La dependencia del bolívar al dólar es tan dañino como fue la sumisión al colonialismo español antes de la batalla de Carabobo

Para comprender adecuadamente esta afirmación es necesario adentrarnos en la historia del siglo XX, específicamente en la época posterior a la segunda guerra mundial. Ocurrieron dos hechos fundamentales, producto de la supremacía de los EEUU, como consecuencia de haber triunfado mediáticamente en ese conflicto y haber sometido a los vencidos al despojo y al pago de la enorme factura de guerra, nos referimos en primer lugar a la imposición del dólar como moneda global para todas las operaciones financieras y bancarias a nivel mundial (1944), lo cual le dio a los Estados Unidos una supremacía indiscutible, para su fase superior capitalista, que se aprestaba a continuar: El imperialismo con su modalidad más novedosa, La globalización.

Durante la década de los setenta, la penetración del Dólar era de tal magnitud, que tuvo que ser realizada, sin contar con el suficiente respaldo en oro en la Reserva Federal norteamericana, Institución con una composición estatutaria principalmente de origen judío, pertenecientes al Sionismo internacional, que ya para ese entonces dominaba la banca y las finanzas en el mundo entero, por lo que, se vio en la necesidad de emitir enormes cantidades de dinero inorgánico.

Richard Nixon, (1971) entonces Presidente de los EEUU, propone como solución aceptar al Dólar, como una moneda fiduciaria, es decir, que por el gran poderío económico y militar de los EEUU para la época, esta moneda podría funcionar respaldada solamente en la confianza, que todos los países le tenían. Es así, como las finanzas del imperialismo norteamericano pudieron seguir funcionando durante todo el siglo anterior y en lo que va de este. Se había instalado en el mundo para finales del siglo anterior un modelo basado en la supremacía de una moneda fiduciaria mundial: El Dólar norteamericano. Sin embargo esta situación se mantuvo mientras duró la estabilidad de la economía Norteamericana. Al presentarse las crisis económicas, cíclicas y estructurales propias del Neoliberalismo, como la de la burbuja financiera (2008), que dejaron al descubierto la inestabilidad del sistema. Es cuando países como Inglaterra desistieron de continuar realizando transacciones financieras con la moneda norteamericana, entre otras causas originado por la ineficiencia del aparato militar para dominar a países, que una vez derrotados, no han podido sustraer de ellos los suficientes recursos, por la resistencia interna, como en el caso de Irak, Libia y siria, adonde no han alcanzado la victoria definitiva.

Por otro lado la guerra económica con China, parece ser una misión imposible debido al poderío económico de esta última, que pareciera arrinconar al capital financiero estadounidense; minimizándolo al interior de sus fronteras complicando todo de manera exponencial por la pandemia del Coronavirus, que ha desnudado las falencias de un sistema de salud privatizado e incapaz de hacerle frente a una emergencia como esta de carácter global.

La paralización del aparato productivo de los EEUU, ante la arremetida del Covid 19 pareciera tener consecuencias graves, para una economía golpeada, con desplome inimaginable de su PIB. Todo ello ha producido reacciones de sus principales aliados. Ese crecimiento sin sustentación en oro ha llevado a los EEUU a adquirir una deuda global que supera los 27 billones de dólares, concentrada en Europa, Japón y China como principales tenedores de bonos de su deuda pública. Todos ellos están tratando de vender esos bonos, mientras Rusia se ha desprendido de más del 80% de los Dólares que tenía en sus reservas, tratando de deslastrarse de una moneda que hace agua, igual que lo ha hecho Francia. China por su parte está introduciendo su moneda: El Petroyuan Oro a nivel mundial respaldada debidamente en oro. Las reservas internacionales expresadas en oro de los EEUU no llegan ni al 2% de su enorme deuda, su PIB es deficitario, muy por debajo al nivel de su endeudamiento. En esta economía deficitaria el índice de Gini ha crecido desmesuradamente, producto de niveles de captación de ingresos por un reducido número de multimillonarios, que acapararan más del 70% de ellos.

Con la llegada del Presidente Trump al poder, se ha fortalecido la visión de los Chauvinistas-Neo-fascistas, que auspician resumir, contraer el poder económico empresarial diseminado a nivel global, hacia el interior de las fronteras de los EEUU, es decir retrotraer parte del poder trasnacional hacia el territorio nacional, favoreciendo a los trabajadores blancos supremacistas sobre las minorías afro descendientes y otras, con un gran matiz xenófobo y de discriminación racial. Para lograr tales objetivos, el gobierno de los EEUU se ha valido de las medidas coercitivas y bloqueos, así como la subida de aranceles de aquellos productos extranjeros que compiten con la producción nacional con ventajas tecnológicas o de otro tipo. Como se sabe, China logró su desarrollo tecnológico debido en gran parte al empoderamiento de la tecnología recibida de los EEUU y a la instalación de muchas fábricas en su territorio, que buscaban mano de obra barata, que hace 50 años China les ofrecía. Ahora ya China no solamente se ha apropiado de la tecnología original, sino que incluso la ha superado, como es el caso de la plataforma digital 5G, dejando al nivel tecnológico de los EEUU en condiciones de atraso y obsolescencia. Por otra parte China ha tenido un excelente manejo de la pandemia, lo que le ha permitido un crecimiento de su PIB de alrededor del 4% en el 2020, a diferencia de los EEUU, que han visto como su economía se ha desplomado.

La corriente de la Globalización Neoliberal, que promueve la penetración económica, buscando siempre la obtención de los recursos naturales y la explotación de la mano de obra barata a través del mundo. Es por eso que la facción de los Globalitas auspician las guerras, adonde se encuentren los recursos, principalmente los energéticos, como lo hicieron los del partido Demócrata, que promueven a esta corriente globalizadora, que han producido más guerras de penetración Neo Colonial en el medio oriente y agresiones a latino América, que los llamados Soberanistas o Neo Fascistas apoyados mayoritariamente por los Republicanos. Con el triunfo de los Demócratas podemos esperar más agresiones en Latinoamérica y a nivel mundial.

EN VENEZUELA LA PENETRACIÓN DEL DÓLAR EN LA ECONOMÍA HA ALCANZADO NIVELES ALTÍSIMOS, EN CASI TODAS LAS ACTIVIDADES FINANCIERAS MOTIVADO POR LOS SIGUIENTES FACTORES:

  1. Con el incremento de los venezolanos que emigran, buscando mejores condiciones de vida, se han incrementado también las remesas en Dólares a sus familiares en el país.

  2. El contrabando de extracción de algunos rubros energéticos, tales como la gasolina y el gasoil con la participación corrupta de civiles y militares en el control de aduanas principalmente direccionadas hacia Colombia y el Caribe han producido grandes pérdidas al Estado venezolano y a PDVSA, su filial petrolera, quien en 2018 arrojo pérdidas de más de 19000 millones de Dólares solamente en la distribución de combustibles líquidos en el mercado interno. Como consecuencia del subsidio que el Estado le está dando a la gasolina, esta es llevada de contrabando a países vecinos, principalmente a Colombia, donde es usada, entre otras cosas, como componente esencial para la fabricación de la Cocaína.

  3. El contrabando de extracción de rubros agrícolas, pecuarios, mineros, forestales y de pesca, los cuales son vendidos a mejor precio en el exterior ocasionado por la inflación inducida y la devaluación del Bolívar.

  4. Todas las operaciones descritas son canceladas con Dólares en efectivo, pasando a engrosar su volumen interno, contribuyendo a la formación de un mercado paralelo.

  5. Colombia es el principal productor de drogas a nivel mundial y como se sabe el Dólar es la moneda que motoriza esa ilegal actividad, que abarca a Colombia, centro-América, llegando hasta los EEUU, en donde están los mayores consumidores de droga de todo el mundo. Toda esta droga que se produce en Colombia es cancelada en efectivo y por lo tanto es menester lavar la inmensa cantidad de Dólares, para poder introducirla al sistema bancario y financiero internacional, es por eso que Panamá y varias islas del Caribe se han convertido en "paraísos fiscales" en donde la corrupción es inmensa y los controles son mínimos.

En Venezuela la complicidad se ha convertido en un fenómeno social, en donde el contrabando de extracción es el sustento de muchas familias (Pimpineros, pescadores campesinos y otros, que venden sus productos afuera y cobran en Dólares). Pero también necesariamente participan en este festín delictivo funcionarios públicos, militares y hasta empleados de PDVSA se involucran en este desfalco a la nación. No en vano la Fiscalía ha imputado a más de 60 de ellos, incluyendo a dos ex Presidentes y un tercero que se encuentra en fuga, disfrutando de sus riquezas en Europa: Rafael Ramírez. Sería un trabajo muy grande calcular el volumen de todas estas operaciones en Dólares, que funcionan en perjuicio de la economía nacional y principalmente del Bolívar, que se ha visto desplazado y rápidamente devaluado. Recientemente el Presidente Maduro afirmó: Que a Venezuela le entran por concepto de remesas más de 1000 millones de Dólares, sin especificar en qué tiempo ocurre esto. Nosotros pensamos que se quedó corto y que este factor no es el de mayor volumen ni incidencia. No estamos en condiciones de calcular esta cuantía, porque el Banco Central y el INE tienen mucho tiempo sin publicar sus datos.

  1. Por último y no por eso menos importante, queremos señalar la complicidad a toda esta gran operación del sector comercial y especulativo venezolano, que diariamente revisa en las redes el precio del Dólar paralelo y de inmediato suben, remarcan los precios, dándole el apoyo indispensable para que esta operación de ataque a la moneda tenga éxito. Además con técnicas inflacionarias fijan precios, produciendo devaluación no solamente al Bolívar, sino también al Dólar americano.

Es bueno señalar que la guerra económica a Venezuela hecha por los EEUU ha sido intensa, incluso con la llegada de Chávez al poder, sobre todo después del Decreto de Barak Obama, pero el aporte que le ha brindado el mayor de los sumisos y lacayos al imperialismo Yanqui: Colombia., ha tenido un efecto devastador en la economía venezolana producto de: Contrabando de extracción, instalación del doble cambio en la frontera, creación del Dólar fronterizo, financiamiento del narcotráfico, sabotajes a empresas del Estado, guerra comunicacional con emisoras radiales desde la frontera y la gran prensa mundial, creación de falsos positivos, operaciones de falsa bandera y otros.

Venezuela se ha convertido en los últimos años en una inmensa lavadora de Dólares, que provienen de las anteriores actividades, por lo tanto nuestra economía es toxica, dependiente, sin soberanía ni identidad, en donde el narcotráfico ha penetrado comprando activos de distintas categorías: Materias primas, ganado vacuno, combustibles, derivados del petróleo, minerales preciosos y estratégicos, maderas, inmuebles, hoteles, centros comerciales, cadenas de tiendas, vehículos y otros, es decir, mientras mayor sea su inversión (Del narcotráfico) mayor será el volumen de Dólares lavados. El pueblo venezolano es el que sufre con estas distorsiones, viendo como los productos producidos aquí e importados, han subido su precio exponencialmente, dependiendo del Dios Dólar, que diariamente desplaza al bolívar, que se ha visto confinado a las operaciones digitalizadas bancarias. Los trabajadores venezolanos han visto como han perdido su capacidad adquisitiva, puesto que sus ingresos se han convertido en "sal y agua", ante el atropello incontrolable de esa moneda: El Dólar Norteamericano.

Ahora nosotros no vemos otra salida que separar al Bolívar completamente de la influencia del Dólar. Todavía podemos, es una súplica de muchos economistas, que han hecho diversas proposiciones, unas anclando el Bolívar al Oro, otras al petróleo y también al Petro. Cualquiera de ellas pudiera funcionar para deslastrarnos de semejante divisa, pero debemos hacerlo pronto, puesto que el tiempo lo que está produciendo es que el imperialismo Yanqui y el narcotráfico colombiano penetren más a nuestra economía y perdamos nuestra soberanía y el principal legado que nos dejaron nuestros libertadores: La independencia nacional.

Parafraseando a Simón Bolívar arengando a sus soldados antes de la batalla de Carabobo (1821) dijo:

Ustedes, que han salido victoriosos en mil batallas, ¡mañana seréis invictos en Carabobo!

Ahora, nosotros también estamos invictos en mil batallas en estos 21 años de revolución, solo nos falta ganar la última en este año bicentenario: La del Dólar, para consolidar nuestra independencia nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 934 veces.



Jouseff Kan

Master en Ciencia Política. Enfoque Sur.

 joukap10@outlook.es

Visite el perfil de Jouseff Kan para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: