A propósito de la Séptima Cumbre de las Américas

El Estados Unidos que deseo recordar

Hay un Estados Unidos del cual mucho se habla, uno cuya influencia nefasta conocemos. Pero hay otro, que parece que a las élites y los apátridas que se fingen Defensores de la Libertad NO les interesa en absoluto. Es ese otro, el que me interesa destacar. Es el Estados Unidos que deseo de habitante del vecindario de Nuestra América, no el que denunciara con su verbo inusualmente clarividente Nuestro General de Mujeres y Hombres Libres, Simón Bolívar:

Recuerdo el Estados Unidos del General George Washington, Libertador y Primer Presidente de ese país quien se despidió diciendo: “Nuestra gran regla de conducta en lo que atañe a las naciones extranjeras es que, al extender nuestras relaciones comerciales, tengamos con aquéllas tan poca conexión política como sea posible“. Un discurso anti-injerencista como este, pocas veces se repetiría en la historia de esa nación. Ni siquiera lo pudo decir un John Fitzgerald Kennedy después de enviarle un mensaje al Comandante Fidel Castro, porque caería muerto en Dallas, Texas, en un episodio que aun es objeto de controversias. Los familiares de George Washington profesaron su admiración al Libertador, Simón Bolívar y le enviaron un retrato y un mechón de su cabello, como pruebas. Más pruebas de admiración que ésas, imposible.

Deseo recordar al Estados Unidos que ha creado ciencia, como el de Benjamín Franklin, quien desarrolló instrumentos musicales curiosos y todavía salva vidas con sus pararrayos. El Estados Unidos de Louis Leithold quien, en cualquier idioma, nos enseñó el lógico razonamiento aplicable a la matemática. El que le abrió las puertas a Grandes Científicos como Albert Einstein y nuestro Humberto Fernández Morán para hacer nuevos aportes a las leyes de la ciencia. El que le dió una oportunidad también al científico polaco Albert Bruce Sabin, quien mejoró la vacuna contra la poliomielitis pero quien rechazó beneficiarse económicamente de su descubrimiento, haciéndolo accesible a la Humanidad.
 
Creo en el Estados Unidos del cantor, actor y activista Paul Robeson, evocado por el poeta chileno Pablo Neruda. Robeson fue víctima del racismo, en sus peores expresiones y del maldecido maccarthismo. Sin embargo, entre sus logros está su traducción del ruso al inglés del Himno de la Unión Soviética y su apoyo a las grandes causas como la República Española, además de sus interpretaciones operáticas y populares en las que se tornó en representante del sentimiento de sus compatriotas discriminados y oprimidos.

Creo en el Estados Unidos de Nathaniel Adams Coles, conocido como Nat "King" Cole, cantor y músico, tan afroamericano como Robeson y quien sufriera el racismo incluso en la única ocasión que visitó Cuba en 1958. Fue un hombre ganado a la idea de cantarle a su público en inglés, español, italiano, francés, alemán e, incluso, japonés, logro que ha traspasado su propia época. Y ya que Cole fue exponente del "jazz", viene al caso recordar esa contribución a la música de su país y del mundo, del trompetista Louis "Satchmo" Armstrong, quien con su voz ronca y su trompeta hacía música para la gente de su grupo, sin darse cuenta de que lo hacía para todos. Así, terminó transformando una música para el baile, en todo un arte que traspasó las fronteras.

Es justo no olvidar el Estados Unidos de los luchadores sociales como el Reverendo Martin Luther King y Malcolm X, hombre rodeado de grandes injusticias y que cometió errores, producto de ellas, para luego evolucionar hasta ser el luchador social que todos reconocemos. Ambos hombres fueron hermanados en ideales de verdadera libertad e igualdad para todos, sin importar el fenotipo. Aún el pueblo estadounidense está en deuda eterna con ellos. Pero no puedo olvidar al Presidente Abraham Lincoln quien combatió con las armas físicas y las de la razón a los infames esclavistas de su país y quien terminó siendo mártir por sus ideales. Pero, entre los ciudadanos comunes hay representantes de ese Estados Unidos, como Cindy Sheehan, activista en contra de las guerras ilegales e inmorales que también se llevan por delante las vidas de estadounidenses nativos y emigrados.

¿Como se puede ser insensible ante el Estados Unidos de los grandes escritores exponentes de los ideales de justicia como Mark Twain y Ernest Hemingway?. El primero, un escritor que aunque era antiesclavista, fue en sus últimos años ferviente anti-imperialista, lo que no opaca su legado anterior como escritor. Y Hemingway fue el periodista errante, cronista de guerras e influyente con su estilo en las generaciones de escritores que le siguieron.

Para finalizar, fue en ese Estados Unidos, donde surgió un programador quien nos enseñó por qué la libertad también debe extenderse a la tecnología informática a través del concepto del Software Libre. Es este hombre, Richard Mathew Stallman, quien ha impulsado a otras personas a seguir, desde otras trincheras, esos ideales de libertad, por los cuales se paga un alto precio, como en el caso del australiano Julian Assange y del también estadounidense Edward Snowden. La labor de estos hombres al denunciar las intromisiones imperiales en la vida del ciudadano común, ha terminado por darle la razón al propio Stallman. De paso sea dicho, la idea del Software Libre es afín al concepto del Conocimiento Libre, que es la culminación de los ideales esgrimidos por Nuestros Libertadores en materia educativa, lo que ya es mucho decir.

Éste es el Estados Unidos del que yo me quiero acordar siempre. El que NO es influenciado por Hollywood, ni los poderes fácticos, el de la gente de verdad que trabaja, que sufre y que lucha por un mundo mejor. Un mundo sin imperios, ni dominaciones ilógicas que tanto dividen y hacen daño permanente a la Humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1349 veces.



Ramón Jaramillo

Ingeniero Electrónico, creyente en el Socialismo y el Software Libre. Mis temas: Historia, Política, Matemáticas, Física y Música. buenomalo.blogspot.com/

 ramjar@cantv.net      @ramoningeniero

Visite el perfil de Ramón Jaramillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: