La ideología de Obama y la "nueva política Obama"

Es de toda lógica que el título en propuesta para su discusión pudiera causar extrañeza cuando, primeramente, tendríamos que aceptar que el actual Presidente, Barack Husseim Obama, tiene sus propias ideas, ideología, cual, según el título infiere, tendrían que ser personal y diferente a anteriores Presidentes estadounidenses aunque, quizás, podríamos proponer cierta cercanía con el pensar del Presidente asesinado en la persona de John F. Kennedy.

Es decir, aún aceptando su suscripción al Partido Demócrata estadounidense tendríamos que precisar para poder aproximarnos a una definición ideológica de Obama que dentro de ese movimiento político se expresarían tendencias ideológicas de lo que podríamos definir como de una izquierda social-demócrata demócrata estadounidense sin descartar que, también, se pudieran expresar lo que se ha definido como el sub-conjunto más académico que de clase cual se les ha titulado como los "neo-marxistas". Un ejemplo de estas ideas podría ser el judeo-norteamericano pre-candidato demócrata contendiente de Hillary Rodham Clinton en la persona de Bernie Sanders.

Pero se "prenden las alarmas" cuando, además, prácticamente, proponemos una línea de unidad entre esa supuesta ideología de Barack Obama y la propuesta en "pleno desarrollo" de la tesis cuyo autor, como ya lo hemos expresado en anteriores escritos y cual suscribimos plenamente de José Vicente Rangel Vale, JVR, titulada como la "nueva política Obama". Es de toda lógica que tendría que presentarse esa línea de unidad entre la propuesta ideológica y lo significativo de la praxis de la "nueva política Obama" cual, no solo se expresa en todo su significado, globalmente, sino con sus particularidades regionales según los escenarios "pre-bélicos" que están en su permanente desarrollo tanto en "guerras de baja a mediana intensidad" como las expresiones en terrorismo, tráfico de estupefacientes orgánicos y químicos, lavado de dinero, manipulación de as finanzas internacionales y la reingeniería de las teorías de defensa y ataque y desarrollos de D&D.

Es decir, consideramos que hay una línea conductora que nos expresa que "la idea y su praxis" actual en la Política de Estado del Poder de los EEUU de América están revolucionando el escenario internacional superando, consideramos, las tesis de Henry Kissinger y Zbigniew Brzezinski ("El gran tablero mundial"), con lo cual el "salto adelante" propuesto por Obama que viene ejecutando tanto el Departamento de Estado con John Kerry, como la Secretaria de Defensa y el Pentágono conjuntamente con el Departamento del Tesoro, y, en las actuales circunstancias, personalmente, el propio Presidente de los EEUU de América, Barack Husseim Obama, tanto en Cuba como en Argentina, en los últimos momentos de sus pasilleos por la Casa Blanca, por supuesto, solidarizado y comprendido y apoyado por su entorno más cercano.

En nuestro criterio la "idea-de-Obama", como ideología, fuera expresada en su discurso de aceptación del Nobel de la Paz dejando en el tintero cualquier crítica que pudiéramos exponer con lo cual suscribimos la crítica internacional cual, el propio Obama, expresaría en el texto de ese discurso lo que nos demuestra una nueva forma de exponer realidades en objetividad en el marco de lo que ya hemos propuesto en definición como la "nueva fase superior del imperialismo"; es decir, en el marco de la perfectibilidad del sistema capitalista, en su íntima esencia, tiene las capacidades de objetivar los "tiempos históricos" con las lógicas finalidades de perseverar, permanecer como sistema socio-económico-histórico independientemente que la Historia, más temprano que tarde, obligará a la Humanidad a dar ese necesario e inevitable salto cualitativo hacia la imagen natural en reflejo del Creador.

¿Cómo expresó Barack Husseim Obama su pensar en ese discurso en referencia? Como lo exponíamos más arriba, el propio Obama expresó en el transcurso de dicho discurso su aparente auto-crítica por recibir y aceptar el Nobel de la Paz en tempranos momentos de los comienzos de su primera Presidencia cuando dijo que "…I would be remiss if I did not acknowledge the considerable controversy that your generous decision has generated…" ("…sería ser descuidado sí no reconociera la controversia que su generosa decisión ha generado…"). Insólita declaración cuando viene, en un escenario internacional, a reconocer que aquella decisión controvertida ya estaba causando polémica internacional. Obama marcaba un nuevo camino de "humildad imperial".

Pero, en política internacional sustantiva del Imperio estadounidense, requeriría, en aquellos tiempos donde se conjugaban las realidades consecuenciales del gobierno de George W. Bush y el "11 de septiembre", un "golpe de timón conceptual" con la finalidad de poder evitar las paradigmas que se expresaron posterior a la derrota en Vietnam y las consecuencias ante futuros competidores en China y Rusia, permanentemente titulados como gobiernos que no respetaban los Derechos Humanos y las libertades tituladas como fundamentales.

Eran necesarios y obligantes tiempos de cambios profundos vista las realidades evolutivas del sistema capitalista en aquella fase de la nueva realidad de la "división internacional del trabajo", es decir, del obrero, por el obligante traslado de las empresas estadounidenses a China en su "nueva etapa post-Tigres-Asiáticos" y las nuevas realidades en los países de los entornos del Imperio.

Es evidente que recibir el Nobel de la Paz se tenía que, obligatoriamente, oponer, al menos expresarlo, a "la guerra" y es sobre esa base que Obama expresa que "…War, in one form or another, appeared with the first man…" ("…[la] guerra, en cualquier expresión, apareció con el primer hombre…"). Se refiere, evidente aunque erróneamente, a Adán. Pero lo fundamental es considerar a la "guerra" como una condición inherente al "ser creado" como "ser social" lo que, también, significa un muy serio error teológico pero para nada extraño al discurso tradicional de la institución histórica de la Iglesia cristiana en todas sus expresiones institucionales. Ello lo precisamos buscando demostrar como Obama justifica sus decisiones de Estado sosteniendo esas decisiones en los contenidos sobre la justificación de la guerra como "guerra justa" tanto en San Agustín como en Santo Tomás de Aquino.

Continúa Barack Obama su justificación guerrerista (vocablo para el gusto de los panas), con esta lógica conclusión temporal cuando expresa que "…At the dawn of history, its morality was not questioned; it was simply a fact, like drought or disease -- the manner in which tribes and then civilizations sought power and settled their differences…" ("…en el amanecer de la Historia, su moralidad [el de la guerra] no se cuestionó; se expresó, sencillamente, como un hecho histórico, como lo es la sequía o las enfermedades [es] la manera como las tribus y, posteriormente, las civilizaciones buscaron el Poder y arreglaron sus diferencias…"). Extraordinaria lógica justificativa con lo cual Barack Obama expresa lo que sería su política exterior de carácter guerrerista cual, a su vez, se ha expresado y se podría expresar en diferentes formas según los escenarios temporales a confrontar como, a título de ejemplo, la "Orden Ejecutiva" que señala a Venezuela como un "serio peligro" para no solo el propio Gobierno estadounidense sino también para su status quo capitalista-imperial-imperialista pero, fundamentalmente, en el marco de la ideología nacional estadounidense impuesta por los Padres Fundadores, un peligro para la sociedad estadounidense, es decir, para el "american way of life" aún y cuando, actualmente, se encuentra en serio cuestionamiento por los propios candidatos a la Presidencia de los EEUU de América.

Pero ello no queda en esas ideas en "blanco y negro" cuando expuso que "…The concept of a "just war" emerged, suggesting that war is justified only when certain conditions were met: if it is waged as a last resort or in self-defense; if the force used is proportional; and if, whenever possible, civilians are spared from violence…" ("…el concepto de "guerra justa" emergió, sugiriendo que la guerra está justificada solo cuando se expresen ciertas condiciones; sí se expresa como último recurso o en auto-defensa; sí la fuerza usada es proporcional; y sí, cuando ello sea posible, se evitan el menor número de bajas civiles producto de la violencia…").

¿Qué tratamos de transmitir, realmente, con nuestro escrito? Ya hemos introducido más arriba la intención cuando nos hemos referido a la "Orden Ejecutiva" con destino tanto al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela como a la propia Venezuela como realidad histórica en todo su concepto histórico-geográfico. El objetivar esta realidad obliga a proponer algunas ideas para poder alcanzar contrarrestar dicha "Orden Ejecutiva" con objetividad revolucionaria, con coraje bolivariano y con bolas criollas.

Es, en ese orden, cuando introducimos como primerísima prioridad el diálogo aunque, aparentemente, día a día, se ve más cercano al horizonte que a las cercanías pero es decisión ejecutiva el ordenar una agenda posible, realmente, posible y probable de equilibrio entre poderes en función de poder alcanzar políticas que "arranquen" las realidades hacia una pacificación real, objetiva y negociada.

En nuestros pareceres ambas orillas vienen arrastrando pesadas cargas tanto ideológicas como reales en intereses personales. Aparentemente ambas orillas estarían poniendo sus intereses por encima de "lo rea-nacional" tanto en los paradigmas definitorios en lo histórico como en lo tradicional-cultural-autóctono. Esos intereses particulares de grupo aparentemente se circunscriben y se justifican sobre esquemas ideológicos cuales, históricamente, en el marco del propio proceso evolutivo-histórico-natural en perfectibilidad, han evolucionado pero, como suele suceder en la Historia, se tornan justificativos para esconder aspiraciones personales con lo cual se circunscriben escenarios en contradicciones in crescendo que llevan, inevitablemente, a salidas en violencia independientemente de cómo se expresen esas violencias tanto en sus escenarios internos como en sus incidencias desde el exterior.

Bien lo expresa Barack Obama en el discurso cuando señala sin esconderse que las "…wars between nations have increasingly given way to wars within nations…And it will require us to think in new ways about the notions of just war and the imperatives of a just peace…We must begin by acknowledging the hard truth: We will not eradicate violent conflicto in our lifetimes…There will be times when nations -- acting individually or in concert -- will find the use of force not only necessary but morally justified…" ("…guerras entre naciones se han incrementado dándole sus espacios a guerras internas nacionales…y requerirá de nosotros pensar en nuevos caminos referidos a definir guerras justas y lo imperativo para alcanzar una paz justa…debemos comenzar a aceptar la dureza de la realidad: no vamos a poder erradicar la violencia en nuestros actuales tiempos históricos…habrá tiempos cuando las naciones, actuando tanto de manera individual como en concierto con otras naciones, encontrarán que el uso de la fuerza no solo será necesaria sino también moralmente justificada…").

Una lectura cuidadosa, lenta, reflexiva y objetiva nos lleva, inevitablemente, a considerar que la "Orden Ejecutiva" en referencia no es una amenaza sino un pre-aviso a un escenario de violencia real tanto a lo interno en su expresión como "guerra civil" como hacia lo externo cuando tropas de la OTAN Latinoamericana nos invadan desde las siete bases y no es cualquier cosa a no considerar seriamente y es en ese marco cuando nos consideramos que Vladimir Ilich Lenin tenía razón cuando propuso la tesis de los pasos.

Es demostrable que hay grupos, escenarios y personajes y nos consideramos que la sociedad venezolana no se puede permitir ser "marionetas de intereses personales" más cuando, evidentemente, la "nueva política Obama", tal como la ha propuesto José Vicente Rangel Vale, en una demostración cónsona con la ideología de Barack Husseim Obama, en su desarrollo de violencia de una política agresiva hacia América Latina, se ha acercado, inteligentemente, a Cuba demostrando su aceptación por toda la sociedad cubana y para demostrar la dialéctica de la Política de Estado inmersa en la "nueva política Obama", inmediatamente, se ha trasladado a la Argentina expresando dos realidades: el total apoyo a las políticas neo-liberales de Mauricio Macri y, sin avergonzarse, expresar "algo" sobre la "Operación Condor" pero, a diferencia de los discursos en La Habana, no desdecir los contenidos de los documentos demostrativos estadounidenses sobre dicha operación que costara 30 mil desaparecidos.

Son tiempos de imponer soluciones por parte de "tirios y troyanos" a los responsables nacionales sin distingo de ideologías porque sino tendremos que "desenterrar el hacha de la guerra" sin mayores justificaciones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4112 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a225269.htmlCd0NV CAC = Y co = US