¿Qué buscan en nuestro país estos portadores del fracaso?

Las próximas elecciones parlamentarias reviven en los sectores de oposición  su conocida carga agresiva (y odio) en contra de la Revolución Bolivariana.  Los laboratorios  a los cuales sirven no cesan en diseñar sus campañas para generar el descontento que para ellos debe ser la constante para  sacarle el provecho electoral y el saboteo a cuanto se proponga el gobierno Bolivariano.

     Hay suficientes pruebas  de un comportamiento que ha terminado por producir en ellos efectos sicológicos, siquiátricos y sociológicos que los inducen a prácticas desesperadas. ¿Qué no hicieron durante el periodo del Presidente Chávez? ¿Qué no inventaron y dijeron del Comandante para descalificarlo? ¿Qué no han dicho del Presidente Maduro en su condición de hombre con raíces populares?

     Está claro que las oligarquías y la rancia dirigencia de toda esta América vive momentos difíciles y se resisten a convencerse que efectivamente el liderazgo que han surgido a la largo y ancho de esta nueva América, no solamente asume la conducción del gobierno sino que lo hace con éxito. Por ejemplo, ¿cómo se calan ellos que  Bolivia sea dirigida de manera exitosa por un líder indígena como Evo Morales, rompiendo así la tradicional alternancia de gobiernos conservadores, represivos y antipopulares?

    En todo caso, lo que le duele a las burguesías es que, sin importar la proveniencia del liderazgo, hayan surgido líderes y gobiernos  que actúan en perfecta sintonía con la inmensa mayoría de compatriotas latinoamericanos que por siglos sintieron la  inclemencia del despotismo, traducido en  feroz explotación y una grosera exclusión social.

    A esas oligarquías les cuesta aceptar los cambios en beneficio del pueblo. Les horroriza que sigan surgiendo justicieros como Fidel, Chávez, Evo, Correa, Lula, Cristina, Daniel Ortega, Raúl, Pepe Mujica, etc.

    Ese es el motivo por el cual andan desesperados.  Con su olor a azufre y con el afán de sembrar  odio y frustración. Como malos gobernantes meten sus narices en donde no han sido invitados y la respuesta que reciben es el  repudio de los pueblos. Sin necesidad de nombrarlos, ¿qué buscan en nuestros países estos portadores del fracaso y el rechazo de sus mismos conciudadanos?

     Bien, estos visitantes indeseables seguirán cumpliendo órdenes  de carcomidos y guerreristas imperios. Seguirán siendo títeres, marionetas y voceros  de quienes se resisten al convencimiento que la colonización esclavitud y oprobio está siendo derrotada por nuestros pueblos para dar paso a democracias populares.

    Ellos seguirán con sus indeseables visitas y  con su campaña de mentiras. Nosotros responderemos, no solamente con el rechazo. Seguiremos diciéndole al mundo que  aquí en Venezuela tenemos una Revolución Bolivariana, popular y democrática.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1047 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: