Ante una nueva guerra ilegal e inmoral

Algún lugar bajo el Sol donde solo hay guerra

Tenía razón el General estadounidense Wesley Clark en su pronóstico aterrador: el Imperio Equívoco desató su "maldita primavera" (nunca más justificado ese adjetivo) para hincarle el diente a toda aquella Nación que ose ser soberana y tenga riquezas. Saddam Hussein, un ingenuo sirviente que se le "volteó" a sus amos yankees, dictador de un país situado sobre un inmenso lago petrolífero y que presumía de su imagen de hombre duro, cayó más rápido que inmediatamente para luego pasar desapercibido solo un tiempo y capturarlo en su vergonzoso escondite, donde lo entregó algún mequetrefe con la promesa de un puñado de dólares. Fue solo cuestión de tiempo el que se le armara un juicio sumario, al final del cual se ordenó ahorcarlo, pero la labor de destrucción y saqueo masivo en Iraq, un país que estaba bien encaminado antes de la llegada del dictador, ya había empezado. Los resultados, ya los conocemos.

Otro hombre, Muammar Al Ghadafi, ante quien se tendieron alfombras rojas, que también presumía de su imagen de hombre duro, resultó más ingenuo que el anterior, porque se dejó desarmar como bolsa en nombre de no se cual convenio. Y cuando ya estaba todo a punto, salieron de sus habituales ratoneras, los malhechores que no sabían manejar armas militares y los terroristas venidos dicen que de países como Colombia, a hacerle el mandado al Imperio Equívoco que maldirije el "sirviente de categoría" a quien le queda muy grande el nombrar a Martin Luther King. Simultáneamente, el Imperio "escogió" a los "mejores" políticos vendepatrias libios y les organizó, con bastantes dólares, una especie de gobierno "en el exilio". Y luego, estos mequetrefes "made in Otport" harían en la ayer unificada, próspera y eficiente Libia, hoy dividida, empobrecida y caótica su agosto haciendo lo mismo que Ghadafi y sus familiares: robar y robar...pero sin dar algo a cambio, como él sí hizo, convirtiéndola en la única nación africana con un estilo de vida sobresaliente.

Este último libreto funcionó mejor, así que solo era cuestión de tiempo para probarlo en Siria, cuyo mandatario, verdaderamente no fue elegido por el pueblo, al igual que el anterior, pero también le trajo bienestar a los suyos. Volvieron aparecer los malhechores que conforman la malhadada "Armata Brancaleone", los terroristas y paramilitares y los vendepatrias de la "oposición" que le hacen el coro al sirviente a quien un mandatario ilegítimo e indigno le concedió el hoy desprestigiado Nobel de la Paz. La jauría en su conjunto, a la que se suman mandatarios "de la izquierda" que le gustaba al vaquero Ronald Reagan y de la extrema derecha, sedientos de dinero, combustibles y tesoros artísticos, grita también que Bashar Al Assad es ilegítimo y "debe irse".

En esta hora menguada, en la cual un digno asambleísta sirio-venezolano se alista para pelear en una guerra quizá ya perdida y acosados por los innumerables análisis de siempre, muchas voces pedimos el cese de las guerras. En algún lugar bajo el sol, nada paradisíaco y cuya destrucción definitiva es cosa de horas, muchos ciudadanos ruegan a su Dios en el idioma que sea, que aleje el peligro; otros se dicen que les ha llegado la hora de probar que defienden a su país. No sabemos que actitud tomará el hombre que gobierna ese lugar, quien a diferencia de los demás, no era muy proclive a inclinarse torpemente y dejarse desarmar sin motivo. No se si pase la prueba que le impone la Historia, pero de algo estoy seguro: que una vez más, desde la Dimensión Desconocida, Juan Pablo II, a quien hacen santo "a juro", repetirá que esta es una nueva guerra ilegal e inmoral y quien la desate, deberá rendir cuentas ante Dios y la Historia. Hay quien me dice: "¿que sentirán quienes cometen estos crímenes?". No hallo más que responder que ellos no lo sienten, como el criminal que carece de conciencia, de Humanidad.

Se quedó corto Mi General Simón Bolívar: el Imperio Equívoco, una vez más, cumple su destino manifiesto que es plagar de miserias al Planeta en nombre de la Libertad.

(¿Continuará?)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1514 veces.



Ramón Jaramillo

Ingeniero Electrónico, creyente en el Socialismo y el Software Libre. Mis temas: Historia, Política, Matemáticas, Física y Música. buenomalo.blogspot.com/

 ramjar@cantv.net      @ramoningeniero

Visite el perfil de Ramón Jaramillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: