos".

*Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Ex Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV y analista nacional e internacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 720 veces.



Franklin González

Doctor en Ciencias Sociales, UCV. Sociólogo, Profesor Titular, Ex Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV. Profesor de Postgrado en la UCV, la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela y en el Instituto de Altos Estudios ?Pedro Gual? del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores. Fue embajador en Polonia, Uruguay y Grecia.

 framongonzalez@gmail.com

Visite el perfil de Franklin González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franklin González

Franklin González

Más artículos de este autor