Los CLAP "subversivos"...

Hablaremos de los CLAP que se han convertido en un dolor de cabeza para imperios y oligarquías en el planeta ¿Qué son los CLAPs? En medio de la estrategia imperialista con la aplicación de la guerra económica contra el pueblo de Venezuela, aunque decían que era contra el reeeeegimen y sus representantes, la realidad y el tiempo demuestran lo contrario, la guerra económica es contra el pueblo todo llámese chavista u opositor, ante este escenario el gobierno lanza los Comités Locales de Alimentación y Producción. En primer término estaba el resolver lo coyuntural, comida barata pa'l pueblo, luego lo estratégico, reactivar desde las bases la producción ante el inminente asedio imperialista contra el estómago del pueblo venezolano. La esencia de estos mecanismos está en el marco de la democracia participativa y protagónica y la constitución que obliga a garantizar la seguridad alimentaria de toda la población sin distingo alguno, que en el concepto bolivariano no es para élites sino para toda la sociedad; los comités se convirtieron desde su nacimiento en "un peligro" para los planes del imperio de someter al pueblo de Bolívar por hambre manipulando con su dólar criminal la devaluación de la moneda, exacerbando la inflación, aunado a esto implementó otros mecanismos de agresión económica, motivando el contrabando de extracción, bloqueando el ingreso de materias primas y tecnología, robando los activos financieros y físicos ubicados en el exterior, atacando nuestro principal producto de exportación que es el petróleo y en fin, todo aquello que "garantizara" que el pueblo venezolano se viera en la calle cayéndose de hambre y muriendo de mengua; sin alimentos, sin medicamentos, sin producción, conclusión imperial: todo sería un caos y lo demás sería invasión y colocación del político obediente de la derecha que se bajara los pantalones al igual que Guaidó. La derecha tiene aquí de sobra y más bien se pelean para cumplir el indigno papel de pelele y le prometen a su amo ser más fieles que el "perro tranquilo echado en la alfombra" y se ofrecen a morder á quien su amo le indique y cuando éste lo desee. Los CLAPs es una de las batallas más hermosas librada por este noble pueblo que no se doblega ante nada y menos cuando vemos al frente de la batalla a líderes que cómo Maduro se restean, por eso y mucho más los CLAPs son organizaciones "subversivas" para el imperialismo y los poderes fácticos mundiales.

La estrategia imperial se centró en la neutralización de estos instrumentos que nos permitía no sobrevivir al ataque imperialista y de la derecha local y regional, grupo de Lima. La sanción pasó a ser una necesidad para detener los CLAPs, así ocurrió, comenzaron a sancionar las empresas en el mundo que proveían al sistema de alimentos subsidiados y es donde, como siempre ocurrirá, surgen empresarios como Alex Saab, irreales para los capitalistas, ya que ellos no tienen alma ni corazón y todas sus acciones se mueven en el marco de los beneficios económicos, que lógicamente toda actividad económica genera, pero para ellos un sistema que beneficie a las mayorías pobres de un país les produce náuseas.

Precisamente el caso Saab es uno de esos que nos desnuda el capitalismo y su imposibilidad de ser una solución para la humanidad, es imposible hacer en el capitalismo lo que se está haciendo en Venezuela con el suministro de alimentos en una coyuntura tan difícil y compleja, en medio de un asedio inhumano, cruel y criminal. Saab es un empresario como cualquier otro, pero con la diferencia profunda que se asimiló al lado de un pueblo que lucha. Su familia es de origen Libanés, pueblo que ha sufrido terriblemente gracias a los imperios, que ha tenido que emigrar por el mundo, que en su sangre lleva los genes de la rebeldía y como es lógico, la batalla de este pueblo le entusiasmó, como a muchos y muchas en el mundo. Sobretodo porque es una batalla por lo humano, por lo noble y de frente, sin medias tintas. Miren, si a Maduro le diera la gana de ser "la estrella" política de la mediática mundial del capitalismo, con solo una llamada lo lograría, le bastaría con venderse al imperio y mañana mismo sería: "una estrella, el mejor presidente, el más inteligente, el mesías del planeta, el salvador de la humanidad"... Sería "merecedor" de los más rimbombantes premios como lo fue Obama, sería "el economista modelo" de las "mejores" universidades del mundo. El mundo académico, intelectual capitalista le aplaudiría; los personajes como: López, Capriles, Rosales, Guaidó y toda esa derecha "desaparecería" de la escena política si a Maduro le da la gana de sacarlos del juego y no compartir "su estrellato". La ex-fiscala lo alabaría como "defensor" de los DDHH, Bachelet le prepararía una recepción por todo lo alto como el mayor defensor de los DDHH conocido por la humanidad y sería panita de Almagro, en fin, todo los que ustedes menos se imaginan le harían a Maduro en el mundo capitalista con solo traicionar a este pueblo, pero, siempre hay un pero, el imperio se estrelló ante la dignidad de un pueblo y sus dirigentes y eso es el olimpo de la gloria que solo los grandes tocan. Guardando las distancias, con el camarada Saab, harían algo similar, en su ámbito y nivel si decidiera "colaborar" con "la justicia" según ellos, es decir, si decidiera mentir para justificar las agresiones contra Venezuela, pero le ha salido mal el cálculo a los imperialistas, el muchacho les está ganando la batalla con dignidad, solo con eso, con mucha dignidad.

No podemos hablar de los CLAPs sin hacer referencia al contexto de lo que ocurre y ha ocurrido; el contexto económico, político y social. Los actos heroicos de Alex Saab se enmarcan en medio de la guerra contra el imperio, porque es una guerra multiforme, cruel, cruda, inhumana que ataca no al adversario armado, al dirigente y combatiente sino a niños, viejos, enfermos, deportistas, estudiantes, al pueblo todo sin excepción, solo se salvan los bandidos politiqueros como López, Borges, Guaidó y cia. Como suele ocurrir, los más inocentes son los primeros que sufren; las bombas se sienten en el estómago cuando no comemos bien, en los dolores cuando no conseguimos el medicamento adecuado, en la incomodidad cotidiana con la falla de los servicios públicos y en la debilidad que los pseudo dirigentes que convierten en indolencia la gestión, los infiltrados pues que caen en la maña y corrupción haciéndole un servicio al enemigo de la patria, de allí la compra por parte del imperio de la ex-fiscala y los gerentes de PDVSA, atacando el corazón económico de la esperanza, PDVSA, por ser el petróleo el principal ingreso otrora para el país; pero todo esto nos obligó a reinventar y profundizar el desarrollo en otras áreas; no ha sido fácil, hemos llevado muchos coñazos pero allí vamos.

Esas cosas ocurren en todas las guerras; recordemos que nosotros vivimos una mejoría enorme en lo económico y social durante algunos años; recordemos cuando la clase media no comía pollo de Mercal, no tomaba la leche con los dibujitos del Tano, perdón tano, tus obras inmensas de arte y creatividad y de batalla que se plasmaban en las bolsas de leche. De allí a pasar a la cola odiosa, la manipulación diaria, la inducción a una realidad virtual, la muerte de Chávez, el ascenso de Maduro en medio de la depresión que nos causó la muerte de Chávez, la orfandad que sentimos, el luto colectivo que afectó hasta los más acérrimos antichavistas; vivir todo eso hasta llegar al día de hoy, a las batallas de hoy, luego de habernos llevado al subsuelo, porque no solo tocamos fondo sino que seguimos de largo al infierno, para usar un símil dantesco, y desde el mismísimo infierno comenzar el retorno, eso no es tarea sencilla, pero el milagro se está dando. Pero lo estamos logrando, de allí el desespero imperialista y sus perritos falderos, se les acaba el tiempo; comenzamos a caminar con nuestros propios pies y eso es algo que nos hace indetenibles y nos convierte en gigantes vencedores.

Pasarán décadas para dimensionar exactamente el enorme triunfo de esta patria y la terrible derrota que le estamos propinando al prepotente imperio y los CLAPs, yo le agrego subversivos, siguen dando la batalla y se han convertido en un arma poderosísima para ganar esa batalla. Lógicamente que hay fallas, siempre las habrá, porque la construcción del socialismo es una obra infinita de humanidad y es una batalla permanente en búsqueda de la perfección, porque, con el permiso de l@s cristian@s, el socialismo es el verdadero paraíso en la tierra y el capitalismo es tan mezquino que quieren privatizar la felicidad y de hecho lo hacen, pero jamás podrán privatizar el amor y mientras esto ocurra habrá esperanza para el socialismo.

Estamos lejos del socialismo aún, pero vamos en el camino correcto, nadie es dueño del "librito" de cómo se construye el socialismo, siempre será un libro abierto que lo construyen los pueblos en su andar y transformación cotidiana. Lo más importante es aprender de los errores: más nunca podemos dejar espacios políticos y económicos, culturales o sociales en la posibilidad siquiera de caer en manos de la derecha... ¿Quien no ha sufrido algún o algunos desaires por "revolucionarios" en distintos niveles de mando en este monstruo de estado capitalista venezolano, estado burgués con rémoras de lo viejo? Creo que no se salvó ni Chávez de esas decepciones, con todo y el peso específico que como líder tiene, tampoco Maduro, Diosdado, Jorge y todo el alto mando, cuando dan una orden y hay algún "reyezuelo" que se cree tal y no para bola, porque "Maduro manda en miraflores y aquí mando yo, o Chávez en miraflores y yo aquí", cosas de esas pues. Pero eso no puede sacarnos de lo estratégico que es mantener el poder político y económico en los espacios que hemos logrado y para esas cosas está el partido; recordemos que a lo interno, recientemente, de un plumazo se rasparon el 70% de los alcaldes y otro tanto de gobernadores, por algo sería. Acertadamente el partido evaluó y el que no cumplió... ¡muchas gracias!.

Los CLAPs son un poder económico, deben serlo, la producción debe ser el fin estratégico, para no convertirnos en "bolsas reparte bolsas"... Aristóbulo dixit. Eso generará un poderío económico enorme en cada espacio que irá derribando el sistema económico capitalista gradualmente y en la medida que se articule en redes interactuantes y complementarias el impacto será catastrófico para el capitalismo; irá generando riqueza, y el socialismo consiste en eso, generar riqueza. Es estúpido el argumento de los capitalistas cuando nos acusan de ser apologistas de la pobreza, por el contrario, somos apologistas de un principio cristiano cuando éste llamaba a convertir hasta las "piedras en pan". Pues allí tenemos que ser muy cristianos y convertir todo lo que sea posible en pan, en riqueza para erradicar la pobreza, ese es el gran reto. Todo esto con un pueblo cada vez más organizado y articulado, dueño de su propio destino construyendo el poder comunal; a nuestro modo, con nuestro estilo, con nuestro carácter, pero en fin, con nuestra eterna alegría y nuestro permanente amor.

A mi particularmente me han conmovido los CLAPs, no por la bolsa que nunca he recibido, pero se ve el impacto, se siente, se palpa y eso nos lleva a sacar cuentas de lo que hubiera ocurrido sin la ingeniosa idea de Maduro al lanzar estas iniciativas. Hemos logrado muchos éxitos, tantos que el imperio está loco: esa trama de Alex Saab, a quien intentan asesinar moralmente primero, y que luego ocurra cualquier locura, así nos lo confirma, pero esa estratagema será derrotada por la moral de los pueblos del mundo, ya verán. Por eso, los CLAPs deben ser un bastión de resonancia mundial en la batalla que este camarada da en el vientre del monstruo mismo, con valentía, con dignidad, con amor. ¿Cuantos CLAPs tenemos? ¡Miles! Hagamos de cada CLAP una trinchera, que nos llamen subversivos, bienvenido; lo importante es que el pueblo unido sea capaz de cuidar como a la niña de sus ojos un instrumento que cuando se conozcan en frío los numeritos y los riesgos que corrimos, entenderemos que los CLAPs, con sus fallas y dificultades, ha sido una de las organizaciones más revolucionarias y que le ha propinado más derrotas al imperio mesmo... Chávez dixit.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 694 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor