Golpe, golpe y golpe

El imperio norteamericano tiene una larga historia de invasiones y golpes de Estado en Latinoamérica. Siempre para derrocar gobiernos a los que según sus propias palabras "no pudieron torcerles el brazo". Sin embargo, la experiencia vivida en Vietnam, Cuba, Afganistán, Libia, Siria e incluso Palestina les ha enseñado que cuando no se cuenta con cipayos como Pinochet, Videla, Stronger y otros gorilas, que tengan control sobre el aparato militar, la resistencia puede ser larga y costarles mucho dinero, vidas y equipos.

Es precisamente ese tipo de resistencia el que ha obligado el imperio norteamericano a una diversificación de los golpes de Estado.

No sé trata de que hayan renunciado a los golpes de Estado clásicos como recientemente intentaron en Turquía; es que hoy tienen un abanico de opciones.

Si cuentan con políticos y empresarios dispuestos a negociar una nación, tienen buena parte de lo necesario para poner en práctica cualquiera de esos estilos de golpe.

Con golpes o revoluciones de colores, como prefirieron disfrazarlos, tuvieron recientemente éxito en algunos países de Europa Oriental y repercusiones en el Oriente Medio. Con golpes parlamentarios han tenido éxito en Brasil, Honduras y Paraguay. Con la mezcla de golpe parlamentario y militar se apoderaron del poder en Honduras y con "golpe de mercado" intentan doblegar a Venezuela.

Sí, aquí en la patria de los libertadores después de muchos fracasos han creado las condiciones para un Golpe de Mercado.

Dentro de un plan a mediano plazo han ido generando esas condiciones y, peor aún, haciéndole creer a millones que todo es culpa del gobierno "castro comunista".

Le han hecho un daño terrible al país en cada uno de sus intentos de golpe:

* Golpe mediático. Con el apoyo de los medios de comunicación, unos generales sin capacidad de combate y poder de fuego, intentaron imponer al frente del Gobierno a un payaso como Pedro Carmona.

* Golpe Económico. Paralizaron PDVSA para asfixiar económicamente al gobierno

* "Revolución de colores" en aquellos días de Súmate, Altamira y Globovisión.

* Intento de guerra interna (tipo Siria y Libia) con sus infernarles guarimbas.

* Golpe parlamentario a través de una Asamblea Nacional sin poder alguno que ya ha "destituido" dos veces al Presidente.

* Golpe judicial mediante un mamotreto de Tribunal Supremo de Justicia en el Exilio.

* Magnicidio contra el Presidente Chávez e intento contra Maduro.

Aquí hacemos un alto, para solicitar a aquellos que creen que Chávez no pudo ser asesinado, porque el cáncer no se contagia; que investiguen sobra la forma como le inoculan cáncer a ratones.

Volviendo al tema central. Sumados a todos esos frustrados intentos de golpe hoy en Venezuela se ensaya un GOLPE DE MERCADO, a través del cual pretenden justificar una "intervención militar humanitaria" o como preferimos llamarla: UNA MATANZA HUMANITARIA.

El golpe de mercado no es más que "el conjunto de acciones que los poderes económicos internos y externos toman para incidir en la política de una nación".

En nuestro caso la devaluación de la moneda impulsada a través de DolarToday; una escalada de precios que impacta en el bolsillo y el estomago del pueblo, generando, además, escasez; el bloqueo al intercambio comercial libre; las fuertes limitaciones al acceso a financiamiento y las sanciones económicas contra empresas del Estado son parte de ese golpe de mercado que todos sufrimos, pero que lamentablemente mucho venezolano no ve, no entiende y no quiere entender; limitándose a repetir, sin usar el cerebro, que todo es culpa de Maduro.

Parafraseando a Pascualina Cursio podríamos decir que "sufrimos una escalada de precios deliberadamente provocada por los sectores empresariales y financieros para poner de rodillas al sistema político. La experiencia de la hiperinflación es tan traumática que resulta inevitable que la sociedad reclame estabilidad económica por sobre todas las cosas".

Así se fragua, en lugar de un golpe de Estado, un golpe de mercado. Lamentablemente, el gobierno venezolano pareciera preferir que lo derroquen o que el pueblo sufra como nunca, antes de tomar una acción decidida y firme contra quienes impulsan con descaro un Golpe de Mercado.

Para finalizar invitamos a aquellos que creen que la salida es una matanza humanitaria a que se pregunten ¿qué motiva en los gringos tanta "preocupación" por Venezuela? ¿Será que cada vez que se han preocupado por la democracia, la libertad y los derechos humanos en un país determinado, han ganado algo los ciudadanos de ese país?

Quien no tenga claro que los gringos no derrocan gobiernos porque violen derechos humanos o porque sufra crisis humanitaria o económica; sino para evitar que con una política económica diferente al neoliberalismo logren enrumbar al país hacia la independencia total, convirtiéndose así en un "mal ejemplo y/o para adueñarse de sus recursos económicos y naturales, ha estado dormido durante el último siglo o es un pendejo que cree que el imperio es Disney World.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1607 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor