No se olviden del doble estandar de USA

El diablo está en los detalles

El diablo está en los detalles.

Los eventos que le suceden al ser humano, en los que se encuentra envuelto, generalmente se deben a una combinación de factores, rara vez hay una causa única y determinante, son varios los elementos que se conjugan, que se mezclan y producen una situación determinada.

Y, por cierto, el diablo está en los detalles.

Así me decía un viejo amigo de hace muchos años, me comentaba su actitud ante la vida y el mundo de los negocios, en los cuales era muy ducho y le iba muy bien.

Tú armas el negocio, lo concibes, lo montas, me decía, todo el mundo al que metes en él tiene su ganancia, su participación, todos se interesan y colaboran para que salga bien , les interesa y así debe de ser, pero, acuérdate siempre, me insistía: el diablo está en los detalles.

No se me olvida ese preciso detalle y hoy se los comparto.

Bueno y a qué viene todo esto, se preguntarán quienes se avocaron a leer estas líneas, ahí voy.

En días recientes recibimos, en visita de Estado, la presencia del vice primer ministro de la Federación Rusa, quien estuvo reunido con el alto gobierno nacional y al final de los encuentros cerraron con una rueda de prensa, que llamó poderosamente mi atención por las declaraciones que en ella se dieron, donde Venezuela respaldaba la acción emprendida por la Federación rusa, por Rusia, de neutralizar, de acuerdo a su punto de vista, el avance de la OTAN en Ucrania y los ataques inmisericordes que estaba sufriendo la población de origen ruso, que vive en ese país.

El gobierno presidido por el presidente Maduro fue claro y preciso en sus declaraciones.

Días después, una comisión enviada por la Casa Blanca, se reunió, casi en secreto con el alto gobierno de Venezuela, casi en secreto, porque las informaciones que recibimos fueron dadas con gotero, por ejemplo, no sabemos quiénes conformaban la comisión, por parte de los del norte y cuáles fueron los puntos específicos, los detalles de esos puntos, que fueron tratados.

Nos enteramos por los noticieros y posterior confirmación de ambos gobiernos, que vinieron a sondear la posibilidad de que le vendiésemos petróleo, para contrarrestar la prohibición de adquirirlo de Rusia y de esa forma mantener los precios de los combustibles regulados dentro del territorio norteamericano.

Inmediatamente el presidente de Colombia, el señor Duque, se dirigió al presidente Biden y le ofreció la posibilidad de venderles ellos el petróleo que necesitaban, obviando un detalle realmente importante, que la mayoría de las refinerías que recibirían ese crudo enviado por Colombia, están configuradas para recibir y refinar el crudo pesado que posee Venezuela, se le olvidó mencionar ese pequeño detalle.

El diablo está en los detalles.

Otro elemento que surgió fue la carta enviada por Guaidó, según el WSJ, pidiéndole al presidente Biden que no le comprase petróleo a su país, léase Venezuela.

La verdad, es que sigo sin entender por qué ese señor no está preso, que parece que es lo que anda buscando desde hace rato y que el gobierno de Maduro se niega a complacerlo, para no victimizarlo.

Otro detalle.

El canciller Plasencia declaró desde Turquía que si los Estados Unidos deseaban comprar petróleo venezolano tenían que reconocer al presidente Maduro y levantar las sanciones económicas que pesan sobre nuestro país.

Somos aliados de los rusos pero podemos hacer negocio con los norteamericanos, como hemos hecho siempre, remató Plasencia.

Siguiente capítulo de esta novela por entregas, la vocera de la Casa Blanca (WH) manifestó en rueda de prensa, que por ahora, el gobierno de EEUU desecha o pospone la posibilidad de adquirir petróleo de Venezuela.

Si, pero no, dicen en el llano venezolano.

Parece que el globo de ensayo que mandaron, no tuvo los efectos esperados.

Pero seguimos sin tener información precisa de cómo van las cosas.

Ah y el dólar bajando, pero los precios siguen igual y hasta suben y esperando el aumento de salarios para saltar, amanecerá y veremos.

Si usted va a negociar con los norteamericanos de USA, no se le olvide tomar en cuenta otro detalle importante, que ellos suelen usar, y para cerciorarse, revise la historia, se trata del doble estándar, una medida que garantiza que te mido a ti y a tus acciones con una regla y a mí y a mis acciones con otra, usan y lo dicen, una regla que me es más conveniente y protege mis intereses.

Ya veremos qué nuevo invento se les ocurre, eso sí, no crean ni por un momento que se van a quedar tranquilos, de eso nada.

El petroleo venezolano está muy cerca y disponible.

Revisen los detalles y no se les olvide:

El diablo está en los detalles.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1032 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad