A propósito del atropello a Nicolás maduro i un artículo de Oswaldo Leal

“La mejor política es la honradez”

Simón Bolívar



Como todo venezolano, revolucionario o no, debemos sentirnos vejados por el atropello hecho en un aeropuerto de los Estados Unidos “ejemplo de democracia desvirtuada” en el mundo. Si fuese democracia, es injertada con un imperio, peor que los injertos de Europa combinadas con un Reino, porque allá los reyes, son modestos, sensatos i pacifistas; reyes anodinos que no tratan de expandir el reino ni invadir a otros pueblos. Hasta cierto punto unos mantenidos mui costosos, para observación del turismo. El emperador norteamericano es en cambio un Calígula (con caballos de ministros o secretarios) i un Nerón, con ansias de quemar no sólo a Roma, sino al mundo, al que arremete en todo i todos los días.

Por eso, cuando en una tribuna mundial, por primera vez los países de los cinco continentes, tiene oportunidad de escuchar una voz disidente, denunciando las atrocidades, genocidios, torturas i asesinatos que ordena hacer el emperador, desvían la atención al léxico, o al cognomento empleado por esa voz, al llamarlo diablo i decir que huele a azufre, sin responder por la serie de acusaciones o imputaciones de atrocidades que se le atribuyen i son conocidas en el mundo entero. Por eso, además de todos los preparativos de alta o fiera agresión que preparan contra Cuba i Venezuela, la arrechera infantil de este paranoico que no sabe el peligro en el cual tiene al planeta; ordena igualmente agredir en grandes o pequeñas ocasiones, como un delincuente callejero (azotes de barrios los llamamos) buscando víctimas. Por eso, además del atropello al presidente Chávez, para ver si no iba a cantarles verdades en su propio patio (negando equipos de seguridad i de cuidados médicos), aprovecharon el viaje aparte con su familia, del Ministro de Relaciones Exteriores i Canciller de la República Nicolás Maduro, para atropellarlo en el Aeropuerto Kennedy, sin pensar que respondería con toda valentía i dignidad, acorde a su cargo por demás respetable i de privilegio diplomático, con sólo presentar sus credenciales. En vez de un trato especial, parece que les merecía un trato como sospechoso de ser un delincuente i, para mí, no fue un simple incidente o casualidad, sino que existe ordenes expresas de producir provocaciones políticas, donde haya una oportunidad. Y los lacayos de aquí, metiéndole al bruto i a las bajas pasiones de chismosos detractores, empiezan a elucubrar sobre porqué viajaba en primera clase o porqué no se vino directo Nueva York-Caracas, sino haciendo un toque en Miami. ¿Se ha visto mayor estupidez, en vez de sentirse ofendidos como venezolanos? Ya algo parecido la habían hecho a la Canciller colombiana Sra. Barco. ¿Qué pasaría si en Maiquetía a la Secretaria de Estado Condolencia Arroz, la trataran de registrarle siquiera la cartera? Saldrían las cuatro televisoras i los periódicos de la oposición, a solicitar el envío inmediato de los Marines, para vengar con guerra invasora una vejación inconcebible.

Empero, voi a referirme a la recomendación que hace el escritor Oswaldo Leal, justamente indignado como correcto venezolano que defiende a su patria, para pedirle al Canciller Maduro, quien se ha desempeñado con acierto en sus cargos en el gobierno i luce como una persona educada i decente, pese a su origen humilde como han tenido millones de grandes personajes en la historia i que ya afortunadamente no apena a nadie, que demande al gobierno de los Estados Unidos, como allá se realizan por miles, todos los días. Una vez recordé que en las grandes ciudades, detrás de las ambulancias que llevan un herido, van muchos carros atrás, no de médicos sino de abogados, para ver que delito detectan para hacer una demanda. Narra entonces el caso de un conductor vejado, por pasarse un stop (pare), i no cargar documentos. A mí me pasó en Maracaibo algo parecido. Salí de madrugada corriendo a un hospital para atender un parto de urgencia. Cuando salí como a las 7 i media de la mañana, un autobús chocó mi vehículo. Los fiscales levantaron el choque i me pidieron documentos (título de manejo, etc.) que no cargaba porque olvidé la cartera por la urgencia del caso; entonces consultaron (ante mis protestas) con el Inspector de Vehículos que era un abogado de apellido García i éste ordenó detener mi vehículo i llevárselo con una grúa cuando podía andar perfectamente. Acudí a varios abogados i me dijeron que no se podía hacer nada; que todo era un negocio: grúa, pago de estacionamiento oficial mientras resolvía el problema, etc., sin contar el perjuicio de privarme de automóvil en mi condición de médico obstetra o partero. Lo que pude hacer fue defenderme por la prensa, entablar una polémica con el Inspector i ganarla moralmente. La justicia brilló por su ausencia.

Ahora, cuando vemos el caso del Canciller, podríamos decir que tenemos todas las razones para que una demanda se cumpla positivamente, i no solamente se obtenga una ganancia, sino asentar un ejemplo. Eso en una verdadera democracia, pero jamás en la más deficiente i corrupta del mundo, no por sus instituciones i su pueblo (Poder Judicial i Opinión Pública) sino por su gobierno de bucaneros o piratas, dedicados al robo petrolero. La suspensión del bloqueo a Cuba, se ha ganado en la ONU por muchos años i con votaciones de 197 ó 198 a favor, i dos o tres en contra. Sin embargo el gobierno de USA, ni le ha puesto atención a eso. Vemos el caso de los cinco cubanos detenidos arbitrariamente ya por años, irrespetando el mandato de un juez que los halló inocentes; vemos el caso de Posada Carriles, o de los terroristas venezolanos que colocaron bombas en embajadas i muchos de los grandes golpista, todos protegidos en un país que tiene por bandera actual (ya que otras mentiras no funcionan) la lucha contra el terrorismo.

En un país con un gobierno así, ya repudiado por gran número de norteamericanos que detestan las guerras i son gente decente i pacífica, ¿Podría tener acogida una demanda de Nicolás Maduro o de Venezuela contra el gobierno del presidente Bush? Primero, envejecería Maduro en espera que decidan recibir la demanda; segundo, ¿Sería positiva la sentencia? Lo dudo, o mejor no lo creo en absoluto. I tercero, finalmente, en caso de hacerse realidad un milagro ¿Ese gobierno corrupto, genocida i exterminador de pueblos, acataría la sentencia? Creo que recurrirían a una fábrica de papel sanitario i la mandarían a imprimir allí, para los rollos de baño de la Casa Blanca. De ese gobierno, amigo Leal, no se puede esperar nada bueno, si no, la política de siempre, como lo dice Noam Chomsky en uno de sus libros poco nombrados; EL TERRORISMO COMO POLÍTICA EXTERIOR DE LOS ESTADOS UNIDOS. Ese no es un país democrático, sino una tiranía que entretiene, como en los tiempos de Roma, a su pueblo con pan i circo. Las Vegas, Béisbol, Fútbol, Cabarets, Casinos, Boxeo, Deportes Extremos i Drogas. El narcotráfico es uno de sus primeros negocios i allí se encuentran los mayores consumidores del mundo. Allí, en verdad, la libertad i la justicia están perseguidas, igual que la libertad de expresión que solamente la disfrutan empresas como CNN i otras a escala mundial. Son diferentes hasta con Inglaterra, la Pérfida Albión, hasta por el idioma inglés que han desbaratado. Por eso creo que fue Oscar Wilde quien dijo que, Estados Unidos e Inglaterra, son dos países solamente separados por el idioma.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2790 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a25674.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO