Biden renueva el aparato mediático contra Maduro y buscando ayudantes

"Los perros no molestan hasta que ladran

y los necios hasta que hablan"

Bernard Shaw

La aparición de Guaidó, aparte de hacer el papel de un despreciable servil del imperialismo en su máxima expresión, algo nunca visto en ninguna parte del mundo, sirvió para despertar en los primeros momentos a una alicaída oposición, totalmente incrédula, arrimada a una tarima para aplaudir a un payaso; pero los oportunistas, siempre cargan la brújula orientada para presentarse, guardando la distancia con el gobierno estadounidense de turno, lo que no han hecho con la pandemia; al extremo que, un enfermizo crítico del gobierno venezolano: Aristeguieta, se le salió una, dejando boca abierta a más de uno ¿Cómo hace falta Donald Trump? parece una expresión para competir, con el mismo Guaidó entre los grandes aduladores, y es mejor no verle la cara, porque el cinismo, es tan peligroso, como la misma pandemia, cuando el portador está cerca.

Nadie se imaginaba que, este personaje lo iban a copiar, hasta multiplicarlo con el correr del tiempo, como verdaderas baratijas, pero esa frijolera le fue robando protagonismo, y en estos momentos cualquier dirigente de la ponzoñosa oposición, deja oír el mensaje del autoproclamado, tan visceral, como él; pero nadie puede creer que, un personaje de esas características todavía se encuentre sonando, aunque, para muchos son aullidos de lobos en la lejanía anunciando miedo por la soledad. Todo esto parece normal, en medio de una lucha mediática, y al final no pueden evadir el charco para terminar revolcándose los vendidos, antipatria y engreídos. Pero lo que, si parece absurdo, es. el brote incontrolable, como una nueva cepa, de un grupo surgido de la misma izquierda que, se han contaminado, y están haciendo, hasta lo imposible por regar la ponzoña, para beneplácito de Washington.

El imperialismo, ha presentado en los últimos años a tres verdaderos payasos, como mandatarios: Obama, Trump, y Biden porque ninguno se manda por sí solo, pero de manera coincidente entre más aumentan las provocaciones, y amenazas del recién llegado, un grupo de escribientes se equiparan a él, con un mensaje rabioso, y sumamente peligroso en contra del presidente Nicolás Maduro, quien a mi modo ver, está enfrentando las más feroces salvajadas del capitalismo, desde paramilitares sembrados en barriadas caraqueñas en combinación con la delincuencia para crear el caos, algo que debemos evitar por cualquier vía.

Lo que estamos viendo en nuestro país, es preocupante por los instintos criminales del imperialismo, y de algunas piezas que, les sirven para mantener la amenaza, como una luz roja encendida: Guaidó, Freddy Guevara, y Leopoldo López, un trio que, tiene sobradas razones para estar entre rejas, con solamente recordar las guarimbas es suficiente, pero esa protección de palabras –hasta los momentos– de la cual gozan, es lo que, les permite seguir atizando la hoguera, mientras el pueblo resiste todas las bravuconadas del gobierno estadounidense, y la feroz arremetida económica con el dólar, aún, cuando un grupo de economistas culpan al presidente Maduro, por no tomar medidas contra la moneda gringa, sin recordar, ni tomar en cuenta que, economías fuertes y en una abierta competencia con la de los Estados Unidos, mantienen una verdadera pugna con el dólar; con razón alguien dijo: ¡Es más fácil llamar al Diablo, que verlo venir!

No es fácil, enfrentar a este enemigo tan poderoso, pero, como dijo el comandante Chávez ¡Aquí hay bastantes cojones! para seguir con las banderas en alto, y con la dignidad a toda prueba, a pesar de la renovación del aparato mediático del imperialismo. Solamente triunfan los que perseveran. Estamos en medio de una guerra no convencional, al cual se han sumado en contra de nuestra patria, auténticos mercenarios del aparato mediático, quienes solamente ven y apuntan en una sola dirección, sin importarles por nada la patria de Bolívar. No solamente, es la Bachelet, o el nuevo personaje de los tres chiflados: Luis Almagro, quienes aparecen, cuando el amo gringo les mueve la cuerda para que hagan el papel de títeres. Ahora, tristemente en la jauría se encuentra voces de connacionales que, emprendieron esa aventura al hacer denuncias en algunos casos, con justificadas razones; pero de no estar de acuerdo con procedimientos lejos del punto de partida, a llegar a coincidir con estos personajes tan tristes: la Bachelet, y Almagro, y no decir nada de las arremetidas de Biden, es para repetir una expresión del suegro, cuando no estaba de acuerdo con alguien ¡Este se pasó de maraca!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 665 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: