No queremos ayuda exigimos cese la guerra

La oposición venezolana, la derecha internacional y ONGS, tratan de confundir y de manipular el término "ayuda humanitaria" para que la misma se aplique en Venezuela al modo del imperio que más daño ha causado a la humanidad, los Estados Unidos. Es realmente vergonzoso que la OEA, la CIDH, la ONU, la Unión Europea y países que tienen más alto índices de pobreza y de peores asistencias sociales que Venezuela (como Colombia, México y Argentina), entre otros países, sus presidentes pidan a gritos una ayuda humanitaria para el país, cuando hasta hace poco estos mismos gobiernos (por ejemplo), se negaron a establecer relaciones comerciales para la compra de medicinas y alimentos. Su cinismo no tiene límites, exigen al gobierno que abra los canales para la asistencia de una ayuda humanitaria, pero ellos generaron esta crisis pidiendo intervencionismo, bloqueos económicos y sanciones contra Venezuela. Su inhumanidad no tiene parangón. ¿Por qué la MUD y los países cuyos presidentes son enemigos del gobierno de Maduro no piden el cese de la guerra económica contra el país? Estamos ante una guerra no convencional y esta puede desembocar en una asistencia humanitaria. No obstante, insisto que la crisis real en el país es la ausencia de un alto valor de humanismo, estamos dejando de pertenecer a la especie humana para convertirnos en la peor barbarie para colocar a nuestros propios hermanos compatriotas venezolanos en la mendicidad.

Es necesario entender este doble juego de la derecha para expresar de manera contundente que los venezolanos no queremos ayuda, exigimos el cese de la guerra no convencional creada por los Estados Unidos para arrodillarnos y apropiarse de nuestros recursos; reclamamos como un país independiente el cese del bloqueo económico porque desde hace más de doscientos años decidimos ser libres de todo tipo de opresión; le exhortamos a los países enemigos y a los que se arrastran al imperio que no permitimos más injerencia extranjera en nuestro territorio, que defenderemos nuestros recursos a cualquier precio. A todos les decimos que no hay una crisis humanitaria, que nos permitan comprar nuestras necesidades básicas como alimentos, medicinas e insumos médicos a cualquier país del mundo como lo hace este mundo globalizado; no queremos que nos regalen nada porque hacerlo es permitir una intervención a cualquier costo, sería la excusa perfecta del imperio para intervenirnos militarmente. Los humanistas pensamos en el porvenir tratando de superar la crisis presente, creemos en la libertad y en el progreso social en colectivo; aspiramos a una nación más humanista, en un mundo multipolar y solidario tal como siempre lo ha hecho Venezuela con los países hermanos que ahora actúan como enemigos.

Mister Marco Rubio no queremos ayuda y mucho menos la de ustedes, queremos que se respete este nuevo proceso electoral que se celebrará en Venezuela ¿Por qué no dijiste nada de las elecciones fraudulentas celebradas en Honduras o en el mismo EE.UU.? Nuestra Fuerza Armada nacional no recibe órdenes de ningún país. Te queda grande citar a Bolívar, pronunciar sus palabras en su discurso de Angostura en 1.819 "nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano al poder". Te insto leer la carta que le escribe Bolívar al Gral. Antonio Gutiérrez De La Fuente "nuestro pueblo no es el europeo, ni el americano del norte". La derecha pretende que "imitemos a los EE.UU. sin considerar las diferencias de elementos, de hombre y de cosas". "Sea lo que fuere de este gobierno con respecto a la nación norteamericana, debo decir que ni remotamente ha entrado en mi idea asimilar la situación y naturaleza de los Estados, tan distintos como el inglés americano y el americano español, que sería muy difícil adaptar en Venezuela las leyes de Norteamérica. Sobre los tratadistas que hablan de las leyes apropiadas a los pueblos que han de regir: ¡He aquí el código que debíamos consultar y no el de Washington!". Como buen estadista visionario, en carta al Cnel. Patricio Campbell (05/08/1829), le manifiesta que los Estados Unidos de América parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la libertad. Seguramente el senador Marco Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, no sabe nada de Bolívar, el hombre más universal de todos los tiempos, ni de cómo se gestó la lucha por la independencia de América Latina (incluyendo Cuba). A santos también es bueno recordarle que en carta de nuestro padre Bolívar a Santander le advierte que "la Inglaterra verá siempre la España en América con odio y también los norteamericanos. Nosotros seremos más fuertes cuando estemos más unidos, y esta unión no nos vendrá nunca de la satisfacción que da una independencia y una confianza sin límites, porque el día que nada temamos ese día empiezan todos los peligros para Colombia". Así que tanto interés señor Santos del Goliat Trump por usted o por Colombia, no es por amor, sino por la inquietud de plagarnos de miserias a nombre de la libertad, esa misma que ustedes ahora llaman "ayuda humanitaria" y como perros falderos le mueven la cola para que se imponga el código de Washington.

El pueblo está consciente de que en nuestro sistema electoral cada evento es de vital importancia a tal punto que participa en cada contienda de manera libre, voluntaria y en paz, con más ímpetu desde que se inició el gobierno revolucionario; respetando el principio del libertador, de la alternabilidad democrática en el poder por la vía electoral, ya que las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares y solo a dicho pueblo le pertenece única y exclusivamente la posibilidad de impulsar las correcciones que sean necesarias en las obras de sus gobernantes. A este principio bolivariano es al que le teme la extinta MUD, Marco Rubio, Almagro y sobre todo el Goliat Trump. En definitiva, no queremos más juegos de guerra, sino exhortamos a que se nos respete a la cita de unas elecciones libres, sin la ayuda o injerencia de ningún país. La única ayuda que queremos es que los pueblos del mundo se levanten contra el gigante Goliat y les exija el cese de los bloqueos económicos contra países con tendencia socialista, para someterlos a su yugo. Nos resistimos a la hoy dominación de la doctrina estadounidense para el control de la geopolítica global de América Latina y el Caribe (militar, política, económica, ideológica y cultural), al único código que apostamos es al de los pueblos, al de "los poderes creadores que crea mi pueblo", a la unión de nuestra América toda; a la autenticidad y respeto hacia nuestros pueblos originarios, sin emular ningún país; bajo la doctrina de Simón Bolívar, como alternativa viable al modelo capitalista salvaje que ofrece el imperio y sus lacayos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1766 veces.



Esmeralda García Ramírez

Licenciada en Administración Articulista

 esmeraldagarcia2309@gmail.com

Visite el perfil de Esmeralda García Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: