El imperialismo, Adán, fase superior del capitalismo

La disociación entre capitalismo e imperialismo es ahora común entre nuestros oportunistas criollos, los líderes maduristas. Algunos hasta son capaces de desarrollar un discurso anticapitalista, divorciados ellos mismos de las políticas que ahora adelanta con furia el presidente maduro, de atraer de manera indiscriminada cualquier tipo de inversiones sobre los negocios fabulosos con nuestros recursos y riquezas naturales (desde el agua hasta el petróleo; desde el Arco hasta la Faja). El presidente maduro quiere "compartir ganancias", así se lo comunica a Trump, con eso del "ganar ganar", que le parece tan novedoso, tan práctico y sencillo al presidente.

Muchos pueden pensar que uno exagera en la interpretación que hacemos sobre lo de compartir ganancias, pero no es así. Sin embargo, para EEUU ganar solo tiene que ver con ganar espacios, riquezas, hegemonía y poder, no unos cuantos dólares. Eso de "ganar ganar" no existe, a menos que se con China, o con Rusia, y aun así no lo hacen. Mientras que ganar para maduro significa que lo dejen gobernar un tiempito más, y quizás, que no lo vayan a perseguir por el mundo a él y a su entorno más cercano. Maduro les ofrece ganancias materiales compartidas, no, como dice Diosdado, unas relaciones de respeto, como si el respeto se pudiera negociar, y menos de esa manera.

¿Cuál es nuestra situación, a la luz de lo dicho por Lenin con su tesis de que el imperialismo es solo una fase superior del imperialismo? Pensemos en estos puntos:

"Los Bancos, que antes desempeñaban el modesto papel de intermediarios, se han convertido en "monopolistas omnipotentes" que disponen de casi todo el capital monetario y de la mayor parte de los medios de producción así como de las fuentes de materias primas." Dice Lenin que ahora son los bancos asociados con el capital industrial, es decir, el llamado "capital financiero", el que puede exportar capital, pero para hacerse de los recurso y mano de obra baratos de los países más pobres, "el "exceso" de capital es exportado a los países atrasados, donde las materias primas y la mano de obra son baratas, y las ganancias de los capitalistas fabulosamente grandes". (Estas notas y las que siguen las saqué del diccionario filosófico marxista, 1946)

¿Y qué le ofrece Maduro a estos capitales, que son los mismos de los que habla Lenin? Recursos, materia prima y mano de obra barata, es decir, la oportunidad de oro al capitalismo para que nuestro pueblo sea explotado salvajemente y para que se hagan de nuestros recursos o materia prima.

Es este el "nuevo modelo económico" que propone Maduro con las Zonas Especiales de Desarrollo Económico y con la nueva Ley de inversiones extranjeras, aprobada en la ANC – y todos los demás intentos legales de justificar la entrega del país al capitalismo: Plan de la Patria II, Ley del Plan de la Patria (falsificado), etc. –. Se trata de conquistar a grandes corporaciones de la minería para que vengan y exploten nuestros recursos (oro, diamantes, coltán, cobre, níquel, etc.) mediante incentivos de todo tipo. Por otro lado, se trata de privatizar la industria petrolera de forma disimulada, "nacionalizarla" con compañías dudosas de capital "nacional", y reactivar la producción poniéndola en manos de compañías multinacionales chinas, rusas, norteamericanas, etc. Para eso tuvieron antes que desmantelarla, misión asignada a Quevedo y la guardia nacional, los cuales lo han hecho muy bien. Y por último la creación de zonas económicas especiales, con regímenes tributarios de excepción, con flexibilización de las leyes laborales, con autonomía para repatriar los capitales y las ganancias, es decir, zonas francas, donde los inversionistas pueden explotar y desarrollar sus actividades con total libertad de acción, sin restricciones de casi ningún tipo. Como complemento a eso, se establece una garantía legal adicional que les permite a las empresas resolver sus controversias comerciales con nuestro Estado a través de tribunales internacionales, saltándose nuestras leyes, mediante los convenios firmados por el Estado venezolano en "órganos de cooperación internacional", que pueden ser, desde Mercosur hasta el nefasto CIADI.

Maduro nos ha vendido el más salvaje y colonial de los capitalismos como antiimperialismo. Y chavistas como Adán Chávez, el hermano más comunista de Hugo Chávez, parece no relacionar una cosa con la otra, alzando una bandera antiimperialista mundial desde un país que se está ofreciendo al capitalismo imperialista mundial ¿Será de una disociación grave de ésta dirigencia medrosa u otra picardía más, otro engaño, de otra burla al chavismo?

"Los cartels; los trusts, los sindicatos más poderosos se reparten entre sí el mercado mundial; distribuyéndose las "esferas de influencia", formando cartels internacionales. La lucha entre los diversos grupos de capitalistas se agudiza hasta el extremo", dice Lenin, o el diccionario. Se trata de que los rusos, los chinos, Turquía, etc., están participando de ese reparto que previó Lenin, que estos países hoy día no representan a ningún socialismo, son capitalistas y son competidores capitalistas por hacerse de los recursos de países como el nuestro; están dentro de esa guerra; y se trata de que Venezuela se encuentra en el medio de ella. Aquí no hay respeto que valga, mucho menos hacia el que se vende al mejor postor, como una meretriz.

"La lucha entre las "grandes potencias" por el nuevo reparto del mundo ya repartido. El imperialismo agudizó en medida enorme la lucha de los Estados capitalistas por las colonias. El reparto del mundo entre las "grandes potencias" quedó terminado hacia principios del siglo XX, sin que haya territorios no ocupados por los imperialistas. "De modo que lo que en adelante pueden efectuarse son únicamente nuevos repartos en otra forma, es decir, el paso de territorios de un ‘amo’ a otro, y no el paso de un territorio sin amo a un ‘dueño’… Los bandidos más poderosos "envuelven en su guerra por el reparto de su botín a toda la Tierra" (El mismo diccionario, en su artículo sobre la obra de Lenin)

La única resistencia verdadera es ir en contra de la lógica del capital, es profundizar el socialismo.

El capitalismo, y por ende, el imperialismo, solo le teme a la rebelión y conciencia de los pueblos y al socialismo, no nada más proclamado sino practicado. Es una perfecta estupidez proclamarse socialista practicando el capitalismo, y de la forma más colonial, más atrasada que puede haber, como lo hace este gobierno. Ahora más que nunca cobra valor el plan de la patria de Chávez, el bolivarianismo, el internacionalismo, el socialismo marxista leninista, científico, tal y como dejó escrito Chávez. Las declaraciones no tienen sentido sin una acción práctica que las apoyen y le den su fuerza y valor. Las palabra que se refieren a la nada o ancladas en nada, se las lleva el viento.--



Esta nota ha sido leída aproximadamente 967 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor


Notas relacionadas