¡Venezuela ya ganó!

, Calma, calma, calma; Retardo, retardo, retardo;

cumplimiento; palabras Vagas; consultas; exámenes;

retorsiones de argumentos y demandas; divagaciones

sobre la naturaleza de la cuestión y de los documentos…

y siempre mucha cachaza y mucho laconismo para no dar

prenda al contrario".

Simón Bolívar.

Al ver por los mismos medios de comunicación del imperio como el gobierno norteamericano a través de sus representantes se movían entre los embajadores del mundo, aplicando el concepto imperialista de diplomacia, que consta de sobornos, manipulación y amenazas, entonces podemos decir: ¡Venezuela ya ganó!

Al ver el triste papel que están desempeñando los indignos lacayos y Judas del imperio, que se hacen llamar venezolanos, decimos con propiedad que han quedado desenmascarados frente al pueblo, que los ha visto ponerse de parte del imperio y su cultura de la muerte. Al ver a los traidores a la patria desesperarse, entonces nos sentimos orgullosos de decir: ¡Venezuela ya ganó!

Al sentir la solidaridad de muchos países, que se mantienen firmes en su decisión de enfrentar con dignidad al proyecto de guerra de un imperio hambriento de las riquezas naturales de las naciones del mundo, entonces, no nos queda otra expresión más que decir: ¡Venezuela ya ganó!

Cuando vemos la dignidad infinita de nuestros diplomáticos, plantarse frente al poder norteamericano en su propio territorio y obedecer con valentía la voluntad de nuestro gobierno y de nuestra revolución, solo podemos decir: ¡Venezuela ya ganó!

Que el imperialismo vea una muestra de lo que tendrán que enfrentar si se les ocurre la infeliz idea de invadir al suelo sagrado de la patria de los libertadores y libertadoras de América. Por eso como hijos e hijas legítimas de Simón Bolívar, gritamos al mundo entero: ¡Venezuela ya ganó!

Ver el espectáculo de un embajador imperial arrodillado ante otras naciones que no tienen ni la riqueza, ni el poderío de los Estados Unidos, para frenar las justas aspiraciones de los pueblos libres del mundo. Pasaron de la arrogancia a la mendicidad, del orgullo a la humillación. Eso nos hace gritar con orgullo: ¡Venezuela ya ganó!

Al ver el triste rol de la oposición golpista venezolana apoyar al imperio que les financia su política de terror. Al ver a su falso candidato único recitar, con la ignorancia más absoluta, los dictados y las chuletas que le escribe la embajada norteamericana en su intento de hablar algo coherente contra la revolución y contra todo el pueblo bolivariano, exclamamos con mayor propiedad: ¡Venezuela ya ganó!

¡Rodilla a tierra!

Esa es la consigna de la revolución para resistir los ataques imperialistas en este y cualquier escenario de lucha y confrontación, porque nos acompañan los pueblos del mundo, la gente de buena voluntad.

Esta es la consigna para todo el pueblo de Bolívar, porque nos toca defender a nuestra Constitución Bolivariana. Tenemos el deber de defender nuestra revolución, nuestras conquistas, el derecho de nuestros hijos e hijas y los sueños de nuestros padres y madres.

Esa es la consigna para todos los revolucionarios y revolucionarias del mundo, porque debemos defender la esperanza de los pueblos que luchan y sueñan por un mundo de justicia y paz.

¡Venezuela se respeta!

¡El pueblo nunca olvida!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3414 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor