Petróleo y socialismo. Combinación inaceptable para los gringos

Generalmente cuando se trata de explicar el porqué del ataque criminal y la campaña mediática internacional contra Venezuela, se expone que son las inmensas riquezas petroleras del pais, la causa de todos esos ataques.

Quien a estas alturas no haya entendido esto y crea que Estados Unidos encabeza y financia esa guerra, simplemente porque aman al pueblo venezolano y quieren "liberarlo" de penurias, no pasa de ser un ignorante desconocedor de la historia y sin la más mínima capacidad de análisis. Sin embargo, desde nuestro punto de vista hay otra razón para que los gringos nos consideren "una amenaza inusual y extraordinaria" y en consecuencia actúen como lo hacen.

Basta con estudiar tres casos en Latinoamerica para entender el porqué nuestra patria es víctima de semejante atrocidad.
El primero de esos casos ocurrió en Guatemala. Jacobo Arbes fue derrocado, mediante una intervención militar organizada.
El segundo, sucedió en Cuba. La isla fue expulsada de la OEA y sometida a un bloqueo criminal que hoy es repudiado por el mundo entero.
El tercer caso lo representa Chile. El pais y Allende fueron víctimas de un golpe de Estado que lleno de sangre el pais austral.

Antes de continuar lo invitamos (amigo lector) a que se pregunte si sabe qué pais organizó, promovió y financió estos tres actos savajes contra paises latinoamericanos, pequeños y empobrecidos.
Si, el pais más sádico de la historia de la humanidad es el responsable de tantas muertes, de tanta violencia y sobre todo de torcer el destino y someter a tantas penurias esos pueblos.

Ahora, Guatemala no tenía grandes riquezas como para despertar la típica avaricia gringa y Cuba, por su parte, ha sido por siglos, un país con escasos recursos.
De los tres, sólo Chile, con su cobre, pudiera haber despertado la avaricia gringa.

Ah, pero en esos tres casos y ahora en Venezuela se presentaron hechos que los gringos consideran intolerables.
Jacobo Arbes fue declarado por los gringos comunista, Fidel Castro levantó la bandera del socialismo, Allende hizo lo propio y todos sabemos la posición de Chávez al respecto.

El socialismo es algo a lo que los gobernantes gringos le tienen pavor. Que un pueblo de este continente se plantee brindar educación y salud gratuita es un ejemplo que podría despertar preguntas inquietantes en países donde la educación esta reservada para quienes pueden pagarla y donde se puede morir a la puerta de un hospital, si no se cuenta con buen y bien caro seguro medico.
Que sea intrínseco del socialismo la independencia de la patria y una economía que coloque al hombre por encima del capital es algo que los gringos no están dispuestos a tolerar.

En resumen, más allá del petróleo por el que se babean, lo que genera tanto odio y ataque contra Venezuela es que ante la gestión de Chávez, los pueblos del continente comenzaron a preguntarse ¿por qué Venezuela se convirtió en el quinto país en el mundo en matricula universitaria? ¿por qué la cobertura escolar alcanza niveles que muchos ni sueñan y que superan el 94%? ¿por qué pudieron acabar con el analfabetismo? ¿por qué están resolviendo el problema de la vivienda? por que enviaron un médico a cada barrio? ¿por qué desarrollan una industria ferrocarrilera?

Esa es la más fuerte razón que tienen los gringos para intentar destruir la Revolución Bolivariana. El rumor que corría por callejones, atravesaba montañas, se adentraba en pueblos recónditos y era motivo de discusión en grandes centros urbanos había que pararlo... había que recurrir una vez más a los manuales de desestabilizacion, había que matar a Chávez y si Maduro "no cojia minimo" habría que usar (otra vez) a la OEA y algunos gobiernos cipayos para acabar con los logros que con tanto orgullo exhibe la Revolución de Chávez.
Petróleo y socialismo es una combinación inaceptable para los gringos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 912 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor