Decreto de Obama

A 2 años del Decreto de Obama que declara a Venezuela como una "Inusual y extraordinaria amenaza para la seguridad nacional y la política exterior de los EEUU" la respuesta debe ser radicalizar la revolución popular y protagónica en Venezuela y avanzar en el integracionismo multipolar propuesto por Chávez

El decreto del Presidente Barack Hussein Obama de considerar a Venezuela como una inusual y extraordinaria amenaza para la seguridad nacional y la política exterior de los EEUU no es una agresión nueva, tampoco es única y mucho menos la más grave de todas; sólo que esta acción constituye una abierta y frontal voluntad de intervención e injerencia del imperio político, militar y financiero más poderoso del Mundo contra los asuntos internos de nuestro País; que antes del 9 de Marzo del 2015, se expresaba de forma "encubierta" a través de las modalidades de la llamada "guerra no convencional".

En efecto, las intervenciones e injerencia de los EEUU contra Venezuela se inició desde que Hugo Chávez ganó las elecciones para la Presidencia, pero aplicando operaciones "encubiertas" como la guerra de IV Generación caracterizada por un bestial asedio mediático, sazonado con las acciones de violencia, agresiones y boicot a la gestión de su gobierno que escaló hasta llegar a un golpe de Estado el 11 de Abril de 2002, ejecutado por las fuerzas opositoras al gobierno en contubernio con altos oficiales sediciosos venezolanos bajo las instrucciones de los EEUU.

Esa violenta acción fue diseñada en los "laboratorios de guerra" del Pentágono, para lo cual se simuló un "escenario de violaciones masivas a los DDHH contra la población opositora desarmada", pero respaldada en lo militar con el formato de una intervención de fuerzas armadas extranjeras por razones "humanitarias", tal como se programó en las intervenciones de Yugoeslavia y en Libia.

Por tanto, afirmar que el infame decreto de OBAMA es el más grave hecho de agresión de los EEUU contra nuestra Nación no es de un todo cierto, porque como quedó demostrado con los documentos desclasificados de la CIA, y lo precisa en una investigación Eva Golinger, antes, durante y después del GOLPE DEL 11 DE ABRIL del 2002, el Gobierno Americano inició una operación militar en alianza con fuerzas extranjeras para intervenir militarmente en nuestro territorio, y prueba de ello fue la confesión que le hace el Capitán de Navío (USA) David Cazaras en el Hotel Meliá el 8 de abril de 2002 al Gral. González confundido con un alto oficial conspirador, que ya se encontraba surcando aguas venezolanas un submarino y dos naves de guerra de los EEUU, pero además, está comprobado la solicitud que hace el Cnel (USA) Donald Mac Carty al Ministerio de la Defensa para sobrevolar nuestro espacio aéreo con aviones Hércules, C-130, Galaxy y C-17 de los Estados Unidos y se identificó además al oficial americano que ingreso al cuartel Fuerte Tiuna y monitoreo los acontecimientos en pleno golpe.

Pero si hay dudas aún de la "intervención armada" de los EEUU en nuestro país, que se ejecutó gradualmente y terminó frustrándose, gracias a la inédita y poderosa reacción popular que rescata a Chávez, existe documentación minuciosa, con abundantes datos confidenciales de seguridad y estratégicos venezolanos de un simulacro que diseña y ejecutan los EEUU y la OTAN en Pozuelo de Alarcón, afueras de Madrid, España, desde el 03 al 18 de Mayo de 2001, donde participan altos oficiales de la armada española, americana, panameña y colombiana , conocido como "juegos de guerra" que quedó identificado como OPERACIÓN BALBOA.

En dicha operación se identifica a Venezuela con el color marrón y en dicho territorio EEUU y sus aliados militares simulan escenarios de ataques y defensa, ordenando atacar 90 blancos u objetivos militares conformados por refinerías petroleras, aeropuertos militares, puentes y vialidad estratégica, estaciones eléctricas, centros de telecomunicaciones, plantas de tratamiento de agua, y otros objetivos más.

Se trataba de operaciones combinadas de fuerza aérea, terrestre y naval de EEUU actuando en conjunto con sus aliados desde las bases militares de Panamá y Colombia, y en el juego de guerra se contemplaba el respaldo de la Resolución 1.580 emitida el 21 de Marzo de 2001 por el Consejo de Seguridad de la ONU con fundamento al Capítulo VII de su carta fundacional, y el país blanco que se declara "neutral" es Colombia, quien presta sin embargo sus bases militares de Cartagena, Soledad y Simón Bolívar en igual sentido Panamá lo hace con su base Howard y la acción se ejecutaría el 17 de Mayo de 2002 a las cero horas.

Los objetivos de la "Operación Balboa fueron: 1) Destruir el potencial enemigo aéreo, 2) Apoyar la fuerza de superficie y la NEO, 3) Ocupar el Noroeste del territorio marrón (Venezuela) para recuperar la capital, 4) Bloqueo naval de principales puertos, 5) Asegurar comunicaciones terrestres para controlar flujo logístico y control militar de la zona.

Desde luego, el Decreto en cuestión, podría estimarse por sus efectos como un grave e inequívoco acto de agresión que puede escalar y convertirse en un infame pretexto para justificar una intervención u ocupación militar de nuestro territorio y apoderarse de nuestros principales recursos naturales estratégicos, como ha sido la experiencia que ha precedido más de 53 decretos ejecutivos de los EEUU contra naciones, supuestos grupos terroristas, organizaciones criminales, grupos de opinión y ciudadanos comunes que permitió que las fuerzas armadas americanas con sus aliados de la OTAN y el apoyo de mercenarios en varios casos decidieran intervenir con el uso de la fuerza militar como ocurrió en Irak (1990), Libia (2011), Líbano (2012), República del Congo (2006), Yemen (2012), Zimbahue (2002), Haiti (1991), Nicaragua (1985-1988), Panamá (1988-1990), Colombia (Cartel de calí), Cuba (1965) Somalia (2010), Sudán (2014), Bielorrusia (2004), Yugoeslavia (1991), Costa de Marfin (2011, Corea del Norte (1950), Birmania (1997), Irán, Ucrania (2014) cuando era gobernada por su legítimo Presidente Víktor Yanukóvich y ahora intentan contra Siria (2004) causando una mortandad de 210.000 personas sin precedentes en ese país y un desplazamiento de más de 14 millones de Sirios de su población para huir de los estragos de la agresión extranjera y también contra Rusia por reclamar protección sobre la población rusa de Ucrania y aceptar la anexión de Crimea tras un referendo.

La orden Ejecutiva de Obama contra Venezuela no tiene precedente en América, y nació en 1977 durante el primer año de Gobierno del ahora emblemático defensor de las democracias del Mundo James Carter, y su texto está compuesto de trece secciones, y supone estar destinado a sancionar a siete venezolanos, pero su redacción comporta un enramado de supuestos y situaciones cuyo incumplimiento amplia el espectro de sanciones no sola de personas naturales sino de personas jurídicas y de entidades públicas como gobiernos Regionales o Municipales.

Está "sustentado" en tres Leyes especiales, a saber: 1) La Ley Internacional de los Poderes Económicos de Emergencia o Ley IEEPA (50 USC 1701 y Sgtes), 2)La Ley de Emergencia Nacional o Ley NEA (50 USC 1601 y sgtes) y 3)La recién promulgada Ley de Defensa de los Derechos Humanos y de la Sociedad Civil de Venezuela de Diciembre de 2014.

En suma, el intromisivo e inaplicable decreto que pretende subsumirse como una ley nacional como si Venezuela conformare un Estado asociado o una colonia americana, contempla bloqueo de activos y restricciones migratorias, prohibición de ciertas donaciones, bloqueo a cuentas de terceros, prohibición de acciones o conspiraciones que intenten evadirlo, bloqueo de cuentas sin previa notificación, delegación de las potestades del Presidente al Secretario del Tesoro y del Estado para hacer eficaces las medidas y poder para que estos así mismo puedan delegar esas facultades y llega al extremo de poder restringir y prohibir donaciones de alimentos, ropa y medicinas destinados a aliviar el sufrimiento humano.

Se trata de una orden ejecutiva que pretende "encauzar" o "torcer el brazo" de nuestra Nación y su Gobierno como desvergonzadamente admitió el Presidente Barack Hussein Obama que aplican contra Gobiernos adversos a sus políticas como se conoció ante un entrevista concedida a un canal extranjero que logró reproducir el Canal RUSIA TODAY (RT).

Podría sostener que ésta indeseable pretensión de "torcernos el brazo" constituye un objetivo trazado dentro de la política de seguridad hemisférica que impera en la nación del Norte desde las últimas cuatro administraciones gringas y nos convertimos en objetivo militar desde el Segundo Mandato de Bill Clinton, pasando por los Gobiernos de Bush padre e hijo hasta llegar a las dos gestiones de Obama.

Estados Unidos no se ha ido por las ramas a la hora de someter a los pueblos libres que defienden su derecho a no ser lacayos ni sumisos de gobierno extranjero alguno, como lo prueba 24 injerencias sólo en América, de las cuales 11 fueron invasiones y las otras 13 golpes de Estado, y en el resto del Mundo han causado 33 agresiones, 17 de las cuales fueron irrupciones militares y las otras 16 aventuras desestabilizadoras, hechos éstos suscitados después de finalizar la II Guerra Mundial y por cierto de 28 agresiones militares directas ejecutadas por los EEUU en el Planeta, 11 de ellas fueron precedidas de una "Declaratoria de Emergencia" basados en los inusuales y extraordinarios principios del Ieepa.

El Imperio del Norte ha concluido que debe recuperar la antigua hegemonía político, militar y económica en América Latina de modo de seguir siendo su "patio trasero", y esas línea aparece trazada de forma sistemática en varios documentos, resoluciones e informes de seguridad y defensa del Imperio como por ejemplo el Libro Blanco del Comando aéreo de Movilidad, denunciado por cierto por Hugo Chávez en reunión de Jefes y Jefas de Estado de las naciones de UNASUR lo que devino en la creación oportuna del CONSEJO DE DEFENSA SURAMERICANO en el 2008, y en declarar la región como zona de paz y libre de armas de destrucción masiva.

Además están los documentos como el elaborado por expertos del Ejercito de los EEUU denominado Joint Visión 2020 (Vision Conjunta), concebido como una estrategia de actualización permanente para actuar ante un "futuro incierto" y "ampliar la libertad de movimiento de los EEUU para actuar en todo el hemisferio occidental", y sobre todo para "defender los accesos al Sur". Los mecanismos para ejecutar esas políticas incluye el uso masivo de los medios de comunicaciones y las redes sociales para afectar e intervenir las informaciones, pero además contempla acudir a las agencias (CIA, USAID, NET) para involucrar a ongs nacionales e internacionales y organismos privados en sus objetivos.

Otro importante documento es el emanado de United States Southern Comand Strategy 2018 ( Estrategia del Comando Sur de los EEUU 2018) bajo la egida del Almirante (USA) James Stavridis, Jefe del Comando Sur (2006-2009) quien por cierto fue quien recomienda en el 2013 a que la OTAN adopte a Colombia bajo la figura de Partner o "Fuerza Internacional de Asistencia de Seguridad (ISAF)" para terminar conformando un cuerpo de más de 4000 militares que aportan 40 naciones en el denominado grupo o "Paquete de Berlín" del que hace mucha ostentación el Presidente Colombiano Juan Manuel Santos.

La activación precisamente del COMANDO SUR de los EEUU el 1 de Julio de 2008, después de más de 50 años sin funciones, que se originó como fuerza de contención en los años cuarenta para resguardar a las naciones latinoamericanas y del Caribe de cualquier amenaza de las fuerzas enemigas durante la II Guerra Mundial, respondió entre otras razones a activar y rescatar el control del Sur, razón por la que se ejecutan simulacros periódicos a través de las Fuerzas de Tareas Conjuntas Interagencial Sur (JIatfs)donde participan naciones como Belice, Canadá, Colombia, Costa Rica, El Salvador, España, Francia, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y Reino Unido; como los ejercicios militares efectuados del 23 al 31 de Julio de 2014 en la base Militar Colombiana de Tolemaida donde se estableció competencias entre los ejércitos participantes en las habilidades militares de asaltos y francotiradores y en cuyo escenario Colombia obtuvo el primer lugar y los EEUU el segundo.

El Almirante Stavridis, confesó que la reactivación de la 4Ta Flota fue una reacción ante la aparición de regímenes antiestadounidenses en América latina y el Caribe como Venezuela, Bolivia y Nicaragua, además neutralizar la influencia cada día más fuerte de Rusia y la China en este Continente.

Tras el cuestionable Decreto Ejecutivo de la administración Obama, que nos califica a Venezuela como una amenaza "inusual y extraordinaria" hay un propósito claro de impartir medidas draconianas en perjuicio de la estabilidad política, económica y social de la nación con miras a desestabilizarnos y provocar la salida forzada del Presidente Nicolás Maduro y de todo su equipo de Gobierno así como de la destitución inconstitucional e ilegal de las demás autoridades de los demás órganos del Poder Público , y bajo la falsa premisa de que somos una amenaza a sus intereses vitales, justifican en contra de nuestra Nación una serie de medidas que puede ser de tres tipos: 1) Metamilitares: Sanciones económicas, bloqueos comerciales a puertos y aeropuertos, develación de secretos bancarios, restricciones al otorgamiento de visas, implementación de espionaje y boicot a las redes sociales e internet; 2) Extramilitares: Intervenciones y/o ayudas bajo el pretexto de actuar por razones humanitarias en casos de desastres naturales, y 3) Militares: Intervenciones militares de guerra convencional.

La prepotencia unilateral del imperialismo de los EEUU no parece tener límites, que en sólo 49 días en lo que va del 2015, se hayan producido 148 declaraciones de funcionarios estadounidenses contra Venezuela son una clara revelación del objetivo trazado para "intervenir directamente en los asuntos internos de nuestro país", tal como ocurrió con la reciente declaración del Jefe del Comando Sur y Comandante de la IV Flota Norteamericana John Kelly quien afirmó que Venezuela está "cerca del colapso y la implosión".

En el mismo tenor se expresó el entonces Vicepresidente de los EEUU Joe Biden ante los Presidentes y Jefes de las Naciones del Caricom, reunidos en Washington, y les advertía que Venezuela no podría honrar los envíos previstos por Petrocaribe (100.000 barriles diarios) pero ellos suplirían esos envíos, por supuesto sin las facilidades ni plazos otorgados por Chávez, y que lo más probable que Nicolás Maduro dejará de ser Presidente, presagio que parece responder al fallido atentando militar que el Gobierno frustro oportunamente el 12 de Febrero del 2015 y en cuyo plan estaba un magnicidio contra el Presidente Maduro y bombardeos selectivos contra algunos objetivos estratégicos.

La desproporcionada e ilegal orden ejecutiva de Obama contra Venezuela puso en prueba nuevamente los lineamientos y principios que el Presidente Hugo Chávez Frías se fijo en el Cuarto Objetivo Histórico en el marco del Plan de la Patria 2013-2019, y en cual se estableció:" Contribuir al desarrollo de una nueva geopolítica internacional en la cual tome cuerpo un mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio de universo y garantizar la paz planetaria" y en cumplimiento de los postulados consagrados en el artículo 152 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que estableció que las "Relaciones Internacionales de la República responden a los fines del Estado en función del ejercicio de la soberanía y de los intereses de los pueblos; ellas se rigen por los principios de independencia , igualdad, entre los Estados, libre determinación y no intervención en sus asuntos internos, solución pacifica de los conflictos internacionales, cooperación, respeto de los derechos humanos y solidaridad entre los pueblos en la lucha por su emancipación y el bienestar de la humanidad…"

Los esfuerzos de hombres y mujeres como Hugo Chávez de Venezuela, Néstor Kichner en Argentina, Luiz Inacio Lula Da Silva en Brasil, Tabaré Vásquez en Uruguay, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador y Michelle Bachelet en Chile se convirtieron en la férrea amalgama que fertilizó en el más importante y geoestratégico objetivo integracionista y anti hegemónico de los últimos 150 años después de los proyectos de nuestros próceres independentistas Simón Bolívar y Francisco de Miranda en los mediados del Siglo XIX, cuyo arquetipo se fue moldeando previamente en las Declaraciones del Cuzco del 8 de Diciembre de 2004, en la declaración de Brasilia del 30 de Septiembre de 2005 y en la Declaración de Cochabamba en 9 de Diciembre de 2006 hasta concluir con la piedra fundacional de UNASUR con el Tratado suscrito el 28 de mayo de 2008 en Brasil donde prevalecen naciones que se asumen como multiétnicas, plurilingües y multiculturales.

La prueba de fuego de UNASUR y de su fuerza moralizante e integradora quedó demostrado apenas a 4 meses de fundada, cuando los Presidentes de las Naciones que la conforman, atendiendo a un pedimento de una Cumbre Extraordinaria celebrada en Santiago de Chile el 15 de septiembre de 2008, logro frenar el movimiento separatista que pretendió imponer la derecha Boliviana con el auspicio de los EEUU para separar a Santa Cruz de su Territorio; impidiendo así la "Balcanización de la región".

Posteriormente, UNASUR emergió en defensa y protección del Presidente legítimo de Ecuador Rafael Correa quien fue víctima de una intentona golpista asumida por el alzamiento de la Policía Nacional al mando de altos oficiales de su Ejército quienes secuestraron e intentaron fallidamente ejecutar un magnicidio contra el mencionado líder.

Aun cuando no logró evitar ni restaurar a los Presidente ZELAYA y LUGO de Honduras y Paraguay respectivamente quienes fueron arbitrariamente sacados y relevados de sus cargos mediante procedimientos carentes de legalidad, UNASUR a contrapelo de lo que la "diplomacia de la fuerza" norteamericana nos tiene acostumbrado, logró el 03 de junio de 2009, en San Pedro de Sula, Honduras en plena celebración de la XXXIX Asamblea General de la OEA se derogara la suspensión que pesó sobre Cuba durante 49 años para integrar y asistir a dicho Foro lo que hizo que Hilary Clinton se marchara de dicha Cumbre sin decir una palabra.

La laboriosa gesta del mayor ideólogo del integracionismo Latinoamericano contemporáneo Hugo Chávez Frías, sigue dando frutos, y nada ni nadie ha podido evitar la reacción y condenas categóricas que desde organismos como UNASUR, CELAC, ALBA TCP, MNOAL , G-77+ China, Rusia y otras regiones de lejas latitudes ha generado el oprobioso y demencial decreto del 9 de marzo de 2015 que pretende calificar a Venezuela como una "amenaza inusual y extraordinaria" a la seguridad nacional y la política exterior de los EEUU.

Nunca antes, un decreto ejecutivo de emergencia de los 53 emanados de los Gobiernos de los EEUU que a partir de su creación en 1977 sirvieron como paso preliminar para intervenciones y ocupaciones militares en naciones consideradas como amenazas, recibió tan rápida y contundente rechazo como el decreto de Obama contra Venezuela.

UNASUR, por ejemplo, no sólo rechazó el decreto ejecutivo de la administración Obama sino que exigió su "derogación" y lo calificó como una amenaza injerencista a la soberanía y al principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados, pero además, los 12 cancilleres aprobaron en dicha resolución exhortar a todas las naciones para que se "abstengan de aplicar medidas coercitivas unilaterales que contravengan el derecho internacional"

La respuesta que el Gobierno Venezolano instrumentó para responder al descaro y la prepotencia de esa medida gubernamental de los EEUU, ha sido crucial porque por un lado ha capitalizado la espontanea reacción del venezolano que ha salido a firmar contra el decreto de Obama, pidiendo que lo derogue ya,( alcanzo a la presente fecha más de 5 millones de firmas) pero por otro lado, usando las redes sociales e internet ha logrado posesionar la etiqueta #OBAMA DEROGAELDECRETOYA, varias veces a nivel mundial con lo que el efecto y propósito de desmovilizar políticamente a Maduro y a su Gobierno ha tenido un resultado diametralmente contrario al que se fijaron los ideólogos del Pentágono.

Incluso, el propio New York Times en un reciente editorial afirmó que "Barack Obama se la jugó al intentar castigar a ese país (Venezuela) por la persecución política de la oposición y los límites a la libertad de prensa", pero aclaró que "esas medidas pueden llegar a ser contraproducente si Maduro las usa para reforzar "su falsa opinión" de que Estados Unidos está intentado derrocarlo".

Lo que está muy claro, es que ese decreto ejecutivo supone que los EEUU tienen la "mesa servida" para consumar en Venezuela una intervención abierta, porque parten del falso supuesto, que se logró posicionar la matriz mediática en el Mundo, de que Venezuela atraviesa una "crisis humanitaria" por causa de las malas políticas del Gobierno de Maduro a la que recientemente se refirió Jhon Kerry en una Conferencia que sobre Energía y Cambio Climático dictada en el Centro de Estudios Atlantic Council de Washington, y en el mismo sentido opinó en Febrero de este año Andrés Pastrana cuando en una abusiva injerencia de nuestros asuntos internos vino a Venezuela junto a los ex presidentes Piñera de Chile y Calderón de México a pedir la liberación de Leopoldo López, enjuiciado por su innegable responsabilidad de los criminales llamados a incendiar al País para forzar la salida del Nicolás Maduro de la Presidencia que le costó en 4 meses de "guarimbas" al País, 43 personas asesinadas, varios centenares de heridos y daños materiales a la cosa pública de incalculable valor.

En ese objetivo trabajaron Susan Rice, ex asesora de Seguridad Nacional de los EEUU y Samantha Power actual embajadora de los EEUU ante la ONU; piezas claves usadas para persuadir a Obama en la intervención militar en Libia.

Samantha Power llegó al extremo de asegurar ante el Senado de USA que la interpelaba cuando fue postulada como embajadora de la ONU que "parte de su trabajo sería responder a la represión a la sociedad civil que se está produciendo en países como Cuba, Irán, Rusia y Venezuela"

Como recién lo afirma Atilio Borón, cuando un "Estado Canalla" como los EEUU, que lo es por su sistemática violación de la legalidad internacional, profiere una amenaza como la que estamos comentando hay que tomarla muy en serio.

El reposicionamiento de la estrategia militar de los EEUU en la Región de Latinoamérica y el Caribe tiene una razón de ser dentro de su lógica guerrista de expansión y control, y para ello han creado y mantiene un "gran cordón de seguridad" contra Venezuela y otros países estimados como enemigos o antiestadounidenses, recrudeciendo el número de soldados, armamentos, equipos sofisticados y pertrechos en los sitios donde mantienen operativas a sus fuerzas armadas, llegando a hacer movilizaciones súbitas como la contemplada para Perú de 3.200 soldados americanos supuestamente para combatir al narcotráfico y a "sendero Luminoso", cuando ese grupo guerrillero lo exterminó Fujimori en su gobierno, o la llegada a Puerto Rico de más de 1000 efectivos que se sumaran a militares Puertoriqueños para participar en un simulacro para atender "desastres naturales".

No podemos llamarnos a engaños, las verdaderas razones de los EEUU para declararnos como "amenaza" responde en concreto a que nuestro País representa las reservas de crudo más grande del Planeta, que asciende a 298.353 mil millones de barriles de los cuales 259.460 están en la Faja Petrolífera del Orinoco, que significa 75.100 Km2 y que atraviesa los Estados Guárico, Bolívar, Anzoátegui, Monagas, Delta Amacuro y Apure, pero además poseemos más de 197.089 MMMPC de reserva de gas, lo que significa que somos el sexto en el Mundo, y como Estado Suramericano poseemos en conjunto el 28.9% de los recursos hídricos de agua dulce del Mundo para una población que apenas representa el 6% del Mundo, poseemos 25 de las 253 cuencas de ríos transfronterizos del Mundo y 30 acuíferos transfronterizos de aguas subterráneas, estamos entre los 17 países mega-diversos en ecosistemas, especies y genotipos, albergamos el 70% de las especies mamíferas, aves, reptiles, anfibios, plantas, insectos, bosques tropicales húmedos, arrecifes coralinos y otros ecosistemas prioritarios del Mundo.

Que poseemos reservas minerales estratégicas usadas para fines civiles y militares como el cobalto, grafito, magnesio, diamante, oro, níquel, platino, cobre, telurio, tungsteno.

Que tras esos minerales y todos esos recursos están los principales transnacionales del Capitalismo Mundial, que integran los llamados Poderes Facticos, amos y señores a su vez de la gran complejo militar-financiero Mundial que son quienes dirigen los hilos del Poder desde el Pentágono, dispuesto a generar conflictos armados e intervenciones para obtener y usufructuar esos recursos.

Si tenemos dudas, revisemos un informe emanado en 2009, denominado "From Conflict to Peace Buiding: The role of natural resource and the Environment Programme (UNEP)", que sostuvo que desde 1990, por lo menos 18 conflictos violentos se ha visto impulsados por la explotación de los recursos naturales, como ocurrió con las guerras civiles de Liberia, Angola y la República Democrática del Congo; estando en juego recursos de gran valor como la madera, diamantes, oro, petróleo.

La conclusión que nos debe arrojar el Decreto Ejecutivo de Obama, es que para poder enfrentar y salir airosos ante ese omnímodo poder que representa militarmente los EEUU y sus aliados ante naciones como Venezuela, es que tal como ha sido la posición asumida por más de las 2/3 partes de las naciones que conforman el Planeta cuando nos escogieron de forma unánime para integrar el CONSEJO DE SEGURIDAD de la ONU, y que antes sumaron sus votos para que integraramos el CONSEJO DE DERECHOS HUMANOS de la ONU, o como ha sido la firme decisión de organismos multilaterales como UNASUR, CELAC, ALBA, MNOAL, G-57+China, Rusia e infinidades de organizaciones y agrupaciones a nivel Mundial al rechazar la afrenta de ese infausto decreto, ninguna nación puede por sí solos brindar y garantizar la protección y defensa efectiva de su País y por su supuesto de sus recursos naturales, reservas y activos estratégicos sino somos capaces de integrarnos en mancomunidades de naciones y coordinar esfuerzos comunes de carácter regional.

De lo que se trata, es que activemos el CONSEJO DE DEFENSA SURAMERICANO concebido por los dos grandes líderes que inspiraron su creación, Luiz inacio Lula Da Silva y Hugo Chávez Frías, organismo creado en el seno de UNASUR, y tal como han sido los avances desde su creación, "Que invoquemos la postura firme y decidida de ese organismo de integrar nuestros ejércitos para formar un gran cuerpo de paz pero que pueda a su vez dar respuestas de legítima defensa ante cualquier agresión de terceros Estados como pretenden los EEUU contra Venezuela, por lo que debemos disponer y emplear todos los instrumentos y recursos militares con los que cuentas los 12 países miembros fundadores de UNASUR para evitar las amenazas, despojos y apropiaciones ilegitimas de nuestros recursos y territorios."

Como lo llegó a afirmar el Dr. Alfredo Forti, Director del Centro de Estudios Estratégicos de la Defensa (CEED), organismo adscrito al CONSEJO DE DEFENSA SURAMERICANO en una Conferencia que dio en caracas el 29 de Mayo de 2013, a propósito de la VI Reunión de Consejo Jefes y Jefas de Estado y Gobierno de la UNASUR: "El esquema de defensa debe ser integral y cooperativo de todas las naciones integrantes de UNASUR y debe estar fundado en una doble categoría. 1) La cooperación "hacia adentro" 2) y la Disuasión "hacia fuera". Para articular esa defensa Fortí sostiene que hay que diseñar una doctrina geoestratégica que pasa por ejercicio militares anuales y combinados tendientes a homologar una doctrina común para que en primera instancia se tenga operaciones para mantener la paz, asistencia humanitaria, atención a desastres y catástrofes naturales, pero también para que las doce delegaciones de los Ministerio de la Defensa de los Miembros de UNASUR converjan en el seno del Centro de Estudios Estratégicos de la Defensa en planes y acciones para no ser vulnerables a cualquier tipo de agresión provenientes de Terceros Estados".

Finalizo citando al entonces Ministro de Defensa de Brasil Celso Amorin quien al respecto señaló: "En el mundo en que vivimos, un Mundo de Estados Nacionales marcado todavía por fuertes asimetrías de poder, ser pacíficos no puede significar que seamos indefensos, los países suramericanos tienen el derecho y el deber de propiciar su propia defensa a través de una adecuada capacidad disuasoria. Sin embargo, no es obvio que lo podamos hacer en forma aislada, La estrategia global disuasiva se conjuga por lo tanto en una estrategia regional cooperativa"

 

Secretario General de la Asociación Americana de Juristas (AAJ) Capitulo Venezuela.

Asesor Político de la Comisión Nacional por la Justicia y la Verdad

 


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1520 veces.



Ignacio Ramirez Romero


Visite el perfil de Ignacio Ramirez Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a242504.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO