Bolívar antiimperialista ¿Y tú?

"El socialismo tiene que cuidarse del burocratismo

Tanto como del imperialismo.

No olvidarse de eso, porque es más peligroso.

Es un enemigo clandestino."

Fidel Castro.

Hace algunos años asistí a una reunión en la Alcaldía de Páez, y la intervención de la primera autoridad municipal, todavía la cargo grabada en la mente, y apenas recuerdo aquel momento, me parece estar escuchando a uno de esos dirigentes opositores tan pitiyanquis, como si hubieran engendrado políticamente al desquiciado de Guidó: "Van a seguir con el mismo cuento, hablando del imperialismo, cuando tenemos problemas aquí; tenemos que cambiar el discurso, y olvidarnos de eso" En la sala, la mayoría de los presentes fruncieron el ceño, unos encolerizados, otros totalmente desconcertados, por mi parte pedí la palabra para hacer algunas aclaratorias, más en momentos tan peligrosos, cuando precisamente Donald Trump, sacaba el decreto de Obama, como el malandro, cuando enseña el arma para atemorizar, así la haya recogido en un basurero.

Después de aquel episodio por demás inconsciente de un funcionario electo en las planchas del proceso revolucionario y bolivariano, dando muestras de su inconsistencia para asimilar el momento histórico, que estamos viviendo, han aparecido en el camino de esta lucha por demás desigual un número incontables de traidores, y los más peligrosos: los que están, pero piensan, como el burgomaestre; pero antes esta situación el gobierno y el pueblo ha sabido enfrentar, con una recurso muy poderosa, como lo recalcó eufóricamente el Comandante Chávez, en un acto desbordado de gente, en las llamadas mareas rojas, que antes de llegar la pandemia, se hacían presente cada cierto tiempo, con todo el colorido y entusiasmo de los verdaderos revolucionarios: ¡Aquí hay cojones, y bastantes! pero además con la sabiduría y la inteligencia heredada del Libertador Simón Bolívar.

Esa lucha titánica y heroica del pueblo venezolano, empieza a ser comparada a la de otros pueblos, que han resistido los embates del imperialismo, que, por muchos ensayos, pruebas, utilizando los métodos más perversos e inhumanos puestos en práctica, hasta llegar a trancar todas las vías para frenar la llegada de comida y medicinas antes un bloqueo antihumano, y a pesar de estos ataques, todavía se encuentran aquellos que aplauden esas acciones de manera alocada. Sin embargo, esa macabra acción del imperialismo, que por nada del mundo podemos olvidar, en parte ha sido rota por la solidaridad de pueblos hermanos, que viven o han vivido la misma experiencia frente a gobiernos estadounidenses.

De la oposición venezolana, no podemos esperar nada que no signifique: sumisión, entreguismo, papel de títeres, hasta arrastrarse, como voceros oficiales de cuanto gobierno se instala en la Casa Blanca, pero ahora empiezan a despertar de su mal sueño, los plumas alegres, rabiosos, supuestamente de izquierda, pero no toleran oír hablar del imperialismo, con el argumento: Nicolás Maduro, y sus seguidores se están escudando, como los toreros, cuando usan el capote, y la muleta para defenderse de la embestidas –en este caso– de la grave crisis económica, el cual le endosan directamente al valiente mandatario, pero no echan una mirada retrospectiva de los aconteceres, desde el mismo momento de la llegada del Comandante Chávez, y su misma tolerancia permitió darle las herramientas necesarias al enemigo para contraatacar, a tal punto, que su muerte sigue sin ser aclarada, a pesar, que hay serios indicios de haber sido planificada por la mano del imperialismo.

Los enemigos de este proceso, muchos de ellos se encuentran en los mismos funcionarios electos por el voto popular, conseguidos por el poder de convencimiento dejado sembrado en el mínimo rincón de nuestro país, por el verbo encendido del comandante Chávez. Un número considerable de los nuevos renegados, han caído en la trampa preparada por los sofisticados mecanismos comunicacionales del aparato ideológico al servicio del gran capital, en el cual el imperialismo gasta montañas de dólares, pero cada día le proporciona menos resultados positivos. Quienes pretenden, que echemos a un lado el papel criminal del imperialismo en todos los órdenes de la vida nacional por la dependencia en el cual hemos vivido, es querer hacernos olvidar nuestra historia patria de la lucha independentista, y desde ese mismo momento comienza el antimperialismo, que llevamos en la sangre los hijos de Simón Bolívar.

Las remesas del paquete imperialista, están a la vista de todo el mundo, y solamente el querer ocultar el sol con un dedo, por parte de un grupo de escribientes, quienes tercamente siguen negando los daños inocultables de los gobiernos estadounidenses a largo y ancho de nuestro país. La prueba más contundente, y de esto no dicen absolutamente nada; es la dolarización desatada en todo el país, y el uso del peso colombiano en toda la frontera con ese país, y casi han desaparecido nuestro símbolo monetario, dejando bien claro, que la invasión es en serio, y no cuentos de camino, ni inventos de la imaginación, como no los quieren presentar estos farsantes al servicio de los más oscuros intereses de nuestro país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 491 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: