La transición made in USA en Cuba solicitada con colaboración de Chávez

Hace unos tres años estuve en Cuba, en un plan económico de una agencia en la ciudad, pues no soi rico (i mi sueño es conocer toda la isla) i estuve en La Habana, Pinar del Río i sus alrededores; pasé por en Matanzas i luego unos días en Varadero i sus alrededores también. Me acompañó mi mejor amigo, Manuel Martínez Acuña, poeta i escritor, su esposa, su bella hija Lorena i mi hijo Andrés Eloy. Una breve experiencia de nueve días, pero donde afinamos ver la realidad i lo mal que habla el imperialismo i sus loros repetidores i lacayos, en la prensa i revistas de los países ovejas del imperio. Antes, había leído i guardado un “cuerpo” de El Nacional, titulado Iglesia, donde esta mafia, “institución i que fundada por Cristo” decía cientos de mentiras respecto a Cuba i mostraba en foto, un “chasis” de camión (la parte delantera) con cuatro ruedas i tirada por un caballo o mula: los vehículos de la isla. Traje muchísimas fotos, películas, apuntes de viaje, etc. Mi amigo también hizo lo mismo; entrevistó a personas, tomó notas i mi hijo, Lorena i su madre, compartieron experiencias felices. En la playa conversamos con Erick Rodríguez, un pitcher joven (creo que 19 años, que lanzaba a 101 milla por hora i tenía record o marca de ponchados, con un promedio de 13 por juego). Nos hablaba de los sueños del pueblo cubano i la conformidad de estar fuera del dominio imperial.

El viaje, relativamente breve por el caribe, viendo a Jamaica i llegando a la Habana, vimos campos sembrados, parcelas verdes de distintas tonalidades que le dije a mi hijo que, las recuerda también, se parecen estos alrededores a los sembrados en Bélgica. Luego un bello aeropuerto adornado con todas las banderas del mundo i una atención completa como debe ser en un aeropuerto, aunque hubiese pocos aviones grandes en sus pistas, lo que es explicable por el bloqueo infame. El gran turismo proviene de Europa, España, Alemania i Francia sobre todo. Como escribí un pequeño libro o folleto que no he logrado publicar (la Dirección de Cultura del Estado i la Universidad no colaboran en nada) no quiero exponer muchos detalles, sino los que atañen a esa maligna “proposición” del gobierno terrorista de los Estados Unidos, buscando contaminar de nuevo la isla, mientras ellos tienen una jauría de cubanos exiliados, (clases altas envenenados de rabia vengativa en Miami, donde además, el gobierno da protección al cubano terrorista Nº 1 de América, Posada Carriles a quien no merece ni llamarlo señor. Vimos un país tranquilo que no está ni patrullado por ejército ni pleno de policías; solamente vimos una vez a dos policía sacando a dos jóvenes de un hotel; conversando con ellos i luego introduciéndolo en una pequeña patrulla, sin maltrato alguno. La gente feliz i amable en todas partes; i el Hotel Riviera con mucho confort i bien atendido, nos hospedamos. Tiene un Night Club i una tienda de tabacos estupenda. También una venta de estupendos libros sobre el país. Entonces, recordando el chasis arrastrado por mula, publicado por la “iglesia de Cristo”, me fijé que este hotel i otro enorme que queda detrás, el Cohiba Meliá, la flota de taxis eran Mereces grises, iguales i bellos, casi último modelo i en las calles taxis nuevos, vehículos europeos i japoneses en cantidad, más carros modelos viejos cuidaditos como nuevos; de modo que se dice, Cuba es el mejor Museo “viviente o movilizado” de autos norteamericanos i europeos, que existe en el mundo. Como no tienen repuestos, se las han ingeniado para fabricarlos allá. Como estábamos en la Avenida Maceo o El Malecón, la vista al mar era preciosa; tomé fotos de atardeceres preciosos i se decía que a sólo 90 millas de allí, estaba La Florida robada hace años a los españoles en la Colonia. Además, volviendo al transporte, para los turistas o trayectos cortos, una serie de curiosos vehículos como bicicletas con arrastres techados, unos bellos i curiosos “cocomóviles” pintados de amarillo intenso, autobuses i hasta los llamados “camellos” que son grandes autobuses improvisados sobre remolques. En contraste, recuerdo que el día de mi regreso o al día siguiente, encontré un artículo en El Nacional, cuando todavía lo leía, en el cual un ingeniero, en la página de opinión o en la quinta página, tenía un escrito contra Cuba, en el que se refería al mismo paisaje que me impresionó por su belleza –acaso por ser pintor i medio poeta- que a ese señor lo que le hizo recordar fueron las balsas de los que huían de la isla, los tiburones, los naufragios i naturalmente los muertos ahogados o por insolación i hambre. Sin duda una mente enferma que, mira una muchacha bella, i ve una armazón de cabillas.

Al llegar, era tanto el entusiasmo por conocer la “Habana Vieja” que no resistimos esperar al día siguiente cuando comenzaba las “tours”, o paseos organizados, i tomamos un taxi. El taxista, un joven decente, bien vestido, hábil i con un conocimiento excelente de la historia de la ciudad i de su isla, un verdadero guía que me sorprendió hablando correctamente de estilos artísticos, de ojivas, arcos de medio punto, estilo barroco, renacimiento o moderno i contemporáneo, refiriéndose a las bellas edificaciones de una ciudad hermosa i elegante. Nos llevó hasta el centro, frente a la punta donde esta el Castillo del Morro i del lado acá el cuartel o fortaleza más antigua de la isla. También había un mercado “las pulgas” de toldos blancos, todos iguales i con un orden impresionante, sin basura en los pisos. Todo lo describo en detalles en mi libro. Sin embargo, otro señor, Manuel Díaz, dueño de una calesa como las que vemos en Europa (disfruté mucho de ellas en varias ciudades, pero principalmente en Sevilla, Viena i Roma) i nos hicimos excelentes amigos, nos fue describiendo el centro, dándonos fechas, estilo, historias, etc. i nos dijo vivir tranquilo con su trabajo i tener además en su casa, para pasear con la familia, fuera de La Habana, un buick o un chévrolet 59 en mui bien estado, cuidado i que nunca lo había “dejado” mal.

Pero de los taxistas, el más interesante fue uno que tomamos otro día para volver al centro, quien los habló de política, de lo bueno que Castro había hecho por Cuba, cómo los habían hostigado los norteamericanos, el hundimiento de barcos en el puerto, el cierre de importaciones, por qué recurrieron a la Unión Soviética i sobre todo esta frase: -Saben un a cosa; yo no desearía que nos suspendieran el bloqueo; tenemos ya casi de todo aunque hemos pasado muchas penalidades; además excelente turismo europeo, españoles, alemanes, franceses, ingleses, italianos, rusos, etc., que son gente tranquila i decente. Si levantan el bloqueo nos llenamos de Mac Donal, Burger King, prostíbulos, drogas, sida, etc., i vuelven la isla un desastre. No quiero que suspendan el bloqueo...! I en verdad, un día vimos entrar al Hotel, como 70 o más personas o nos dijeron…¡Son turistas alemanes!

En el llamado Paso del Prado, muchas cuadras de plazas con árboles por los costados que hacen un techo vegetal hermosos, encontramos muchos pintores i músicos callejeros; gente caminando alegre, muchachas lindas i todo un movimiento de habitantes i turistas, sin las aglomeraciones asfixiantes de otros sitios en el mundo. Tomamos fotos i películas donde quisimos: en los viajes a Pinar de Río, (una autopista de doble vía, sin ranchos aunque casas humildes campesinas de tejas) o hacia Varadero, encontramos Paradores Turísticos de primera; algunos con Hoteles con piscina; donde quiera ventas de valiosos recuerdos típicos (souvenir) i conjuntos musicales de primera, alegres i fraternales. En el que encontramos había Varadero, Manuel i mi hijo, entraron en el conjunto a tocar, maracas i charrasca.

En la Habana, teníamos frente a una plaza contigua, un edificio como de 4 ó 5 pisos todo de cristal, con diversos negocios i dos pisos de excelente supermercado (donde vimos comprando pueblo i turistas) i en una noche que visitamos o fuimos al show o espectáculo de El Tropicada; como bien conozco El Lido i el Moulain Rouge de París, o el Chat Noir de Estocolmo, creo que no tiene nada que desear en calidad i belleza del espectáculo, con entrada más organizada con bellas muchachas frente a computadoras i el local muchísimo más grande.. Cuando uno habla de esto, lo primero que dicen, “eso es así para los turistas” i yo me pregunto ¿En cual ciudad del mundo no llevan a los turistas a ver lo mejor? ¿En París llevan a la Torre Eiffel o las Cloacas de la ciudad con sus millares de ratas? ¿En nueva York, lo llevan al Central Park, al Radio City o al Rockefeller Center, o a los suburbios de Harlem o del Bronx? El caso es que en La Habana, el centro viejo está casi restaurado, lleno de historia antigua i más reciente i típica como La Bodeguita del Medio i que toda es una ciudad bella, con muchos edificios i grandes hoteles, pese a más de 45 años de infame bloqueo, mandado a suspender por mayoría aplastante en la ONU, pero que el imperio toma sus decisiones i la pone en papel sanitario para los congresantes i gobernantes de Washington. Empero, por donde quiera uno ve grandes avisos; CUBA NO SE RINDE, VENCEREMOS, CUBA ES LIBRE I SEGUIMOS ADELANTE, etc., o cosas parecidas, Si los Estados Unidos, con tanto gobernante i político analfabeto cultural, cree que todavía estamos en el siglo XX, donde patearon al mundo, con un 5% de la población mundial, pero destruyéndolo ecológicamente sin firmar el Convenio de Kyoto, pero siendo el primer país contaminador del planeta con un 25%, es porque son demasiado brutos sin mirar al futuro ¿Será que piensan poder bajar a su país de esta única i solitaria nave espacial? En Cuba no podrá haber transición capitalista con receta del Imperio más infame de la Historia Universal. Venezuela estará al lado de nuestros hermanos cubanos que han sido los principales colaboradores o artífices de las grandes Misiones; i los disociados que se enquistaron en Miami, que se queden allá donde los “tratan mui bien”. ¿Para qué quieren volver a Cuba? Cuba, ya lo han dicho muchos países e intelectuales del mundo: CUBA ES LA DIGNIDAD DE AMÉRICA…i hai que agregar, de la DIGNIDAD DEL MUNDO. Fidel entró en la historia i está ya absuelto hace muchos años. Recordemos el Tercer Reich i digamos…¡NO HAI IMPERIO QUE DURE CIEN AÑOS, NI PLANETA QUE LO RESISTA! Estamos viendo cómo tratan al mundo; sin respeto alguno por las leyes internacionales i no respetan Derechos Humanos, entre ellos la vida. Menos más que la Iglesia es muda o cómplice. La suerte de Cuba, es la suerte de Venezuela. ¡Somos el eje del bien, del milagro de abrir los ojos naturales de los latinoamericanos i los ojos internos del intelecto! Viva Cuba, Viva Venezuela.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3021 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a24754.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO