Discurso de Donald Trump sobre tema Venezuela: Ratificación de la "Hoja de Ruta" de la invasión sobre el país

En el día de ayer, el jefe del imperio y "dueño del circo", me refiero al actual presidente de EEUU, Donald Trump, se trasladó hacia la ciudad de Miami, y se encontraba específicamente en la comunidad de Doral Gables (la cual tiene una de las mayores comunidades de cubanos anticastristas y venezolanos antichavistas que hay en EEUU) y desde allí, Trump cargó en contra de la Patria de Bolívar y Chávez.

Dicho discurso pronunciado por Trump, no en balde, fue pronunciado en el contexto de lo que en Estados Unidos conmemoran como "The President Day", y ante una comunidad de las minorías de ese país, cuyo apoyo e influencia pueden resultar determinantes para definir cualquier proceso electoral en el gigante norteamericano (¿Evento de campaña para la posible reelección de Trump?).

Cabe destacar toda la puesta en escena que tanto Trump como su esposa Melania realizaron como introducción antes de las palabras emitidas por éste, ante una comunidad de venezolanas y venezolanos, donde destacaban las banderas de siete estrellas y las consignas antichavistas, y casi pidiendo a gritos la acción militar contra Venezuela. Todo ello era de esperarse en un escenario de esas características.

Pero Trump en sus palabras, más que aportar nuevos elementos de cara a los preparativos en los planes de agresión militar a la República Bolivariana de Venezuela, lo que en realidad hizo fue ratificar, en líneas generales, la "hoja de ruta" que tiene sobre el país, donde ratificó que "todas las opciones están sobre la mesa", en lo concerniente al tema Venezuela.

Ciertamente, en el discurso insolente, por decir lo menos, de Trump, se dirigió en la mayor parte de su tiempo en el discurso de un poco más de media hora, a los efectivos de la FANB, a fin de que éstos se insubordinen en contra del Presidente Constitucional y Comandante en Jefe, Nicolás Maduro. Y expresó una clara amenaza no sólo al pueblo uniformado, sino a toda Venezuela, de que si no hacemos lo que EEUU quiere, que es derrocar a Maduro, "lo perderemos todo" (¿También perderíamos la vida?). Por una duda que tengo, como lo expresaría el camarada Roberto Hernández Montoya.

Evidentemente, el pronunciamiento de Trump desde el día de ayer en Miami, a la par que el portaaviones USS Abraham Lincoln comenzaba sus desplazamientos hacia aguas del Caribe, muy cercanas a las costas de Venezuela, advierten sobre el escalamiento en las agresiones contra Venezuela.

Escalamiento este que pudiera expresarse en el cierre del cerco diplomático, político, económico, comercial y financiero, con el objetivo de impulsar el colapso del país, que conlleve a una implosión social, que propicie el caos, la ingobernabilidad e inestabilidad política, elementos estos que, en el marco de la tesis de la "necesidad de proteger" de las Naciones Unidas, sería el justificativo necesario para la agresión armada contra el territorio venezolano.

Como algunos camaradas ya lo han señalado, no se recuerda, desde la presidencia de Ronald Reagan por lo menos, a un mandatario estadounidense atacar al socialismo con la vehemencia como lo hizo Trump ayer, pero a su vez con una pobreza argumental y miedo. Y miedo porque la corporatocracia estadounidense y sus sectores neoconservadores saben algo, producto de la observación de la sociedad de ese país (fundamentalmente confirmadas por las más recientes elecciones al parlamento), que los hacen querer extirpar a lo interno, cualquier movimiento o corriente que tenga olor, sabor y tacto de socialismo. El viaje hacia Miami fue dirigido más hacia la política interna que hacia el exterior.

Importante es de destacar, a cuatro días de la recepción de la supuesta ayuda humanitaria a Venezuela, que la fórmula que desde EEUU habrían escogido para subvertir el orden en Venezuela está en la mesa y va a ser financiado, equipado, aupado y dirigido hacia grupos mercenarios y paramilitares. Esto porque la invasión militar yanqui, las cuentas no les están dando, y esto debido a las más recientes declaraciones del canciller ruso Lavrov, o lo que le trajo su enviado especial de China.

Asimismo, el desconocimiento de la realidad venezolana pudiera hacer mella. Las conversaciones a lo interno predicen un divorcio entre las facciones de traidores que le informan al Departamento de Estado.

No obstante, en el marco de estos días cruciales, no podemos ni debemos bajar la guardia.

Además de ello, las líneas están dadas y claramente establecidas:

1.- Calma y Cordura.

2.- Nervios de Acero.

3.- Máxima Conciencia y Movilización.

¡Cúmplase!

Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen.

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!

¡Hasta la Victoria Siempre!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 759 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Martorano

Juan Martorano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a276130.htmlCd0NV CAC = Y co = US