Moneda de cambio...

Tal como lo califica el congresista Estadounidense Jim McGovern, según la siguiente nota http://www.psuv.org.ve/temas/noticias/congresista-admite-eeuu-usa-vidas-venezolanas-como-moneda-cambio/ el plan imperial de arrodillar a Venezuela no tiene límites, pero tampoco tiene posibilidades de triunfo. No nos referimos a la nota como la novedad, si hay alguna es que sea un representante del estado de ese país que lo admita, lo cual sí es noticia. La gran mentira comenzó con aquello de "castigar la corrupción" ¿Recuerdan?, todo enmarcado en el nefasto decreto de Obama, bueno, firmado por Obama, detrás de los presidentes de EEUU hay otros poderes fácticos que son los que realmente mandan. Ese infausto decreto justificó, por decirlo de alguna manera, la mayor agresión al pueblo de Venezuela por ese imperio, pero "la noticia" para manipular al mundo fue;, "sanciones para dirigentes e instituciones en manos del reeegimen. El pueblo llano es el verdadero objetivo de esas sanciones, nos quisieron imponer una táctica para diezmarnos, no lo lograron ni lo lograrán jamás.

Se preguntarán las razones, pues la más contundente es la historia, Venezuela es un país cuyo pueblo está acostumbrado a guerrear, en el amplio término de la palabra, en nuestra jerga es común la misma; "estoy guerreando" "hay que guerrear, no queda de otra", "nos toca guerrear y pa' lante", etc. Eso no es algo raro para nosotr@s, forma parte de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, el término guerrear no lo circunscribimos a la guerra convencional ¿Será por eso que somos una amenaza inusual y extraordinaria? Vaya usted a saber, pero igual no nos importa, somos guerreros y listos, tan listos que ante los brotes del fascismo criollo con las guarimbas y demás, el pueblo opositor terminó pintando una palomita a quienes querían vernos matándonos entre nosotros, es decir, en una guerra fratricida. La vanguardia fascista opositora tuvo que recular por falta de pueblo opositor precisamente. Pero decía que el peso histórico es de suma importancia y de ello estamos llenos de ejemplos. Todas las batallas que hemos dado las hemos hecho con pasión y furor, o acaso queda duda del 12 y 13 de Abril de 2002. Quien sepa leer que lea y quien pueda pensar que piense; no nos vamos a matar entre nosotros simplemente porque no nos da la gana.

Los venezolanos, específicamente los caraqueños, en 1814 salieron en cambote hacia oriente, en la llamada EMIGRACIÓN A ORIENTE, ciertamente ante la amenaza del asesino Monteverde y Bóves, y la eminente pérdida del poder de los patriotas, pero hay que echarle para imaginarse la resolución de un ciudadano en dejar todo para aferrarse a una esperanza y marchar a Oriente a pie, recuerde que veníamos de una terrible manipulación en la caída de la 1ra República y el terremoto de Caracas de 1812, en donde a un pueblo religioso se le inculcó que todo era culpa de la revolución y "el castigo divino" por la rebeldía, veníamos de padecer los errores de la dirigencia al excluir a los pobres y concentrar en manos de los mantuanos criollos el poder, eso lo aprovechó el caudillo Bóves para armarse con los llaneros a quienes no le ofrecía independencia sino dinero inmediato producto del saqueo de lo que el pueblo consideraba, y en efecto así lo era, la causa de su pobreza, el sistema mantuano criollo. Pero a pesar de todo eso, nuestro pueblo captó la luz y en el fondo su máximo caudillo, Bolívar, comprendió las causas profundas de la desconfianza de los más pobres y la enmendó incorporándolos a la batalla, allí la esencia popular de nuestro ejército, el mismo que hoy anhela vencer, es el pueblo en armas. Chávez, estudioso y alumno de Bolívar, no cometió ese error, puso los puntos sobre las íes y planteó el poder para el pueblo y el pueblo pobre lo ha entendido perfectamente, aunque hayan habido pasajes en donde por distintas razones se ha dejado arrastrar por las mentiras de la derecha, bueno, es parte de la batalla, no todas se ganan, pero en lo más profundo nuestra idea es clara, no nos dejamos joder por imperio alguno.

Por tal motivo, cualquier medida de presión externa e interna para desviarnos del rumbo revolucionario se estrellará contra un muro de historia, de ejemplos y de hechos anteriormente acaecidos. El mundo más temprano que tarde reaccionará ante la brutal agresión del imperio contra el pueblo de Venezuela, porque no es contra un gobierno, es contra todo un pueblo y un pueblo cada vez más consciente y más politizado, más organizado y más dispuesto a la resistencia. Falta mucho, es verdad, necesitamos caminar con nuestros propios pies, necesitamos ciencia, tecnología, conocimientos, etc, pero "no se nos morirá el muchacho en la barriga", otra frase típica que exterioriza la resolución de un pueblo ha construirse el futuro que nos merecemos sobre los hombros de la victoria y el éxito.

Lo primero que deben internalizar los imperialistas es que el venezolano, "obligao, ni a la cama", por muy hermos@ que sea la compañer@ que te espere en ella, saquen conclusiones y así entenderán algún día que su pobre decreto no ha servido sino para macerar un rechazo que cada día será mayor. No tod@s sabemos los intereses que hay en juego para el imperio y nos cuesta dar veracidad a tanta maldad por un grosero imperio, pero el tiempo y el aprendizaje que éste deja es nuestra principal arma. No somos pendejos, más temprano que tarde la casi totalidad de la población, sin distingos políticos internos, esos los arreglamos nosotros a nuestra manera, con nuestro estilacho, la totalidad de la población, se unirá y colmará las calles de todas las ciudades nuestras para decirle intrépidamente a ese imperio go home... No sean metiches!!!

Así que si el imperio piensa seguirnos utilizando, al pueblo, verán que no hablo del gobierno, aunque yo particularmente lo apoyo, pero hablo del pueblo todo, chavista y antichavista, de manera unida saldremos adelante y ojalá estemos en condiciones de ayudar al pueblo estadounidense a liberarse de las terribles cadenas de la ignorancia sobre temas que los afectan terriblemente, porque los recursos de Venezuela no se lo cogen los imperialistas para el pueblo de EEUU, se lo cogen para cúpulas, para mafias que los oprimen a ellos mismos. Algún día ese pueblo estadounidense se liberará de la manipulación y hará una revolución en su propio país, ¡Ojalá sea pacífica como la nuestra!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 690 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor