Las andanzas del Tio Sam, la unidad suramericana y caribeña y los escenarios de guerra

El plan para desestabilizar la unidad latinoamericana y caribeña, que con su capacidad de estadista logró estructurar el Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana, Hugo Rafael Chávez Frías, continúa en desarrollo y cada vez, muestra nuevas aristas, demostrando con esto que los tanques pensantes del imperialismo no tiran la toalla frente a los reiterados fracasos del viejo libreto, que en el pasado siglo y en los comienzos del presente les sirvió para sustituir gobiernos progresistas por cavernícola y retardatarios, como en los últimos casos de Honduras, con Manuel Zelaya y en Paraguay, con Fernando Lugo, ambos depuestos mediante artimañas parlamentarias, que sometieron de nuevo a esos pueblos a la brutal represión y persecución racista.

El libreto hasta ahora les ha fallado en Venezuela, Bolívia, Ecuador, Argentina, Brasil, El Salvador y Nicaragua, países asediados por las garras del águila imperial, que pugna por clavar el zarpazo de nuevo en su patio trasero, actualmente en franca rebelión.

Ahora la táctica es extrapolar, las intrigas sembradas a lo interno en estos países, para llevarlas al terreno de la confrontación internacional. En los países bolivarianos el imperialismo y sus lacayos han intentado por todos los medios llevarnos a una guerra civil, lo cual ha fracasado gracias a la conciencia de los pueblos, que están regresando a sus raíces, como vacuna contra el engaño colonialista y avanzar en el proceso de liberación, que en el año 1999, comenzó en Venezuela con el ascenso al poder del presidente Chávez, quien con su prédica de solidaridad y práctica internacionalista, rescató el pensamiento bolivariano que fue abrazado no solo por el continente americano, sino por los pueblos del mundo que luchan por sus derechos fundamentales.

Ese triunfo de los pueblos rebeldes en el mundo no lo perdona el imperialismo que percibe el avance acelerado de su pérdida de influencia y en consecuencia el derrumbe del proyecto globalizador para imponer al mundo la dictadura financiera, apoyada con la criminal bota militar invasora, patrocinada desde el Complejo industrial, militar y comunicacional, que amenaza a la humanidad.

Desde este punto de vista no podemos descontextualizar las provocaciones contra la revolución bolivariana y el pueblo venezolano, por los sicarios del imperialismo, que desde Colombia y Guayana, con la complicidad de Cipayos internos, pugnan por arrastrar a la República Bolivariana de Venezuela a un conflicto bélico.

En la República Cooperativa de Guyana, la provocación la activa la Exxon Mobil, una fachada petrolera del Departamento de Estado y la CIA, para generar guerras y todo tipo de conflictos en el mundo donde existen recursos energéticos. En Guyana cuenta el imperialismo, con un cipayo, que en mala hora llegó a la presidencia de esa hermana república. La mecha para buscar el calentamiento entre Guayana y Venezuela, lo representa el territorio Esequibo, históricamente venezolano, pero también históricamente codiciado por los centros de poder imperial.

En Colombia, desde hace más de 30 años la provocación ha sido abierta y continua por parte de la oligarquía pitiyanqui, que mantiene dominado al hermano pueblo, sometido al hambre, miseria y persecución armada, en toda su historia y profundizada en los últimos 70 años, con la guerra civil, provocada con el asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán, que se visualiza en la confrontación armada entre las FARC-EP y las fuerzas armadas de Colombia, que desangran esa nación y cuyos gobiernos han boicoteado todos los esfuerzos que en pro de la paz han postulado los insurgentes.

El pasado 9 de agosto se cumplieron 28 años de la invasión de aguas territoriales venezolanas en el Golfo de Venezuela, por la Corbeta "Caldas", apoyada por dos submarinos y un helicóptero de la armada colombiana, acción ordenada por el entonces presidente Virgilio Barco, que finalmente tuvo que ordenar la retirada de esa "chatarra" de aguas venezolanas, ante la movilización de fuerzas militares a la frontera por el gobierno de Jaime Lusinchi. Desde entonces el hostigamiento no ha cesado y se multiplicó con la entrada en vigencia del Plan Colombia (ocupación militar de ese territorio por Estados Unidos, a través de siete bases militares instaladas allí y miles tropas en operaciones). Su peor etapa tuvo lugar durante la administración de Alvaro Uribe Velez , Alias "Alvarito", el número 81 de los más buscados por la DEA a escala planetaria por tráfico de narcóticos. En ese período y con Juan Manuel Santos, como Ministro de Defensa, hubo la crisis de la "Finca Dacktary", cuando un contingente de paramilitares fueron infiltrados en el Estado Miranda a pocos kilómetros de la sede del gobierno central en Caracas, con la misión de asaltar a Miraflores y asesinar al presidente Hugo Chavez y sus mas cercanos colaboradores, haciendo que todo apareciera como una rebelión militar interna, para lo cual habían dotado a los criminales de uniforme similar al de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. El presidente Chávez, a sabiendas, que el vecino narco-presidente estaba detrás de aquella macabra acción, en un gesto de tolerancia, invitó a Uribe a Venezuela, para entregarle sus criminales, hechos prisioneros sin disparar un tiro, gracias a la inteligencia cívico - militar, que funcionó a la perfección. En aquella oportunidad escribimos un artículo dirigido al Comandante Chávez, bajo el título de: "Es usted un héroe señor presidente". Nos referíamos al acto heroico de dialogar y abrazarse con semejante carroña.

Luego vendría el período de Juan Manuel Santos, que se había venido vendiendo como presunto amigo del gobierno y pueblo venezolano, hasta que obligó al presidente Maduro a tomar una medida antipática, pero necesaria para desenmascarar a este nuevo operador de la apátrida oligarquía colombiana, que al igual que ayer, al servicio del imperialismo norteamericano, conspiró contra el Libertador Simón Bolívar y su proyecto de la Gran Colombia, hoy continúa conspirando contra las ideas bolivarianas y la CELAC, ALBA, UNASUR, PETROSUR y demás pasos dados en la unificación de América Latina y el Caribe, producto de la interpretación del ideario bolivariano, por Hugo Chávez.

La intriga entre los pueblos, es ahora el fuerte del manual de la CIA, en busca de la instauración de la hegemonía mundial, sino, ahí está un espejo: Ucrania, que a través del régimen fascista de Kiev, montado mediante un golpe de estado para el cual lanzaron a la calle bandas armadas e incendiarias, como las utilizadas por la derecha durante las "Guarimbas" en Venezuela, está atizando una matanza contra las regiones que no se han plegado a la línea occidental, impuesta por la derecha al servicio de la UE y EE UU. Bolivia, también está inmersa en un diferendo con Chile que de alguna manera produce ruido amplificado por factores externos.

Así las cosas, vemos como el panorama está claro como un plenilunio, no son casuales las provocaciones del gobierno colombiano, ni de Guyana, contra la República Bolivariana de Venezuela, "mal ejemplo" para el mundo. Si de la noche a la mañana de solidaria, internacionalista, obligada por las provocaciones, Venezuela, pasara a ser "agresora", por actuar en defensa propia, no hay duda que sería "Il bocatto di Cardenale", para la canalla mediática internacional y sus socios, con efectos mortales para la Unión Suramericana y Caribeña, que desaparecería y de nuevo florecerían las "Boinas verdes" pateando al patio trasero de sus amos, que diría adiós, a sus relaciones con China y Rusia.

La tarea de preservar la paz, el respeto entre hermanos y la justicia social, es de todos quienes en el mundo entero sin fronteras, físicas, ni espirituales, nos consideramos defensores de la libre determinación y soberanía de los pueblos, porque la lucha tiene que ser contra las andanzas del Tio Sam, la unidad latinoamericana y caribeña y los escenarios de guerra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1449 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: