El antiimperialismo conciencia histórica o comodín político

Saqueo es realmente una palabra fea, pero cruelmente real, se puede sustituir y se ha hecho con harta frecuencia, sinónimos hay muchos, metáforas bastantes, simulaciones, justificaciones y sofismas.(1) En el mundo antiguo a los jefes y ejércitos que regresaban a sus ciudades cargados de bienes, después de asolar y saquear pueblos, se les cubrían de laureles y les construían Arcos de Triunfo.

En aquellas remotas civilizaciones las expediciones guerreras imperiales y de reyecías, correspondían a una concepción de la vida y de la sociedad de su tiempo, cuyos resultados se expresaban en: expansión y dominio territorial, esclavitud e imposición de obligaciones tributarias a los vencidos.

A fines del Siglo XV, llegaron a estas tierras, los Iberos: españoles y portugueses, dueños del mundo. Venezuela pasó a formar parte sucesivamente de las dinastías europeas de los Trastámara, los Austria (Habsburgo) y los Borbones. Fueron varios siglos de explotación colonial, basados en la esclavitud indígena y africana. A ello se sumó con los borbones el monopolio comercial guipuzcoano. Entonces la vida histórica de la colonia O "Provincia" venezolana, según algunas visiones, transcurría en una envidiable "Calma Social Productiva".

Sin embargo, el mundo europeo de fines del XVIII y comienzos del XIX, fue animado por intranquilidad social, conceptos filosóficos, y cambios revolucionarios, (estructuras económicas) cuyas ideas y referencias, navegaron también en los navíos que cruzaban el Atlántico rumbo a América. En estos predios del nuevo mundo, ese conjunto de novedades, prendieron en lúcidas inteligencias criollas, sintetizada entre otros, por el joven caraqueño Simón Bolívar, quién después de haberse acercado teóricamente a las vanguardias sociales, y políticas; visitado Europa, Cuba, México, EEUU; sintiéndose en presencia de un mundo convulsionado; en la "Sociedad patriótica" alzó la voz para cuestionar esa "extraña paz" o la "calma colonial" de trescientos años.

La pretensión de romper el nexo de dependencia de España, además de las sensibilidades humanas, y utopías, era una acción política antiimperialista y anti-saqueo, pues esta modalidad económica, como hemos dicho era propio de los imperios, España lo hacía en América, y los galeones viajaban y viajaban… llevando los bienes de nuestras regiones para enriquecer a las metrópolis y sus aristocracias. Mientras tanto los imperios nacientes ingleses y nórdicos, se las ingeniaban para participar en el festín caribeño accionando contra los navíos españoles, a través de sus corsos, bucaneros, filibusteros y piratas. O sea: ¡¡saqueo general!!

Pero en los tiempos posteriores, esas "malas mañas° de los poderosos no se acabaron, sencillamente cambiaron de nombre y se justificaban de cualquier manera. En el Museo Británico en la ciudad de Londres, se exhibían objetos egipcios y de otras culturas, producto de las andanzas expoliadoras imperiales que maravillaron al mundo "culto y civilizado".

De Herman Wilheim Gôring, prominente jefe nazi, comandante de la Luftaffe, amante de las artes plásticas, se cuenta que se volvió un azote de los museos de las ciudades europeas ocupadas.

Sobre el saqueo planetario, hay mucha letra escrita,-Galeano-, por ejemplo ha dejado una excelente obra sobre el tema. Estas notas que este ciudadano intenta desarrollar, no son sino simples ejercicios memorísticos históricos, admitiendo que son largas perogrulladas, pero tienen la finalidad de llamar la atención sobre el reiterado y creciente hábito del "uso y abuso" como "comodín", del término ¡Antiimperialismo!, para evadir las responsabilidades de la deplorable gobernanza, (cuya realidad, en la Venezuela actual no admite dudas) comodín que al final termina banalizando un viejo "pensar y hacer" de una estructura político-económica y genocida, que desde el mundo antiguo hasta nuestros días, con las características propias de su tiempo histórico, ha concitado inmensas iniciativas teóricas e insurreccionales de hombres y mujeres en todos los Continentes para zafarse de tales engendros. Ahora bien, todo luce tan repetitivo al paso de generaciones y generaciones y sobre todo, al conseguirnos con reiterada frecuencia con las versiones mesiánicas de líderes que juran y perjuran, que a partir de ellos comienza la historia, o en tal caso una nueva y superior historia.

Los venezolanos aunque incomodemos a ciertos sectores de la política, y de la economía,(usufructuarios del poder) tenemos que insistir en desvelar, el comportamiento y responsabilidades de los factores que han estado al frente de la cosa pública y privada en nuestra Nación, a fin de que la Patria, por su buen ejercicio los premie o en caso contrario, los obligue a resarcir los daños éticos y materiales causados.

Nosotros, los habitantes de este país, cualquiera sea su condición y ubicación, con cierta conciencia de la crisis mundial y el relacionamiento que con ella necesariamente tenemos, dada la cohabitación planetaria, nos toca hilar bien, tan bien, como el mejor artesano o artesana textil venezolana., de lo contrario se nos va la vida y se nos va la República

Venezuela, es una nación de riqueza humano-económica incalculable, basta recorrer el país y hablar con sus pobladores y percibiremos que a pesar de siglos de saqueos y deplorables gobernanzas AUN CONSERVA, su esencia venezolana y eso tiene mucho que ver con el legado histórico, genético, de integración de culturas, desde las resistencias originarias, las rebeliones de los esclavos africanos y las ideas emancipadoras de los criollos españoles

Se trata entonces, de detener el saqueo, son siglos de experiencia lacerante de la piel nacional. Las Oligarquías conservadoras y Liberales, y todos los grupos políticos del siglo XIX, hicieron lo suyo en su época, y de ello nos queda cierta documentación y el "aprendizaje". Y, del siglo XX, entre las dictaduras y las socialdemocracias, con sus "nuevos ricos" fruto del pillaje "democrático", en el marco de una guerra contra el comunismo y la defensa del "Mundo libre", eso sí, consolidada en la represión criminal, de secuelas inolvidables en la historia venezolana.

En estas dos décadas del Siglo XXI, en el proceso político bolivariano, se enredaron los hilos en el telar. Además de la tradicional, constante e histórica injerencia imperial y, de los militantes de la ambición y la codicia activos en el mundo privado y público, civiles y militares; será preciso, para poder avanzar en una vialidad adecuada, preguntarnos, sin acudir a respuestas simples, acomodaticias, emotivas ¿Qué pasó? ¿De qué ovillo salieron tantas personalidades torcidas, que han ocupado destacadas posiciones en la cosa pública?¿Dónde están los empresarios de maletín, y sus compinches que atiborraron los puertos con contenedores llenos de chatarra?. Ahora bien, todo indica que el hilar: en cuanto a las sociedades, la política, la cultura, la economía, es tan complejo como el buen hilar en el telar, ¡Ay caramba! razón entonces tenía Simón Rodríguez, cuando solicitaba el mejor hilar filosófico, para la América.

Es evidente que este siglo XXI. Va a exigir mucho de todos los venezolanos y venezolanas entre otras: bajar del caballo al guerrero de las contiendas civiles del siglo XIX y su máuser; y hacerlo ciudadano; entrarle al siglo XX, y leer muy bien sobre aquella experiencia de las dictaduras y "democracias", para aprender, para aprender, y no seguir haciendo calcos que nos sigan llevando a callejones oscuros. Y, en este siglo XXI, urge desmontar tanta inutilidad de los omnipotentes recintos legislativos y sus inquilinos de curules sin gloria, al igual que bajar de los mullidos asientos traseros de las camionetas oficiales y sillones de la inmensa burocracia, a tantos gestores fallidos de las políticas públicas.

LA REVOLUCIÓN ES CULTURAL

Pero hay otro saqueo que es demoledor, y muy actualizado, lo trata el Ing e intelectual: Jairo La Rotta Sanchez,(F.02/04/2018) en un magnifico texto publicado el 22/11/13, en Aporrea: "Como opera el fraude y el engaño del sistema monetario de EEUU", allí afirma "Nunca en la historia de la humanidad tantos fueron saqueados por tan pocos" . A propósito de ello, hay actualmente en Venezuela un saqueo, multidimensional, cotidiano, sistemático, de la credibilidad y el bolsillo de la mayoría de los venezolanos, también por unos pocos, que han hecho mucha bulla y han terminado defraudando a buena parte de la sociedad. Mis respetos a Jairo la Rotta, quién nos ha dejado entre otras cosas, más de cien textos de economía y política, en este portal Aporrea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 508 veces.



Rafael Castro

Productor del Programa Historia Cultura y Sociedad, en Radio Comunitaria Panela 96.9 FM, de San Joaquín, Estado Carabobo/miembro de la Comuna Socialista Carabali

 racasc5@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: