La verdad de la estrategia gringa del 23F

A los gringos y a la derecha se les cayó el plan que tenían para formar una coalición destinada a invadir a Venezuela; todo bajo el disfraz de una "lucha en nombre de la libertad, la justicia, la paz, la democracia, la defensa de los derechos humanos y contra una supuesta crisis humanitaria"

La vaina se les comenzó a complicar en la OEA donde a pesar de las maniobras inmorales de Almagro no lograron apoyo.

Decidieron, entonces, acudir a la ONU y el resultado fue peor.

Para colmo, el grupo da grima se debilitó enormemente con la posicion de México; los militares de Brasil dieron un paso a un lado; el Papa se pronunció en contra; Rusia dejó en claro que su apoyo a Venezuela podría generar una nueva crisis de los misiles y está dispuesta a asumir el reto; China se opone al plan norteamericano y cada vez más nuevas voces corean, en el mundo, Hands off Venezuela.

Definitivamente, no la tienen fácil el fascista de Trump.

A pesar de lo anteriormente expuesto, los gringos siguieron con la estrategia de entrar a la fuerza a territorio venezolano, como primer paso a una invasión.

Esto nos obligaba a preguntarnos ¿Se volvieron locos? ¿Son tan imbéciles y descarados? ¿Por qué hacer el ridículo de esa forma y exponerse a una derrota que genere frustración en sus filas?

La respuesta a esas preguntas nos permitió entender cuál era el verdadero plan con el concierto, la supuesta entrega de ayuda humanitaria y la oferta de dinero para que corrieran a entregarse en los brazos de la derecha y el imperio.

De ninguna manera el objetivo era entrar a Venezuela con la mal llamada ayuda humanitaria y propinarle a Maduro una derrota política. Mucho menos complacer a unos escuálidos que se babeaban imaginandro tropas gringas arrasando San Cristobal en ruta hacia Caracas.

De hecho, en ese momento no tenían las tropas, el armamento y los equipos necesarios para lograrlo.

Cierto es que buscaban varios muertos para sacarle provecho con su jauría mediática, pero igual no era ese el objetivo principal.
Ni siquiera era cierto que "el día D" era el 23F como anunciaron.

La estrategia apuntaba en otra dirección. Eran en los días previos al 23E donde aspiraban a consolidar la victoria.
Aspiraban con su plan a quebrar la unidad de las Fuerzas Armadas, el respaldo al gobierno de importantes dirigentes políticos y la lealtad del pueblo chavista.

¿Cómo?

La estrategia era amenazar, amenazar y amenazar conque el 23F iban a entrar y a derrocar a Maduro. Esa visión la reforzaron con la presencia, en suelo colombiano, de altos funcionarios gringos, políticos latinoamericanos, el secretario general de la OEA, expresidentes y pare de contar.


Revisen los videos en los que pusieron a trabajar a sus cipayos y se encontrarán que el mensaje era claro y contundente: "Militar y político venezolano te quedan pocas horas, tic, tac, tic, tac. O respaldas a Guaidó y ayudas a derrocar a Maduro o tu futuro se reduce a dos opciones: muerte o cárcel"

Carajo, se necesitan testículos para mantenerse firme en una posición, cuando se anuncia una invasión y los más altos funcionarios del imperio más poderoso de la historia de la humanidad te amenazan con cárcel y muerte si no te rindes. Pero se equivocaron una vez más. No es mentira aquella frase de Chávez cuando dijo: ¿Saben una cosa? Bastantes cojones hay aquí para defender esta patria.

Con la excepción de tres guardias rasos, que mediáticamente quieren convertir en ciento y pico, ni un hombre de las Fuerzas Armadas, ningún político y menos ningún hombre o mujer de pueblo se movió un centímetro en la dirección que ellos esperaban.

Ellos aspiraban una desbandada de oficiales, tropa y políticos. Aspiraban poner al gobierno en estado de defección. Aspiraban a levantar la moral de unos escualidos frustrados que odian, hablan y sueñan todo el dia de Maduro y Diosdado.

No pudieron alcanzar ni uno sólo de los objetivos trazados.

De manera que la victoria no estubo en impedir que entraran con el señuelo de la ayuda humanitaria. La victoria estubo en la posición granítica, patriota y chavista de nuestras Fuerzas Armadas y en un pueblo por cuya mente, jamás pasó la idea de doblegarse.

Ambos, pueblo y soldados, demostraron de que material están hechos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1819 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor