Entre Carmona y Guaidó, el imperialismo

"Nervios de acero, calma y cordura,

en favor de la patria, y en favor

de la unión cívico- militar"

Nicolás Maduro

 

Un amigo muy sabio para emitir una opinión, porque se mantiene al tanto de todo el acontecer nacional, e internacional. Antes cualquier pregunta sobre los Estados Unidos, rápidamente responde: "Ninguna de sus acciones, hacia nosotros me sorprenden; el Libertador nos alertó con una proclama que todo el mundo conoce".

Hace poco me lo conseguí, y apenas iniciamos la conversación puso de manifiesto su sabiduría, y jocosidad para darme su sentir sobre el momento que vive nuestro país: "Era raro, que no había aparecido otro Carmona; menos mal que esta nueva versión, no es más que una caricatura; por eso los Estados Unidos, han puesto toda la carne en el asador. No les garantiza nada para un golpe de estado, y por eso todos esos ataques: terrorismo puro para alimentar las redes sociales, y a la vez, darle ánimo al títere para que no se chorreé".

Esa realidad la estamos viviendo en estos momentos, con la ferocidad, y el envalentonamiento de los gobernantes gringos. Han pasado veinte años del triunfo de la revolución bolivariana, y se van a cumplir 18 años del fracasado golpe de estado de Carmona Estanga, y estos hechos totalmente contrapuestos de igual manera siguen golpeando el subconsciente de las piezas principales del imperialismo, y la oposición venezolana, quienes no se detienen en la siembra del odio, el terror, a través de los mecanismos más cercanos a su alcance: las redes sociales.

De Carmona Estanga, lo único que recuerda el pueblo venezolano, al vivir pocos días de una directa usurpación – pero muy tenebrosa – bajo la dirección sanguinaria del gobierno estadounidense, es la sonrisa nerviosa, el cual no pudo disimular en ningún momento, porque sabía el peligroso que corría al estar condenada al fracaso, por el ímpetu y la consciencia sembrada por el Comandante Chávez. Nadie se acuerda de él, pero ahora se presenta un nuevo ensayo, con los mismos propósitos con una pieza escogida en el depósito de la asamblea nacional en desacato, pero con el apoyo incondicional–por los momentos– del trio macabro: Trump, Pence, Pompeo, y en medio de este triunvirato todo huele mal para nuestra América, por los gobiernos arrastrados que se le unen, el cual ceden sus espacios para montar las bases militares.

Los planes trazados por el imperialismo con su nuevo peón: Juan Guaidó, los conoce todo el mundo, por los hechos muy recientes en países, donde dejaron un verdadero desastre, el cual van necesitar muchos años para su recuperación. Pero además el miedo psicológico por los abusos cometidos con hechos bochornosos, el cual es una práctica generalizada a donde llegan, como sucede en Colombia, según un Informe dado a conocer a través de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas: "al menos 53 menores de edad colombianas fueron violadas años atrás por soldados y contratistas de EE.UU., quienes grabaron los abusos y vendieron los videos como material pornográfico.

Si esto no llama a la reflexión a los enemigos de nuestra patria, es colocarse del lado más oscuro de la humanidad. Nadie puede apoyar estos abusos sexuales tan perversos, que dejan al descubierto de lo que son capaces estos bandidos, que actúan en nombre de la libertad. Así como los venezolanos tenemos que rechazar el robo descarado de los bienes de PDVSA, y CITGO, en Estados Unidos, porque atenta contra la dignidad, y la libre convivencia del mundo. Tenemos dos alternativas a pesar de todos los problemas: nos ponemos del lado de los gringos, o levantamos el puno para rechazar la injerencia en la tierra del Libertador Simón Bolívar..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1190 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: