Guerra avisada

El día 06/11/2006, el reconocido archienemigo jurado de la revolución bolivariana, la ficha de la CIA y el Mossad israelí en Venezuela Rafael Poleo, director del panfleto “El Nuevo País”, en el programa “Aló ciudadano” de la televisora privada Globovisión, asomó lo que sería el plan terrorista de la oposición para la captura y la destrucción del Estado nacional. Lo denominan la “revolución naranja”. ¡Vaya la falta de originalidad la de estos lacayos!

Como ya todos sabemos, el plan de nuestra lacaya burguesía, según Poleo, consiste en repetir la tesis probada por el imperio norteamericano en la ex república soviética de Ucrania, y llevada acabo por un movimiento de la burguesía nacional pro-occidental de ese país encabezado por Víctor Yushchenko, líder del movimiento “Nuestra Ucrania”. Al plan desestabilizador lo denominaron “la revolución naranja”.

No es necesario repetir en este artículo la receta minuciosa del siniestro plan. De esto Poleo y la experiencia de Ucrania hablan por si solos. Pero lo que es importante mencionar es que, esta famosa “tesis Ucrania” consistió también en un auto-atentado (envenenamiento: de efecto no-mortal) del líder de la oposición. Entonces es de esperar que acciones de este tipo se susciten contra el candidato del imperio. Incluso acciones que puedan ir más allá en caso de no presentarse las condiciones que se motivaron en Ucrania. Nos referimos a un eventual asesinato del lacayo Rosales, como parte de un plan desestabilizador a escala mayor por la CIA.

Es importante resaltar aquí, que este plan terrorista desestabilizador ya se encuentra desarrollándose por los medios de comunicación privados. Podemos entenderlo cuando observamos como, diariamente, estos mismos medios denuncias un supuesto incremento de la violencia en el país y altos índices de asesinatos por lo que atribuyen, de forma directa y morbosa, responsabilidad directa al Presidente Chávez. Es parte de un “plan naranja” que vería su máximo clímax el 3 D. Sin ánimos de amarillista, el juego está cantado.

La acción de los revolucionarios deberá estar emprendida en crear conciencia a esa parte del pueblo engañada del por qué de estas acciones desesperadas de la oposición, que intereses representan estos lacayos. La acción del Estado deberá estar emprendida en levantar expedientes administrativos que permitan emprender acciones judiciales contundentes contra estos voceros políticos y periodistas que se prestan a este macabro y sanguinario juego. El imperialismo no descansará hasta ver nuevamente a nuestro pueblo sometido, y ver reestablecidas las políticas de expropiación de nuestros importantes recursos energéticos que existían en el pasado.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 3029 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: