El nacionalismo como premisa

La identidad nacional indiscutiblemente es una herramienta para la defensa del país. La motivación primaria de la población venezolana cuando eligió al Comandante Chávez como Presidente era mejorar la vida misma, ordenar el país, el castigo a los corruptos de la IV República y enrumbar a Venezuela hacia su desarrollo agrícola, tecnológico y educativo.

Otro de los elementos fundamentales es la distribución equitativa de la riqueza de la nación, la repoblación territorial para descentralizar los poderes y servicios públicos, desconcentrar las decisiones y facilitar la operatividad de los planes generales de la patria. Pero aun cuando se consultó en un referéndum (año 2007) para la reforma constitucional, fue derrotada la propuesta de la nueva geometría del poder, que tenía dentro de sus objetivos principales la reorganización de la población.

Hugo Chávez convoca a la participación e inclusión de las mayorías, son activadas las diferentes misiones, millones de ciudadanos son beneficiados. El entonces Presidente de los pobres, comprendió que había que acelerar el proceso de reivindicación social, saldar la deuda con un vasto sector de la sociedad, transformar el modo de vida. Era una vía expedita para hacer realidad el estado de derecho y de justicia e ingenió la identificación del pueblo con sus héroes históricos: Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora.

Luego del golpe de Estado del 2002 el gobierno tomó las medidas preventivas de acopio de alimentos, compra e importación de bienes de necesidad y consumo masivo, se crea MERCAL, PDVAL. El debilitamiento de la base social del proceso bolivariano tiene mucho que ver con la guerra económica y la gestión deficiente en el campo financiero, que ha servido de desaguadero de divisas en negocios dudosos de algunos altos funcionarios, empresas fantasmas e importaciones falsas innecesarias y falsas.

Ante la situación de escasez, inflación y especulación de los bienes, los electores cambiaron la señal y el chavismo fue derrotado el 6 de diciembre de 2015. La Asamblea Nacional quedó en manos de los que adversan al gobierno bolivariano. Junto a ello el Presidente Barack Obama, tomó las riendas de la conspiración internacional e intervencionismo, tal como lo hizo en el Medio Oriente con Afganistán e Irak, para luego invadir a esos países militarmente y extiende el decreto donde el gobierno de los Estados Unidos declara como amenaza a Venezuela para los Estados Unidos y su política exterior.

Esta acción del Presidente Obama está muy clara. La contundencia del decreto es visceral y encierra en la práctica la esencia imperialista de los gringos. Entrometerse en los asuntos internos de nuestra nación, es indicio claro de la política externa del gigante del norte para controlar nuestra riqueza petrolera.

El espíritu patriota y nacionalista de los venezolanos permite un redimensionamiento en el discurso y la gestión del gobierno para recuperar espacios. Es imperativo organizar el movimiento anti imperialista en toda Venezuela.

Orlandobalbas27@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1464 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI